Los conciertos de nuestra vida (II). Primeras 15 horas de música pop Ciudad de Burgos (1975) – “La invasión de la cochambre”

Primeras 15 horas de música pop Ciudad de Burgos (1975) – “La invasión de la cochambre”

“Bares, qué lugares” coreaba Gabinete Caligari allá por los años 80. Y aunque nuestra historia comienza en la primavera de 1975 y no tenga nada que ver con dicha canción, no deja de servirnos para demostrar lo que estos santos locales pueden llegar a significar por las historias que en ellos acontecen. Porque fue en un céntrico mesón de Burgos donde se gestó el que, por aquel entonces, sería de los primeros festivales de música rock en nuestro país. 

Una España en la que el franquismo agonizaba aunque sus ideales seguían interiorizados en una gran parte de la sociedad. Pero había otra parte que pedía a gritos cambios y libertad. Y fue así como el manager y representante leonés José Luis Fernández de Córdoba le ofreció al concejal de festejos del Ayuntamiento Antonio García Martín realizar en la localidad burgalesa, durante las fiestas de San Pedro, un festival al estilo Woodstock manteniendo las distancias, claro está. Con el apoyo de José Luis Martín Frías, director de la barcelonesa revista Popular 1, y de la discográfica Gong de los hermanos García Pelayo, que en aquel momento tenía en sus registros a los mejores grupos de rock, al concejal no le tembló las manos para firmar una subvención de 2.300.000 pesetas de aquella época y prestar la plaza de toros para la celebración de las Primeras 15 horas de música pop Ciudad de Burgos. 

A pesar del apoyo al proyecto de periodistas especializados en críticas musicales de la ciudad como Carlos Tena y Diego Manrique, la valentía del concejal tuvo su implacable contestación desde la prensa local. Un desafortunado titular de La Voz de Castilla pronunció en su portada el día del festival “Vienen al festival pop. La invasión de la cochambre. A Burgos le ha cambiado la cara, ahora tiene legañas”. En páginas interiores justificaban de antemano a los servicios de limpieza por si “barrían” a alguno de los asistentes al concierto. 

Y fue así como el día antes del concierto comenzaron a llegar autobuses repletos de melenudos y hippies a la plaza de toros El Plantío de Burgos, donde se celebraba el festival. La sociedad burgalesa veía que la ciudad se llenaba de tiendas de campaña en la ribera del río Arlanzón y que esa “cochambre” se liaba porros sin pudor alguno entre decenas de policías secretas que llenaban también la ciudad. El franquismo se resistía a darse por vencido aunque ya estaba herido de muerte. 

El 5 de julio de 1975, por 200 pesetas en el tendido y 400 pesetas en el ruedo, casi 2.000 espectadores adquirieron su entrada, y otros tantos se consiguieron colar en el coso taurino. Y todo para ver un conglomerado de psicodelia, rock, pop y flamenco. El festival comenzó con problemas de sonido al no poder escucharse a Hilario Camacho, AlcatrazTilburi The Falcons, ya que no se había podido terminar de sonorizar el cuadro de mandos y se tuvo que hacer sobre la marcha una vez comenzado el espectáculo. A éstos les siguieron Tartessos, Bloque, Iceberg, Eva Rock, John Campbell, GualbertoCompanyia Elèctrica Dharma, Granada, Eduardo Bort, Orquesta Mirasol y los grandes triunfadores del festival StormBurning 

El calor veraniego del día y el frío burgalés de la noche, ayudados por las sustancias legales o no consumidas por la “cochambre” asistente, hizo que Triana, cabeza de cartel del concierto, actuaran los últimos cerca de las 3 de la mañana frente a una plaza de toros casi vacía. Incluso se llegó a cortar la luz sin que los andaluces hubieran terminado su actuación, alegando que se había superado el límite horario permitido para el evento. Y es que, a pesar de la voluntad de los organizadores, el resultado económico fue desastroso, debido sobre todo a la baja afluencia de público. Como Diego Manrique escribió al día siguiente “el rock español aún no tiene poder de convocatoria”. Lo que ellos no sabían era que la semilla ya estaba bien plantada. 

Antonio J. Blázquez
Contable de día, viejuno ochentero amante del rock y del heavy metal de noche. Padre de familia las 24 horas del día.

Otras noticias

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10,455FansMe gusta
6,541SeguidoresSeguir
2,049SeguidoresSeguir
218suscriptoresSuscribirte