Entrevista a Fernando Sampedro (Tanxencias): “Quejarse de que hay demasiado es demostrar que realmente no te interesa la música.”

Hablamos con Fernando Sampedro (Tanxencias),redactor de la revista Popular1, que lleva en nuestros kioskos más de 45 años y es un referente musical a nivel internacional. De ésto y muchas otras cuestiones como su implicación en el mundo musical y artístico compartimos una interesante charla.

 

Cuéntanos para empezar cómo entraste en el mundo musical y artístico en general

Todas las cosas grandes de la vida suelen suceder por estar en el momento oportuno y en el lugar apropiado, sin olvidarnos del factor suerte. Después de pasarme la primera mitad de los ’90 dando el cante en bandas, tuve claro que mi futuro no era el de ser artista. Entonces, empecé a colaborar en fanzines… y una cosa te va llevando a la otra.

Actualmente programas las actuaciones en el Forum Celticum de La Coruña ¿Cómo te surgió la oportunidad y qué tal está funcionando?

Desde que Forum Celticum abrió, allá por 1999, fui cliente esporádico. La política de la sala hasta que cruzamos nuestras vidas era la de programar conciertos gratuitos y básicamente de bandas locales. Hablando, hablando, Marcos –el dueño- decidió que quería dar un paso adelante y entrar de lleno en el circuito de salas con actuaciones nacionales e internacionales, depositando para ello toda su confianza en mí, que ya llevaba como 12 años haciendo conciertos por otras salas de Galicia. A mí me parecía una sala muy desaprovechada, con posibilidades –mejor que la mayoría de garitos que hay por ahí- y nos lanzamos a la aventura. Las prestaciones, sonido y comodidad que posee son fabulosas y todos los artistas que están pasando por aquí en los últimos años (Jaime Urrutia, Tygers Of Pan Tang, Quireboys… y muchos más) quedan encantados. El público responde cada vez mejor, por lo que… ¡seguiréis oyendo hablar de nosotros!

Para quien no lo sepa compaginas tu labor de redactor del Popular 1 y programador/promotor de conciertos con otras muchas facetas como la de actor. Cuéntanos como llevas todas estas ocupaciones.

Bueno, llamarme actor es algo osado jajaja… digamos que soy un señor que aparece fugazmente en películas, series y anuncios. ¿Cómo lo llevo? Pues sin tener apenas tiempo libre, pero encantado de la vida, oiga. Poder dedicarte a lo que amas es un lujo. Nunca he tenido unas vacaciones al uso, de esas de irte a la playa y demás… di tú que vivo al lado de la playa y la tengo aburrida jajaja… mis viajes siempre han sido musicales, y sin apenas tiempo para el turismo convencional. Cuando voy a un sitio, además, prefiero la vida nocturna a la diurna jeje…

Estuviste regentando durante años una tienda de cómics referente para muchos (Tanxencias Cómics) la cual cerraste hace 6. ¿Cómo fueron todos esos años de lucha difundiendo un formato que al final solo interesa a minorías en este país?

Fue tan bonito como duro. Fuimos la primera tienda de cómic de la ciudad, y claro, al principio eso me llevaba a preguntarme: ¿por qué nadie había abierto una? ¿Sería porque no se le ocurrió a nadie o porque habían hecho un estudio de mercado de esos y no sería viable?… sea como fuere, me lancé a la piscina. Siempre me ha gustado jugar a todo o nada. Y salió bien, al menos los 12 primeros años, en los que fuimos creciendo año tras año. A partir de 2008, empezó la cuesta abajo hasta llegar a un punto de no retorno en 2013, debido principalmente a la llegada de nuevas tiendas y la venta de comics en las grandes superficies. Pero vamos, que fuimos víctimas de la famosa crisis. Pensamos en cambiar de local, ampliar mercado… pero no era un buen momento, precisamente, debido a la susodicha crisis. Y te digo la verdad, mi culo inquieto también estaba un poco cansado tras 17 años encerrado entre las mismas 4 paredes jajaja…

En tu labor como promotor musical te habrás encontrado con bandas y artistas con los que es muy fácil trabajar pero con otros que convierten tu labor en un verdadero infierno. ¿Cómo encajas en tu caso todas estas situaciones?

Pues… después de haber trabajado, en cualquier faceta que se te ocurra, con cientos de bandas, no puedo decir que ninguna me haya tocado las narices más de lo necesario. Tengo mucha mano izquierda y desde el principio me gustan las cosas claritas, y los artistas suelen agradecerlo. Curiosamente –o no- los mayores roces han sido siempre con bandas españolas, normalmente incipientes que aún no saben cómo funciona esto, o divos de juguete más preocupados por su maltrecho ego que por su arte. Yo entiendo que cada artista tiene su pequeño o gran ego, con eso se cuenta y hay que respetarlo, pero chorradas con los que tratan de facilitarte la labor, las justas, gracias.

