Entrevista a Dûrga: «…y con los pies en el suelo podremos valorar que todo necesita tiempo para brillar”.

Los valencianos Dûrga publicaron en junio Sequoia, uno de los mejores discos de post-rock de lo que va de año. Hablamos con el grupo sobre este nuevo trabajo, su trayectoria y sus planes futuros, entre muchas otras cosas.

Entrevista Durga

Antes de comenzar, muchas gracias de parte del equipo de Rock Culture por concedernos esta entrevista.

Muchas gracias a nosotros por darnos este espacio y por el incansable apoyo que venís dando desde hace muchos años a la música underground.

Sequoia lleva ya unos cuantos meses en el mercado. ¿Cómo ha sido el recibimiento de este trabajo?

La verdad es que estamos muy contentos con la respuesta del público. El tercer trabajo de una banda nunca es fácil y parece que uno se auto-impone algo más de presión, pero es verdad que a Sequoia le hemos podido dedicar más tiempo que a los discos anteriores y esto se nota en el resultado final.

¿Habéis tenido oportunidad de presentarlo en directo?

Pues lo haremos por primera vez el 29 de octubre en Valencia, en la sala Rock City, en el que será nuestro concierto más ambicioso hasta la fecha. Si es verdad que hemos podido tocar algún tema suelto en los dos últimos conciertos, pero este será el primero en el que mostremos todo el trabajo.

Entre De Lira Ire y Sequoia han pasado tres años. ¿Ha cambiado mucho vuestra forma de concebir vuestra música en este tiempo?

Con el tiempo todas las bandas evolucionan, casi siempre conforme lo hacen los gustos de sus componentes. Estamos escuchando quizás un espectro mayor de música, y eso se puede ver reflejado en el uso de bases electrónicas y distorsiones de voz como en King’s Canyon. Pero también es cierto que desde el minuto 1 que escuchas el disco puedes encontrar el toque característico de Dûrga. Así que podemos decir que la receta es más o menos la misma, sólo que añadiendo nuevos sabores y cocinándolo todo a fuego más lento que antes.

¿Cuál es la principal diferencia entre Sequoia y vuestros otros dos trabajos? ¿Qué es lo que más ha destacado vuestro público?

Quizás en añadir nuevas sonoridades como el uso de vocoder en King’s Canyon o como en Deshielo, que es una canción de rock alternativo de 1 minuto y medio. También en este disco se encuentran los riffs más pesados que hemos hecho, como en Seeds o en General Sherman. Nunca nos hemos guiado por etiquetas y hemos hecho la música que nos ha apetecido, sin quedarnos en un género en concreto. Creemos que esta versatilidad es parte de lo que le gusta a la gente de Dûrga, y variando los estilos y experimentando es como más a gusto estamos.

Sequoia, Seeds, Roots, Savia… Este disco parece tener a las plantas como protagonista, ¿no es así?

Si, hemos usado como analogía la idea de que las Sequoias viven miles de años y tienen un metabolismo lento, en contraposición a cómo vivimos el tiempo los humanos en las sociedades capitalistas y modernas. Las sequoias como antítesis a nuestro modo de vida, como símbolo, pero realmente toda la naturaleza merece nuestra admiración y podríamos aprender mucho de ella si no estuviéramos tan desconectados como lo estamos hoy en día.

en nuestras vidas es importante la naturaleza y por ello es recurrente también en la música que hacemos.

En vuestro EP Venjança también hacéis referencias a la naturaleza. ¿Cuál es vuestra relación con ella?

En Venjança criticábamos al ser humano por explotar la naturaleza, por destrozar nuestro propio hogar. Sequoia quizá es una idea más metafórica de admiración por la naturaleza y una crítica a aquello que nos hace vivir como lo hacemos. Pero sí que es cierto que en nuestras vidas es importante la naturaleza y por ello es recurrente también en la música que hacemos. Los tres en nuestro tiempo libre solemos irnos a la naturaleza, David por ejemplo es escalador. Los tres en nuestra vida privada intentamos disfrutar de estar lejos de la ciudad.

