30 años de Innuendo de QUEEN

1991 fue un año en el que se publicaron discos muy especiales en casi todos los estilos musicales y particularmente en los que engloba el Rock. Algunos de ellos marcaron una época, otros comenzaron una trayectoria y también los hubo que supusieron el fin de otra. “30 años de…” es nuestra manera de rendir homenaje a esas obras musicales compartiendo con [email protected] [email protected] la huella que han dejado en nuestro equipo de redacción. Y ya de paso, recordar tiempos en los que la música que nos mueve a formar parte de esto ocupaba el lugar que se merece. 

Un ejercicio de nostalgia, reconocimiento y celebración. Y para ti que nos lees, ¿qué supuso ese disco en tu vida?

Hoy se cumplen 30 del lanzamiento del Innuendo de QUEEN. El décimocuarto trabajo discográfico de la banda y último en estudio que grabaría Freddie Mercury, una de las voces del Rock de todos los tiempos. Varios redactores de esta casa nos hablan sobre el disco contestando a las siguientes cuestiones:

¿Cuándo escuchaste el disco por primera vez?

Carlos Redondo: No puedo estar seguro, pero recuerdo que con 7 u 8 años le quité varios de los discos a mi padre para escucharlos por mi cuenta.

Iria López: No estoy muy segura de cuándo lo hice conscientemente, pues Queen es un grupo que llevo escuchando “sin querer” toda la vida gracias a un pub rockero que había debajo de mi casa. Me conocía bastantes canciones de escucharlas desde la cama los fines de semana, luego de adolescente comencé a indagar más en serio.

Jorge Fernández: En el 91, cuando se lanzó.

Manu Hernández: En el mismo año que se lanzó. Recuerdo haberlo escuchado por primera vez en casa del “Johnny”, amigo de adolescencia con el que compartía horas interminables de escuchar música en su casa al mismo tiempo que leíamos las revistas El Jueves que tenía el punky de su hermano mayor.

Melanie Silva: Con unos 10 años aproximadamente, a mi madre siempre le ha gustado Queen y me ponía sus canciones a menudo en el coche y en casa.

Pedro Hernández (@picfromthepit): Escuché el disco en su momento, cuando salió, es decir en el 91.

Sergio Vecino: No recuerdo la fecha exacta, pero fue en un momento donde decidí profundizar más en Queen saliendo de las míticas. Tendría unos 13 años.

Tony Lastres: Tendría unos 12 años. Conocía a Queen por sus clásicos más inmediatos, pero no mucho más allá. Un día me decidí a indagar porque todo lo que escuchaba de ellos me gustaba y estaba en un momento de mucha curiosidad por la música (algo que no ha cambiado). Entonces, di con la canción homónima, que en el momento en el que la contextualizas cambia todo para siempre.

Zoe Lilith: No lo sé exactamente, pero cuando era pequeña, con mi padre, que me ponía todos los grupos clásicos siempre y recuerdo que, entre otras grandes bandas, Queen eran de mis favoritos.

¿Qué te aportó o qué te inspiró el disco? 

Carlos Redondo: La primera vez que lo escuché no pensé mucho de él, pero a medida que seguí investigando sobre Queen y descubrí que este fue el último trabajo de Mercury (sin contar algunas grabaciones suyas que usaron para Made in Heaven) empecé a sentir un respeto hacia el disco, ya que da un cierre de telón muy digno para el legado que dejaron.

Iria López: Conociendo el contexto, es un disco con un aura muy emotiva. El último con Freddie, quien poco a poco se estaba apagando ya. Creo que después de ver la película documental Bohemian Rhapsody ves a Queen con otra perspectiva. Será que no es lo mismo leer la historia que verla representada. Pero Innuendo sin duda deja en cualquiera que lo escuche una huella inspiradora, donde Freddie Mercury se deja el alma una última vez para regalarnos grandes momentos. “The Show Must Go On”, frase motivacional donde las haya.