¿Cómo ves el panorama musical actual con tanta sobrecarga de actuaciones y una oferta a menudo desmedida con tanto festival de todos los pelajes?

Siempre he pensado que mejor que sobre que no que falte, aunque como decía aquel “no hay cama pa’ tanta gente”, o “no hay pan pa’ tanto chorizo” (elíjase la que más guste). De todos modos, quejarse por eso, cuando nos tiramos muchos años sin una triste actuación cerca de nosotros que llevarnos a la boca, me parece de una soberbia inusitada. En mi opinión, quejarse de que hay demasiado es demostrar que realmente no te interesa la música. Mira y elige según tus posibilidades… y ganas, sobre todo ganas.

¿Crees que hay futuro para bandas jóvenes emergentes cuando las ideas y las bases parecen ya demasiado trilladas?

Para algunas sí, para otras no. Trillado está todo, en cualquier campo… ¿o acaso en la cocina, que tan de moda está ahora, los ingredientes no son siempre los mismos? Pues en la música igual. No se trata de inventar nada nuevo, sino de cómo lo cocines y presentes.

¿Cuáles son las claves para que una banda o un artista llame tu atención y te conviertas en fan?

No tengo unas pautas determinadas. A día de hoy, todas las semanas encuentro alguna propuesta interesante. Y puede ser de cualquier color. Por ejemplo, últimamente me he metido mucho en St. Vincent, que en teoría no me pega ni con cola jaja… aunque también me ha dado por el Occult de Dead Witches, el Hard Pop de Puppy (unos chavales británicos que se parecen horrores a Ghost), el Folk de Larkin Poe… sigo descubriendo cosas interesantes ahora igual que cuando tenía 15 años, solo que por medios diferentes. Los tiempos han cambiado, ya tú sabes…

Ahora hablemos un poco del Popular 1. ¿Desde la revista sois conscientes cómo después de casi 46 años habéis acompañado en el viaje musical, literario y cinematográfico a varias generaciones de este país y continuáis haciéndolo a día de hoy cuando el formato en papel se ve como algo desfasado?

Sí, yo mismo fui educado por el Popu, igual que muchos de vosotros. Yo no soy tan consciente como puedan serlo César o Bertha, que llevan ahí toda la vida, pero en mis casi 15 años dentro, he ido comprobando como ese feedback agradecido me llega a mí también. Al principio me lo tomaba un poco con incredulidad, pero cuando comprobé que una simple frase puede hacer feliz a alguien… tío, eso es algo muy serio, y hay que esforzarse al máximo por dejar lo mejor que puedas dar sobre el teclado. Hay gente que conoce mis textos mejor que yo mismo!!!… Es cierto, el Popu hace una labor social nada agradecida jajaja… ¡debería estar subvencionado por el gobierno!!!

popular 1

¿Cuál  fue ese primer disco que te hizo ver que la música sería parte fundamental de tu vida?

Pues… aunque no fue el primero que me compré con mi infantil paga, sí que fue el que –usando terminología Popu- me voló la cabeza y despertó una fascinación hasta el momento no vivida: Thriller de Michael Jackson. Y si tengo que decir una canción: American Pie de Don McLean… fui un niño que creció dentro de los cines y videoclubs, y esa canción era toda una película. Hotel California sería otra.

Para terminar cuéntanos cuál es tu opinión sobre la Industria Musical y cómo ves que un género como el Rock haya sido ninguneado tantos años en este país.

Es cierto que la industria prácticamente no existe. Las estrategias de mercado cambian cada 6 meses… se ha perdido toda la inocencia y el romanticismo de descubrir nuevos artistas, aunque algunos lo sigamos haciendo… por otros medios, como te decía antes. Si llevas el veneno dentro, no puedes escapar. Sin embargo, ahora gozamos de otro disfrute que cuando éramos jóvenes de provincias no teníamos: los conciertos. Por todas partes hay conciertos, y es maravilloso tener que programarte una agenda mensual para poder asistir a todos los que quieres… cosa imposible, por supuesto jaja… El hecho de que los medios generalistas pasen del Rock… pues ellos se lo pierden. Hoy en día, las posibilidades de comunicación son infinitas. Y es cierto que actualmente hay mucho advenedizo que simplemente acude a un show o festival por el acto social en sí, pero mira, mientras pague su entrada y no moleste, ¡todo el mundo es bienvenido!  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.