Crónica y fotos: Orphaned Land, Subterranean Masquerade y SystemHouse33 en Murcia

Grata sorpresa me llevé cuando, allá por septiembre de 2018, Madness Live confirmaron que Orphaned Land volvían a España y, esta vez sí, pasarían por Murcia. Aunque reconozco que apenas he escuchado Unsung Prophets & Dead Messiahs, su último trabajo de estudio, tenía claro que no iba a dejar pasar la oportunidad de volver a disfrutar del directo de los israelíes.

orphaned-land-murcia

La tarde, y digo tarde porque el Garaje abrió a las 18:30 (ojalá más conciertos a esta hora), se presentaba complicada. Sábado santo y una de las peores gotas frías de los últimos años en Murcia hacían que hubiera poco público a primera hora.

SystemHouse33

Sonaban The Holeum en el Garaje Beat Club mientras SystemHouse33 iban subiendo al escenario. Aunque primeramente se anunció que serían Paratra quienes abrieran esta gira, finalmente fueron sus compatriotas de Bombay los encargados de hacerlo, aunque todo quedó en casa, ya que Samron Jude es vocalista en ambos grupos.

systemhouse33

Una siniestra marcha daba comienzo a un show que fue claramente de menos a más. systemhouse33Con poco público aún en la sala, un grupo algo frío comenzaba de descargar su metal con toques de groove y thrash. Canciones como End of Days o Lift This Plague fueron calentando el ambiente.

Según iban cayendo los temas, más disfrutaba del concierto; quizás el punto de inflexión llegó con Lake of Sorrow, tema con el que terminé por meterme 100% en el concierto.

La barrera idiomática dificultaba la comunicación entre grupo y público, algo que quedó patente en la presentación de Cry of Anguishe, la que tras varios intentos fallidos, finalmente presentaron como una canción sobre el dolor. Aún así, con problemas de comunicación incluidos, a esta estas alturas, SystemHouse33 ya tenían al público en el bolsillo y no dudaron en aprovecharlo.

systemhouse33

Stand Up puso la guinda a un buen concierto, con Jude animando al público a acercarse al escenario y a cantar con ellos. Quizás no aportan nada nuevo al estilo, pero a veces no es necesario.

Subterranean Masquerade

Un intenso olor a incienso inundaba la sala en los minutos previos a la salida de Subterranean Masquerade. A diferencia de Systemhouse33, aquí encontraríamos muchas más similitudes con los protagonistas de la noche comenzando por su procedencia (Israel) y continuando con su estilo musical: metal progresivo con toques orientales.

subterranean masquerade

Desde el primer acorde, el grupo demostró que venían dispuestos a comerse el escenario, haciendo al público partícipe del concierto en todo momento. Ya fuera comparándonos con los alemanes (que no saltan aunque se lo pidan) o tirando de las pocas palabras en español que conocían (“gracias, besos y hermosa”). Davidavi Dolev, vocalista de la banda y cuyo cumpleaños celebramos en pleno directo, fue llevándonos hacia su terreno sin apenas darnos cuenta. Si a ello añadimos unos músicos que no paraban de moverse, saltar, sonreír y animar; el resultado no puede ser más satisfactorio.

subterranean masquerade

Musicalmente, nos dejaron un setlist variado en estilo, pero centrado en su último trabajo de estudio: Vagabond, con temas como Nomad, Kippur (en la que nos invitaron a “go loco”) y As you are, o algún tema nuevo como Ascend que aún no ha visto la luz de manera oficial. Sólo había escuchado una canción del grupo y he de reconocer que no me llamó la atención, pero en directo la cosa cambia y mucho. La mejor manera de describirlo la escuché entre el público a mitad del concierto “en directo suenan mejor que en la radio de mi coche”.

Llegando al final del concierto, Davidavi nos invita a subir al escenario para la traca final con ese mantra llamado Hymn Of The Vagabond, perteneciente también a su último trabajo. Un fin de fiesta redondo para un concierto sobresaliente en el que se llevaron más de un nuevo seguidor.

Orphaned Land

Y tras una magnífica y enérgica actuación de Subterranean Masquerade, llegaba el turno a los protagonistas del la noche. Si ya con los dos primeros grupos había ido entrando más y más gente, con Orphaned Land ya había un número considerable de público, aunque muy por debajo de lo esperado. No cabe duda que la lluvia hizo que mucha gente se quedara en su casa debido a las noticias de un diluvio que realmente no sucedió.

Ésta era la tercera ocasión que disfrutaba de un directo de Kobi Farhi y los suyos. El primero fue una auténtica delicia, un show acústico en el castillo de Lorca (Murcia) en una noche de verano en la que me quedé prendado del grupo. La segunda en un Leyendas del Rock a las tres de la tarde, en el que consiguieron hacer saltar a un buen número de asistentes (teniendo en cuenta los 40 grados de Villena en agosto a esa hora). Dos experiencias previas más que satisfactorias, por lo que las expectativas estaban bastante altas, algo que suele ser negativo…

orphaned land

El grupo salía a escena sin apenas presentaciones con The Cave, el tema que abre su último trabajo: Unsung Prophets & Dead Messiahs. Tras ella, uno de los grandes clásicos del grupo como es All is One, quizás el tema que les dio a conocer a un público más amplio. No sé si por comparación con el anterior grupo o por las altas expectativas, noté a Orphaned Land a medio gas, muy serios y sin interactuar con el público. Contrastaba con esta actitud la de Sharon Mansur, la teclista que no paraba de sonreír tanto en su apartado emplazamiento junto a la batería como en sus incursiones al frente del escenario.

Aunque no hay que negar que esta actitud algo fría, la suplían con un buen puñado de temazos como The Kiss of Babylon, Ocean Land o Like Orpheus.

Como era de esperar, también tuvimos momentos para la reivindicación, para la crítica a “los políticos que nos separan y nos manipulan”, a quienes dedicaron una magnífica We Do Not Resist seguida por Let The Truce Be Known.

Sapari y In Thy Never Ending Way cerraron el grueso del concierto, dejando el escenario vacío tras la marcha de los músicos y con el público pidiendo más. El grupo no nos hizo esperar demasiado y volvieron a escena para interpretar otro de sus temas más conocidos: Norra el Norra, un tema con el que, por desgracia, suelen terminar sus conciertos y así volvió a ser. Una pena, ya que se quedaron grandes temas que suelen interpretar con sus conciertos como la maravillosa Brother.

En general, fue una buena noche, con tres grupos bastante interesantes. Ojalá en Murcia tengamos la suerte de seguir disfrutando de giras de este calibre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.