Entrevista a Pablo Lalanda: “Sigo pensando que el directo es la mejor forma de promoción para los músicos”

Charlamos con Pablo Lalanda, ex vocalista de los alicantinos Smoking Bird acerca de su nueva carrera como artista en solitario y otros asuntos de interés en la actualidad musical.

Cuéntanos un poco cómo fue la decisión de parar con Smoking Bird después de tantos años peleando y cómo decidiste empezar por tu cuenta.

Esta podría ser perfectamente la pregunta apertura de terapia por un buen psicoanalista(Risas). En mi caso, tengo todavía bastante buen humor y distancia con las cosas para creer sin ayuda externa y que el fin de Smoking Bird era inevitable por desgaste de materiales. Lo más lastimoso de la desaparición es que teníamos un disco buenísimo terminado y canciones todavía mejores en preparación. Alguna de ellas las he recuperado, como Spring is here again. Después, no hubo realmente una decisión de empezar una carrera en solitario. Más bien una continuidad en el trabajo, escribiendo nuevos temas al ritmo habitual y recuperando maquetas de canciones que no me parecían adecuadas para el grupo en su momento. Eso sí, fue tras aproximadamente un año dedicado a tratar de reubicarme sin la fuerza directora vital que es formar parte de un grupo tan serio como era Smoking Bird, cuando empecé a visualizar la natural vuelta a los escenarios y a publicar discos.

En este tiempo has grabado un E.P. titulado Just a Bad Year y un excelente álbum de debut, Blue Love Rock. Los has puesto en disposición a través de plataforma digital (https://pablolalanda.bandcamp.com/). ¿Crees que así llegarán mejor a la gente que te conocen como artista y a otros que pueden descubrirte?

Espero que sea así. Sigo pensando que el directo es la mejor forma de promoción para los músicos pero es un hecho que hoy en día buena parte de nuestra realidad se vive en el campo digital. Y bandcamp ofrece eficacia y un trato bastante justo.

Has estado tocando con regularidad sobre todo en la zona levantina donde resides. ¿Cómo es el repertorio que llevas al escenario?

Bueno, una de las particularidades de mi momento musical es que puedo presentarme en directo en varios formatos, tanto solo con una acústica como en duo o en grupo. Además de temas propios, editados o no, tiro de versiones de los sospechosos habituales, desde Sam Cooke a Johnny Cash pasando por Queen o George Harrison.

¿Estás ya preparando nuevas canciones? ¿Tienes planeado presentarlas en breve?

Precisamente en las últimas semanas he estado trabajando un puñado de nuevos temas en White Thrash, estudio de confianza donde vengo trabajando desde Just a Bad Year. La mejor noticia de estas sesiones ha sido tener en la batería a Iván Tamargo con el que llevo un tiempo colaborando en directo también. Si todo va razonablemente bien, otro disco cae este año y posiblemente un EP con material mas psicodélico.


A la hora de componer ¿Cómo logras la fluidez para llevar a cabo la construcción de todas esas canciones?

Bueno, soy un soltero empedernido, así que dispongo de tiempo, el bien más preciado para este tipo de artesanía. Espero que el próximo lustro no sea tan productivo y tengamos algo más de acción. No se si me explico (risas). Eso, y la absoluta ausencia de drogas en el organismo.

Hablemos ahora de la actualidad musical. Tú has vivido en tus carnes el empezar en una banda joven y llena de ilusión como eran Smoking Bird. ¿Cómo es desde la perspectiva actual cómo fueron esos años y qué piensas de todas esas bandas que empiezan ahora y se tratan de abrir camino en un mundo tan complicado?

Supongo que antes, ahora y siempre, no solamente en el negocio musical, la clave para conseguir tus objetivos es el trabajo. Pero no en si mismo sino bien enfocado. Trabajo, inteligencia y apertura de miras para abrazar las oportunidades y la ayuda de agentes externos honestos e igual de implicados que uno mismo.

-Siempre has demostrado sobre todo ser un gran fan de la música en directo y de hecho vas a ver a muchas bandas tanto a salas como a festivales.¿Crees que eso te sigue impulsando para hacer música que es realmente lo que más te gusta?

Totalmente. No se me ocurre un motivador más potente que un buen concierto. Y si el concierto no es tan bueno, pensar por qué no eres tu el que está subido ahí dándole al público lo que ha ido a buscar.

¿Cuál es tu opinión sobre las bandas tributo ya que en tu repertorio haces bastantes versiones de artistas a los que llevas toda la vida admirando?

De inicio, planteas muy bien la dicotomía versiones-banda tributo. Supongo que en su momento nadie vio a los Rolling Stones como una banda tributo a Chuck Berry o Jimmy Reed, simplemente se definieron interpretando canciones de los artistas que les molaban. Y por afinar más todavía, la idea de banda tributo no me parece mal, yo mismo estuve un tiempo, hacia 2004-2005, cantando en una banda de versiones de Kyuss. Pero eso sí, no me disfrazaba de John Garcia, si eso fuera posible (risas), ni pretendía hacer de eso mi declaración de principios artística. El objetivo era disfrutar del viaje y tocar aquí y allá para cuatro colegas. Lo inaceptable, estéticamente, es el negocio que se ha formado alrededor de este tipo de espectáculos, vendiendo una experiencia de cuarta mano y en muchos casos de quinta categoría. Pero vamos, todo el mundo es libre de gastar su dinero como quiera.

¿No te han ofrecido en todo este tiempo formar parte de alguna banda simplemente como cantante?

¡Coño, no!(Risas)

¿Qué música escuchas habitualmente? ¿Hay alguna novedad actual que haya llamado poderosamente tu atención?

Esto es un pozo sin fondo, qué te voy a contar. Cíclicamente uno vuelve siempre a los clásicos y vas añadiendo a otros que van surgiendo como The Darkness o a los que no habías dedicado suficiente atención antes: últimamente le estoy dando el pase al puto Prince o a JJ Cale. De “grupos jóvenes” buenos hay a patadas; como bien sabes, la labor de promotoras como Mad Men Rock nos está permitiendo descubrir grupazos como Robert Jon & The Wreck, Hogjaw o Palace of the King, por citar solo tres. Eso sí, como oyente soy más obsesivo que enciclopédico y estoy pasando una etapa bastante preocupante con el amigo Alex Turner, que empezó con “Miracle Aligner” y todos y cada uno de los temazos de su proyecto paralelo The Last Shadow Puppets y que está siguiendo con el último disco de Artic Monkeys, Tranquility Base Hotel & Casino, que me parece una obra de arte excepcional.

¿Cuáles son tus planes futuros a corto y medio plazo?

No nos engañemos, seguir sano y tirando hacia adelante. Seguir produciendo música. Y como deseo a medio plazo, extender el círculo de lugares donde me quieran para tocar en directo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.