Jorge Fernández:  Ya entonces era muy fan de la banda y me sabía de arriba abajo todos y cada uno de sus discos. Por supuesto me gustaban los discos que sacaban mientras yo era adolescente (A kind of Magic, The Miracle), los “himnos de estadio”, pero me enganché para siempre a su primera etapa, sus álbumes de los 70, me parecían mucho más ricos en estilo, atrevimiento y creatividad. Y, de repente, llegó Innuendo. Me marcó profundamente. Ya se intuía que posiblemente sería el último, sonaba a despedida, a disco histórico desde el primer día de su lanzamiento. Además, nunca pude verlos en directo, y sabía que eso ya no iba a pasar. Innuendo fue épico. Para mí fue una sorpresa, Queen seguía siendo esa banda de gran estadio, pero el disco era íntimo, cercano, volviendo a la complejidad y creatividad de los 70. Pero a la vez seguía teniendo varios himnos que perdurarán en varias generaciones. Creo que el engranaje de la banda, la suma de talentos nunca funcionó tan bien como en este disco.

Manu Hernández: Hasta aquel momento concebía a Queen como una banda Prog y Pop al mismo tiempo. Me explico…. Yo era un imberbe “Jeviata” y de Queen conocía los clásicos comerciales, al mismo tiempo que tenían ese halo de banda gigante para un público más pureta, tanto en edad como en gusto musical. En su momento escuché el disco sorprendido de ver que me gustaban más de lo que creía por algunos temas donde la guitarra de Bryan May sonaba hardrockera a tope y otros que eran puro Rock Sinfónico. Sin duda me inspiró a escuchar más de la banda y conocer la historia de Freddie Mercury, que ya todos conocíamos. Por este motivo escuché el disco con un profundo respeto y admiración por un artista tan grande.

Melanie Silva: Fue uno de los primeros grupos de rock que escuché, me inspiró a seguir escuchando más música de este y otros géneros a valorar los elementos que incluían en sus canciones, pero sobre todo lo recuerdo con mucho cariño por compartir momentos escuchándolos con mi familia y pudiendo haber disfrutado de ver su película en los cines.

Pedro Hernández (@picfromthepit):  Yo tenía 12 años y es cuando empiezas a tener un poco de consciencia de las cosas… Recuerdo los telediarios anunciando que Freddie tenía sida, en aquella época era una sentencia de muerte, yo empezaba a ser consciente de lo que era la muerte porque había perdido un familiar, me costaba entender que alguien supiera que iba a morir en breve, pensaba que la muerte era algo más “rápido”. Recuerdo que por la tele emitían el video de I’m going slightly mad y me generaba sentimientos complicados para un niño… estaba viendo a un tipo que tenía sus días contados en un videoclip que me daba un poco de miedo… como una locura, una pesadilla… no entendía nada pero no podía dejar de apartar la mirada, era algo hipnótico, como una mezcla entre el Jocker de Batman que en España también se estrenaba por aquellas fechas y las imágenes oníricas que recordaba de la película de El Mago de Oz.

Sergio Vecino: Me dio más contexto para comprender la banda y su impacto, aún recuerdo escuchar el cierre del disco con The show must go on, fue algo único.

Tony Lastres: Me impresionó ver cómo de un momento tan oscuro para Mercury y la propia banda, pudo salir un disco tan maravilloso como es Innuendo. Entendí que hasta con el peor de los sentimientos se podía hacer arte.

Zoe Lilith: Este disco en concreto, no mucho, me han inspirado más discos que considero mucho mejores en su carrera.

¿Fue tu primer disco del artista?

Carlos Redondo: El primer disco que recuerdo poner fue Sheer Heart Attack, que creo que es el que más ha influenciado mis gustos musicales a lo largo de mi vida.

Iria López: No lo sé. Como contaba antes, lo mío con Queen consistía en escuchar en bucle sus canciones cuando era pequeña y ya de algo mayor y con internet, profundizar. Creo que no fui directamente a por ninguno en concreto.

Jorge Fernández: No recuerdo el primer disco comprado de Queen, por entonces circulaban decenas de cassettes entre los amigos. Era la época de A Kind of Magic, posiblemente fuera éste.

Manu Hernández: Como disco suyo que escuché al completo por primera vez sí, y como he dicho antes me abrió la puerta a interesarme por su discografía y fui escuchando los discos desde el anterior hacia atrás en el tiempo. Aún conservo alguna cinta cassette con un recopilatorio de aquellos que tanto me gustaba hacer.

Melanie Silva: Personalmente no me parece su mejor disco, si tuviera que quedarme con uno sería A Night At The Opera, creo que es el que mejor define la banda, el momento en el que estaban viviendo, por lo que pasaban y su evolución musical.