A la hora de componer, ¿Qué creáis primero: la música o el concepto que queréis expresar?

Suele ser todo muy orgánico, entonces es difícil responder a la pregunta. Normalmente ya hay ideas musicales por ahí o temas en proceso de composición, y ya cuando decidimos que queremos grabar disco y ponemos fechas límite vamos limando el tema del concepto (que siempre solemos tener temas rondando por nuestras cabezas). Entonces puede pasar que le pongamos letra a una canción cuya música ya existe, o que incluso creemos un tema adrede porque queremos meter por ejemplo un spoken word diciendo algo en concreto. No hay un método estándar, la cosa sale conforme va fluyendo.

En el tema Savia, para mi gusto uno de los mejores del disco, metéis una breve poesía recitada. He querido reproducir esta parte, que me ha resultado muy sugerente: “Mientras, el mundo sigue diciendo que podemos prenderlo todo y empezar de nuevo. Pero escuchad: parece ser perder el tiempo y en las ciudades el ruido parece solamente insultar a los oídos”. ¿Qué habéis querido expresar con este tema?

La idea de la que parte este poema es un poco la que comentábamos antes. La naturaleza, el mundo, nos está continuamente mandando señales de que no podemos continuar con estos modelos de sociedades ultra capitalistas, donde todo es válido: la contaminación, la deforestación, la explotación animal, los mares cada vez más pobres de vida, etc. para que unos pocos humanos vivan bien.

“Pero escuchar parece ser perder el tiempo” es una crítica a la forma de relacionarnos que tenemos en muchos casos las personas, donde prima la inmediatez y el consumo rápido (hasta para una conversación, por ejemplo) por encima de la profundidad. Y a su vez hace referencia a que no escuchamos esos mensajes de la naturaleza.

En la última frase “en las ciudades el ruido parece solamente insultar a los oídos” subrayamos esa desconexión que tenemos con la naturaleza la gente que vivimos en ciudades de países privilegiados. El trabajo, las formas de vida que nos imponen, los modelos de consumo… Todo ese “ruido” hace que cada vez estemos más y más encerrados y encerradas en nuestras vidas precarias, que pueden serlo tanto en lo económico, como en lo social o en lo emocional.

Una cosa que me ha llamado la atención, al igual que en vuestros otros discos, es que hacéis uso de la voz, no como un elemento principal, sino como un complemento más de vuestras atmósferas. ¿Cómo decidís si una canción debe llevar voz o no?

Realmente no es una decisión demasiado meditada. Una de las cosas que predomina en la mayoría de la música occidental es que todo el peso cae sobre las melodías y las voces. Nosotros intentamos repartir ese peso tanto en el concepto como en la música, y conforme estamos componiendo las canciones sentimos que nos piden de manera natural meter algo de voz, o decir algo. A veces sí que metemos alguna cosa porque creemos que un tema concreto necesita algo de voz, pero como normal general, lo suele pedir la propia canción cuando ésta se desarrolla.

Cada vez es más normal ver a grupos puramente instrumentales en carteles de festivales, cosa que hace diez años sería impensable.

¿Está la música instrumental en este país en un buen momento de forma?

Bueno, creemos que a grandes rasgos si. Hay algunos grupos que llevan haciendo esto y creando escuela desde hace mucho tiempo (Toundra, Jardin de la Croix, Syberia, El Páramo, Lisabö…) que han hecho que hoy por hoy lo instrumental tenga un público más extenso, y por lo tanto influyendo para que vayan saliendo más grupos con más nivel. Cada vez es más normal ver a grupos puramente instrumentales en carteles de festivales, cosa que hace diez años sería impensable.

¿El público valora a las bandas “sin voz” como debería?

El público de las bandas instrumentales es mucho más residual que el de cualquier otro estilo más genérico, porque cuando escribes una letra sobre algo, como norma general es mucho más potente el impacto de sólo un melodía. Porque las palabras son mucho más concretas y específicas que un sonido, pero luego cada cual transmite lo que puede como quiere, así como aquellxs que lo deciden escuchar.

