Estuvimos en... robert jon and the wreck murcia

Published on octubre 11th, 2017 | by Manu Hernandez

0

Crónica y fotos: Robert Jon & The Wreck y Alv McMartin (Garaje Beat Club)

Robert Jon & The Wreck + Alv McMartin

Miércoles 20 de septiembre de 2017
Promotor: MAD MEN ROCK

Como ocurre en las grandes ciudades donde cualquier día de la semana puede pasar una gira internacional de gran calibre, Murcia recibió la visita el miércoles 20 de septiembre de uno de esos nombres que va dejando su huella allá por donde pasa. Y la mayoría de las veces ese camino vuelve a repetirse para goce y disfrute de quienes saben reconocer que en esto del rock un magnífico concierto pasa de ser un evento efímero para convertirse en leyenda.
Eso es exactamente lo que Robert Jon y sus socios han conseguido tras su visita el año pasado a Murcia, también a la sala Garaje Beat Club, y no podíamos dejar de ser testigos y cómplices al mismo tiempo.

Alv McMartinA las 21 h., con una iluminación que ya ambientaba la noche en clave de garito de blues o jazz, y rodeados de un silencio expectante, se subían al escenario Alv McMartin y su banda. El cuarteto está compuesto por el propio Alv a la voz y teclados, Julián “Jules” Balibrea a la guitarra, Lorena Cortés a la batería y Bryan Vega al bajo. Una formación heterogénea que ya tenía ganas de ver defender en directo una propuesta musical con raíces muy marcadamente souleras. Me pongo en su piel e imagino que no debe ser fácil cuando vas a abrir el concierto de una banda de las características de Robert Jon & The Wreck y quieres enganchar a su público a tu propuesta.
Pues bien, de manera progresiva, con ese toque íntimo, de club de Nueva Orleans, y dejando pinceladas de emotividad, consiguieron meternos en su fiesta folk de ritmos bailones y en su comunión con los sonidos swing y góspel a raudales presentando su primer trabajo titulado Masquerader.
En 55 minutos dejaron bien clara la fidelidad de su propuesta gracias a la enorme presencia y carisma tras los teclados de Alv con su barba pelirroja y sombrero, entrelazando su feeling con las notas de guitarra de Jules y perfectamente guiados por el ritmo de Lorena dando esa intensidad controlada a cada golpe de caja con un Bryan al bajo en perfecta sincronía. Si me dicen que son de Manchester o Nueva York, me lo creo.
Destacaron momentos como el misticismo de Monday In Town, para escucharla con los ojos cerrados o el Rhythm&Blues cargado de buen rollo de la propia Masquerader. Pusieron broche a su set con un público coreando Take My Hand y una frenética Streets Of Krakow que también cierra su trabajo discográfico. Muy buen sabor de boca y sobre todo sonrisas de reconocimiento dejaron entre el personal.

Para cuando llegó el plato fuerte de la noche la sala ya estaba más concurrida sin llegar a considerarse un éxito de asistencia, algo ya esperado por ser un día laborable y tratarse de una banda que, si bien tiene un público adulto que puede pagar una entrada con un precio bastante económico, se suele movilizar para eventos más, digamos, mainstream.
Para entender de quienes hablamos, Robert Jon & The Wreck son de Orange County, una región situada al sur de California entre Los Ángeles y Tijuana. Vinieron a presentar su último álbum, Wreckage, Vol. 1 (B-sides Collection) que recopila de alguna manera, los dos primeros EP’s de la banda, Rhythm On The Road EP (2013) y Red Bull Sessions (2014).

El álbum ha sido producido por Warren Huart (The Fray, Aerosmith), al igual que sus anteriores Good Life Pie (2016) y Glory Bound (2015). A pesar de que su carrera como banda es reciente, estamos hablando de músicos con dilatada experiencia individual.

Con un ambiente e iluminación nuevamente algo oscuro, fueron posicionándose en el escenario con calma los 5 componentes, liderados por un talludo Robert Jon y por un Kristopher Butcher bastante más bajo de peso que en todos estos últimos años, y en un abrir y cerrar de ojos nos vimos inmersos en lo más parecido a una jam-session de rock sureño y blues en clave de jazz que uno pueda imaginarse. La criatura tiene nombre, se llama Witchcraft y dura unos 10 minutos. Para entonces ya estábamos todos con la boca abierta. Inmejorable carta de presentación.
Robert jon and the wreckSiguieron con Blame It On The Whiskey y ya estábamos todos junto al río Missisipi. No es coña. Estos tipos da igual donde los veas. Siempre te embarcan en su tour sonoro por las tierras que vieron nacer al rock más puro, donde el blues de raíz y el bourbon son fieles compañeros de viaje.
Fueron enlazando, con poca conversación (no la necesitan para meterse al público en el bolsillo), temazos como Hey Hey Mama, Good Lovin o I’ve Got My Eyes On You, donde brillaron la magia a las 6 cuerdas del señor Butcher al que da gusto ver tocar sin púa y sin despeinarse, el groove de la base rítmica y teclados que consiguieron que se hiciese notar con claridad cada nota que daban, y como no, la voz y liderazgo sin aires de estrella de Robert Jon. No recuerdo haber visto una banda de rock que suene tan nítida y potente a la vez.

robert jon and the wreckA mí me faltaban ojos para fijarme en todos ellos y por momentos tuve la sensación de estar en una orgía de riffs, coros, punteos y slides, para de repente pararme a prestar atención a un señor sentado en la penumbra del fondo, de nombre Steve Maggiora y que tras un teclado desgarraba risas y llantos más vintage que la barba de Judas. Mirabas a la derecha y allí estaba su bajista, Dave Pelusi, músico discreto donde los haya pero un maestro de las cuatro cuerdas capaz de poner la nota funky en el momento adecuado.
Siguieron a lo suyo, tocando Cold night, High time, I Know It’s Wrong, y de nuevo orgía sonora con Tightrope, previo parón para descansar y tomar carrerilla haciendo una entrada progresiva con respectivos solos de batería (a cargo de Andrew Spantman y su permanente sonrisa). Y entonces llegó el dulce orgasmo con la preciosa balada Mary Anne que nos dejó en un estado de hipnosis del que sólo saldríamos al ver que Robert se desprendía de su fiel guitarra para pegarse unos bailes al son de Old Friend, para finalmente destaparse como un frontman más cercano y darnos el remate de lujo con la pegadiza Rollin.

Volverán a Murcia y volveremos a estar allí. Tomad nota y que no os lo cuenten.

robert jon and the wreck murcia

Tags: , , ,


About the Author

Metalomaníaco admirador de aquellos que se comunican mediante notas y acordes musicales. Siempre tienen algo que decir, aunque pocos les entiendan. Intento responderles con imágenes, pero también hablo inglés, portugués, y murciano. Ah, y a veces escribo, en castellano.... XD



Deja un comentario

Back to Top ↑