Pedro Hernández (@picfromthepit): Con 12 años era difícil tener discos propios en aquella época… recuerdo que mis padres llevaban en el coche algún “mix” de discos de la época (el Boom algo) y entre las canciones había una llamada A Kind of Magic que tenía un sonido rarísimo y el guitarrista hacía cosas increíbles… era mi primer año en el conservatorio tocando la guitarra y yo quería tocar eso y no el “tostón” que me hacían tocar a mí. Les pedí el cassette por reyes y lo primero que recuerdo es que el resto de temas era muy duros comparados con A Kind of Magic que era casi pop.

Sergio Vecino: No, el primero que escuché como tal fue The works, fui un poco saltando entre ellos según cuadró.

Tony Lastres: No, el primero fue A Night at the Opera (1975).

Zoe Lilith: Pues no sabría decirlo porque cuando era pequeña no prestaba atención a esos detalles, simplemente escuchaba lo que mi padre me enseñaba y ya está. Pero cuando crecí algo más empecé a darle vueltas a los grupos clásicos que me enseñaba mi padre y me escuchaba las discografías en orden, así que sería el homónimo, Queen.

¿Crees que es el mejor disco de su carrera?

Carlos Redondo: Esta pregunta depende de cómo lo enfoques. La carrera musical de Queen ha sido tan variada que es difícil comparar dos de sus canciones, pero la producción de este disco junto a muchas de sus temáticas lo hace sin duda uno de sus más memorables.

Iria López: No, para nada. Quiero decir que quizá pasaría más desapercibido si fuese un disco que no estuviese tan marcado por la realidad. También he de decir que me cuesta decidirme por un disco de Queen, pero lo pondría entre los primeros junto a A Night At The Opera y News Of The World.

Jorge Fernández: Si no el mejor, uno de los mejores, eso seguro. Mi disco favorito, A Night At The Opera.

Manu Hernández: Sin ser el mejor sí que sigue fiel a la variedad musical de Queen, y sin duda es el más meritorio por el duro momento que pasó la banda para grabarlo. Como mejores discos me quedo con A Kind Of Magic y The Miracle, que son los que más escuché.

Melanie Silva: Personalmente no me parece su mejor disco, si tuviera que quedarme con uno sería A Night At The Opera, creo que es el que mejor define la banda, el momento en el que estaban viviendo, por lo que pasaban y su evolución musical.

Pedro Hernández (@picfromthepit): Difícil responder a esto… Sin duda está en un puesto muy alto dentro de mi ranking personal de Queen pero mis discos favoritos son Sheer Heart Attack, A day at the Races y A Night At The Opera.

Sergio Vecino: Para mi seguramente su mejor trabajo sea A night at the opera, pero es muy complicado quedarse con uno solo de una banda tan prolífica.

Tony Lastres: No lo creo, aunque sí pienso que es un magnífico epitafio para una banda como Queen. No sé si será el mejor, pero a mí siempre me seguirá pareciendo una pasada A Night at the Opera.

Zoe Lilith: Sin duda el mejor disco para mí siempre va a ser A Night at the Opera.

¿Cuál es tu canción favorita del disco?

Carlos Redondo: Personalmente siempre he tenido interés por el segundo tema del disco I’m going slightly mad, pero The show must go on es la canción emblemática del disco, sobre todo teniendo en cuenta las circunstancias en las que se encontraba Mercury al grabar este disco.

Iria López: Headlong. Es de esas canciones súper enérgicas que no te salen de la cabeza. Aunque la propia Innuendo también me vuelve loca, especialmente cuando entra ese guitarreo flamenco. Obviamente The Show Must Go On es un himno que te toca la fibra sensible como pocos, pero esos dos temas también representan bastante bien al disco.

Jorge Fernández: Innuendo.

Manu Hernández: Por encarnar las 2 facetas que más me gustan de Queen te diría que Innuendo o Headlong, pero me quedo con The Show Must Go On por lo que representa y porque hasta día de hoy me pone los pelos de punta. Freddie eterno.

Melanie Silva: Sin duda me parece que son un referente a nivel generacional como hoy en día, en la época de mis padres ya les escuchaban y marcaron un antes y un después en la música, a la hora de componer y de atreverse a hablar de cosas de las que nadie había hablado hasta el momento.

Pedro Hernández (@picfromthepit): I’m going slightly mad e Innuendo, ambas, no puedo elegir una, lo siento.