No creemos que haya que valorar más a nadie indistintamente del género en el que se muevan, todo tiene su complejidad y su esfuerzo. Hay grupos que deciden poner más fuerzas creativas en letras, hay otros que las ponen en las melodías, otros que deciden desarrollar la voz, otros la actitud… Nosotros en nuestro caso venimos del DIY y sabemos lo que hay, hacemos la música que nos gustaría escuchar sin pensar demasiado en un público concreto y hemos decidido poner nuestras fuerzas en la música o los conceptos. Entendemos que haya menos público porque lo que predomina muchas veces, o lo que la gente busca al escuchar música no es eso, y nos parece bien.

También hay muchas variables sobre el público que sigue un estilo que haría difícil definir si un estilo es valorado o no. Por ejemplo, hemos ido a conciertos de rap con grandes audiencias donde la gente cuando acaba se pira, y a pequeños conciertos de heavy o post-rock donde la gente cuando acaba el bolo se vuelcan a comprar merch. Son maneras distintas de valorar a la banda. Nosotros personalmente estamos muy contentos con el público que acude a nuestros conciertos, que por norma general es pequeño, pero nos apoyan muchísimo y de mil maneras distintas, y nosotros como público intentamos hacer lo mismo con las bandas que vemos.

Se os ha preguntado en varias ocasiones qué bandas os habían influido. Pero, como venimos de la misma tierra, quería saber cuáles son las bandas valencianas que más os gusta escuchar y de las que más bebéis.

Así de género más cercano a lo que hacemos, nuestros colegas de Our Next Movement, que acaban de sacar un discazo. Otra banda que nos gusta muchísimo son Laid que tienen un primer disco brutal. Éstas dos bandas están currando mano a mano con Carcosa Records, junto a otros grupos que creemos que son imprescindibles también y que están creando escena dentro de la ciudad: Laverge, Twin Forest, Apsides

Otra de las bandas de amigxs que creemos que son increíbles son Gaura Devi, que sacaron su segundo disco en la época de la pandemia.
Y quizás una de las bandas más conocidas de por aquí que nos gusta es la de los compis de Smoking Souls. Nos gustan mucho sus sonidos, la producción, arreglos de los temas, tanto en sus discos como el sus directos. Es una música cuidada al detalle que da gusto escuchar.

Ahora que parece que esta pandemia nos da un pequeño respiro, ¿tenéis algunos planes en mente? ¿Veis posible tocar, otra vez, fuera de nuestras fronteras?

Si, Dûrga existe porque nos gusta tocar en directo. Ya tenemos la gira por el Estado cerrada y estamos empezando a trazar planes para salir. Así que, seguro que en unos meses podemos anunciar algunos conciertos fuera de nuestras fronteras.

¿Os ha afectado mucho la pandemia en la composición del disco?

El disco teníamos previsto grabarlo en abril del 2020, y en marzo empezó todo, así que lo tuvimos que retrasar hasta agosto. En ese tiempo pudimos cerrar un par de temas más, arreglar alguna cosita que no teníamos del todo clara e incluso crear Deshielo, así que sí que afectó para mejor. Si que nos permitió tener más tiempo para pensar sobre el concepto y plasmar en un fanzine junto a nuestra amiga Marta todas las reflexiones que teníamos rondando sobre el tiempo y su concepción social y política.

Otra gran consecuencia de la pandemia que nos sigue afectando es que a pesar de todo el tiempo que ha pasado, se ha retrasado muchísimo la llegada de los vinilos ocasionado por la falta de material ocasionada por la crisis del coronavirus. Pero por fin los tenemos en nuestras manos y el resultado ha valido la pena.

Para terminar, quisiera sacar la típica pregunta de entrevista de trabajo. ¿Dónde se ve Dûrga en 5 años?

Pues la verdad es que no nos lo planteamos. Lo que es si seguro es que todo lo que hagamos lo queremos hacer bien: dedicándole tiempo y esfuerzo, bien sean nuevos temas, giras, conciertos, nuevo merchandising… Cómo decimos en nuestro tema Savia: “…y con los pies en el suelo podremos valorar que todo necesita tiempo para brillar”.