Crónica y fotos de Riverside – Teatro Barceló (Madrid)

Resulta complicado enfrentarse a un concierto con la idea preconcebida de que va a ser uno de los mejores del año, más difícil aún enfrentarse a la crónica del mismo. Riverside volvían a España después del trágico fallecimiento de su guitarrista Piotr Grudziński en 2016, teniendo que cancelar gran parte de la gira de presentación de Love, Fear and the Time Machine y dejándonos sin poder disfrutar en directo los temas de uno de los discos que más he disfrutado en los últimos meses. Razones de sobra para tener la sensación de que éste iba a ser uno de los conciertos del año, al menos para mí.

Primera vez que visitaba el Teatro Barceló y he de decir que me gustó bastante, un recinto no demasiado grande y con varias alturas que dejan disfrutar del concierto sin importar tu ubicación. La sala parecía estar elegida acorde a la cantidad de público que estábamos esperando a los polacos, presentaba un aspecto de tener un aforo casi completo, pero te podías mover tranquilamente. Cabe también destacar la actitud del público, arropando al grupo en todo momento y sin contarse batallitas que no dejan disfrutar a los demás como ha ocurrido en alguna que otra ocasión.

riverside madrid 2017A las 20:30 en punto salían a escena Riverside acompañados de un sonoro aplauso, el primero de los muchos que recibirían a lo largo de sus dos horas de actuación. Piotr Kozieradzki, Michał Łapaj y Mariusz Duda, los tres miembros oficiales del grupo en la actualidad, acompañados de Maciej Meller, el guitarrista que les está acompañando en esta gira. Haciendo referencia al tema que da nombre a su actual tour, Mariusz se dirigió a nosotros, pidiéndonos permiso para contarnos una historia, “Let me tell you a story about the band Riverside“, tras lo cual comenzaron con Coda, perteneciente a su  Shrine of New Generation Slaves. A partir de ese momento, el grupo nos dejó un buen puñado de joyas en forma de canciones, canciones de esas que te llegan bien dentro, que te tocan el alma; algunas de ellas alargadas para mantener un poco más, si cabe, la emotividad que desprende cada una de ellas.

Me gustaría resaltar, especialmente, dos detalles de la puesta en escena. Por un lado, la actitud del grupo sobre el escenario, siendo cercanos pero a la vez, manteniendo las distancias para conservar en todo momento la teatralidad que se exige a un evento de este tipo. Por otro lado, la escenografía me pareció todo un acierto, un escenario muy sencillo, sin telón de fondo y con un magnífico juego de luces como único atrezzo. También cabe destacar la elección de Maciej Meller para acompañarlos en la gira, quién supo emocionarnos con cada una de las notas que salían de su guitarra. ¿Esta gente lo hace todo bien o es que no consigo apaciguar al fan que vive en mí?

Cuando piensas que no se puede subir más aún la emotividad del concierto, llega el señor Duda con su guitarra acústica para deleitarnos con una magnífica versión Lost (Why Should I Be Frightened By a Hat?), alargando el final para animarnos a cantar con él, a hacernos partícipes de su música y a meternos, más aún si cabe, dentro de su show. Veo lágrimas entre el público y es fácil entender el por qué.

Vibramos con temas como 02 Panic Room, Saturate Me o con los algo más de 12 minutos de Escalator Shrine que nos introducen en una montaña rusa de melodías, alcanzando algunos de los momentos más progresivos de la noche en su parte central; para desembocar finalmente con Before, tema tras el que abandonan el escenario.

riverside madrid 2017Todos los presentes sabíamos que al grupo todavía le quedaban un par de canciones que ofrecernos, pero no por ello íbamos a dejar de aplaudir, no por ello íbamos a dejar de corear su nombre. Y no lo hicimos, no lo hicimos aunque el grupo ya estaba de nuevo con nosotros, no lo hicimos hasta que Mariusz volvió a dirigirse a nosotros para darnos las gracias por estar allí, por estar junto a ellos durante un año que según sus propias palabras fue desastroso para ellos. No hizo falta aludir a nadie en especial, ni dar más detalles, todos los presentes allí sabíamos a qué se refería por lo que nuestra respuesta fue otro aplausos, mayor si cabe que los anteriores.

Ahora sí, llegamos al final del concierto con Towards the Blue Horizon y una nueva versión de Coda, en esta ocasión tal como explica el grupo, más luminosa, más optimista. Un tema que abre y cierra el concierto con la idea, según Mariusz, de que nos sirva de catarsis, que nos purifique el alma tras una noche repleta de emociones.

Acaba el concierto, los músicos abandonan el escenario y yo me pregunto dónde han quedado las dos horas de show que nos había prometido, sin querer darme cuenta de que mi reloj dice que ya son las 22:30. Quizás esto no es una crónica demasiado objetiva, pero quién dice que tenga que serlo.

riverside madrid 2017

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.