Sergio Vecino: The show must go on sin duda, esta canción no solo cierra el disco, cierra la historia de Queen por así decirlo además de ser una canción que nos refleja cómo se sentía Freddie en ese momento y por lo que estaba pasando con el sida, las emociones que transmite son increíbles.

Tony Lastres: Innuendo.

Zoe Lilith: Mis dos canciones favoritas de este disco siempre han sido Delilah y The Show Must Go On.

¿Qué importancia crees que tiene tanto en su contexto generacional como en la influencia que tuvo después?

Carlos Redondo: No queda duda de que mucha, en una frase, creo que hay pocos músicos o artistas que nunca se hayan dicho a sí mismos, “el espectáculo debe continuar”.

Iria López: El disco en sí marcó un punto y final muy sonado de uno de los mejores cantantes de la historia del rock, si no el mejor. Entonces creo que generó ese impacto que te hace pensar “Wow, realmente Queen grabaron este disco unos meses antes de morir Freddie y se fue a lo grande. Es lo último que nos ha dejado”.

Jorge Fernández: Innuendo es un disco icónico. Compuesto sabiendo que eran las últimas canciones Freddie iba a poder cantar, para que fuera la guinda del legado que Freddie dejaba tras de sí. Algo con tanta carga emotiva (e histórica) podría haber bloqueado a cualquier artista, pero lejos de eso, Queen sacó uno de sus mejores trabajos. Más allá de su calidad, Innuendo marca un momento en la historia de la música. Creo que Queen es una banda que une generaciones. Es complicado que una generación se interese por la música de las generaciones anteriores, pero Queen lo consigue. Es una de las puertas de entrada al rock del siglo pasado para todos aquellos nacidos a partir del 90.

Manu Hernández: Supuso el último trabajo grabado al completo por uno de los mayores artistas que ha dado la música de todos los tiempos, eso ya lo dice todo. Además, estoy seguro de que indirectamente debido a la historia de la enfermedad de Mercury lo escucharon muchas personas que quizás no habían escuchado antes a Queen. No sé, por aquello del morbo (por aquel entonces el SIDA era un estigma que daba audiencia si era un famoso) y el éxito póstumo que envuelve a estos personajes que nos dejan tan pronto. Siempre nos quedaremos con la duda de hasta dónde hubieran llegado de seguir vivo.

Melanie Silva: A día de hoy mucha gente sigue escuchándoles y muchos les descubrieron gracias a la película que hicieron sobre la banda, yo creo que, aunque pasen los años la gente seguirá escuchando su música porque ya forman parte de la historia.

Pedro Hernández (@picfromthepit): Creo que su importancia mediática fue tremenda, era la despedida de una banda (o al menos de un cantante irrepetible, un genio), sonaba en todas partes, como dije antes hasta en el telediario. Luego estaba la canción Innuendo con su arranque de escala española que esos guiños en España siempre gustan, de modo que estaba sonando en la radio todo el día.  Como influencia hacia lo que vino después creo que no fue de los discos más influyentes de Queen.

Sergio Vecino: Es un disco que transcurre en un momento delicado de la banda, y es el último previo a la muerte de Freddie. Supone el fin de un legado para la que muchos consideran la mejor banda de todos los tiempos. En este disco no vemos si no otro excelente trabajo de los artistas que la conforman.

Tony Lastres: No creo que en lo estrictamente musical supusiese un antes y un después, Queen ya había hecho su labor en ese aspecto en otros álbumes. El valor de este álbum es sentimental sobre todo.

Zoe Lilith: La tuvo, sabiendo la situación en la que estaba Freddie, creo que fue un disco bastante importante para el mundo del rock.

¿Crees que hay algún disco de artista contemporáneo que tenga ciertos paralelismos por algún motivo?

Carlos Redondo: No, directamente porque no hay caso igual, Queen al momento de publicar este disco era ya una de las bandas más famosas del mundo, y Freddy Mercury sabía que se estaba muriendo cuando escribió las canciones. Pudo elegir como quiso despedirse, y es algo que pocos artistas han tenido la suerte de hacer.

Iria López: Lo cierto es que rara vez he encontrado paralelismos de algún grupo con Queen. Es un fenómeno curioso, un grupo tan singular y conocido y sin embargo pocos han logrado siquiera parecerse ni un poco. Supongo que lo más parecido en tanto al contexto e impacto debido a la muerte inminente del artista en sí puede ser Blackstar de David Bowie.

Jorge Fernández: Para encontrar algo similar habría que buscar en los trabajos que marcan el punto final de una trayectoria tan influyente. Pero, además, sabiendo que era el último mientras se componía. El único paralelismo que me viene a la cabeza es Blackstar de Bowie.

Manu Hernández: Esta pregunta es dificilísima de responder. Primero ateniéndonos al contexto personal del disco, que inevitablemente marca su singularidad. Luego porque este nuevo siglo está huérfano de bandas que tengan esa dimensión que tuvieron y tienen las bandas de Rock nacidas entre los 60 y los 80, incluso retrocediendo a bandas nacidas en los 90, no consigo recordar una banda que tenga una trayectoria así y que algún miembro haya grabado un disco en una situación de salud precaria que le haya llevado finalmente a la muerte tras lanzarlo. Sí que es coetánea la historia del polifacético y carismático cantante brasileño Cazuza, que falleció en 1990 víctima del SIDA, aunque antes pudo grabar su último disco titulado Burguesía. De artistas actuales, sólo me viene a la mente el fallecido guitarrista de Architects, Tom Searle, que falleció a la edad de 28 tras 3 años de lucha contra el cáncer haciendo conciertos y grabando un par de discos: Lost Forever // Lost Together y All Our Gods Have Abandoned Us en tales circunstancias. También está muy reciente el caso de Alexi Laiho de Children Of Bodom, pero en este caso sus problemas de salud y causas de su muerte se han mantenido en secreto en todo momento. En España inevitablemente me tengo que acordar del Tragas o Escupes, de Jarabe de Palo grabado in extremis por Pau Donés haciendo lo que más le gustaba hasta el día de su muerte. Respecto a paralelismos estrictamente musicales, para mí Muse son lo más parecido a Queen de la era moderna en cuanto a experimentación con escalas, melodías y voz exquisita. Y….¿¿¿soy el único que ve el espíritu bufón de Freddie Mercury disfrazarse de metalero encarnado en los suecos Avatar???.

Melanie Silva: Sinceramente creo que no, han pasado muchos años desde la muerte de Freddie y miles de bandas se habrán influenciado de su música, pero ninguna se les puede comparar ni se asemeja a su sonido.

Pedro Hernández (@picfromthepit): Bueno… quizá por el contexto de estar muriendo, Blackstar de Bowie tiene cierto paralelismo de epitafio musical, pero… No, no hay nada que se le acerque. Innuendo es un disco histórico, único, irrepetible… Ahora hay otras cosas… Algunas interesantes… Pero ¿Cuántas pasarán a la historia? Eso el tiempo lo dirá… La principal diferencia es que cuando salió Innuendo la gente era consciente que aquel disco era histórico en aquel mismo momento, el paso del tiempo solo ha hecho reconfirmar lo que ya se sabía.

Sergio Vecino: No se me ocurre nada a día de hoy que se le acerque, ya no solo a este disco si no a Queen en general, ellos fueron únicos.

Tony Lastres: Se me ocurre de primeras el Blackstar de David Bowie, al que precisamente Mercury conocía bastante bien. El paralelismo lo encuentro en la perspectiva de sus protagonistas, ya que ambos sabían que no les quedaba mucho y que iban a ser sus últimos álbumes respectivamente. Pienso que en ambos puedes notar esa oscura vibra que suena, sobre todo, a despedida.

Zoe Lilith: Queen siempre serán Queen, y aunque haya muchos grupos que les hayan tenido como iconos y referentes, nunca he encontrado ninguna banda que diga: coño, es que suenan tan a Queen… Eran únicos, unos genios de la música todos y cada uno de ellos.

Ndr: No se nos ocurre mejor manera de cerrar este homenaje que hacerlo con esta magistral versión de Lords Of Black con la espectacular voz de Ronnie Romero.

Manu Hernandez
Metalomaníaco admirador de aquellos que se comunican mediante notas y acordes musicales. Siempre tienen algo que decir, aunque pocos les entiendan. Intento responderles con imágenes, pero también hablo inglés, portugués, y murciano. Ah, y a veces escribo, en castellano.... XD

Otras noticias

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10,081FansMe gusta
6,306SeguidoresSeguir
2,049SeguidoresSeguir
218suscriptoresSuscribirte