Reseña: Cult of Lilith – Mara

Uno de los mejores debuts del año desde la lejana Islandia.

A pesar de una escena underground excelente, Islandia no es reconocida, generalmente, por exportar grandes nombres en lo que a metal se refiere. Esto sin desmerecer a grandes nombres como son Sólstafir, Naðra, Vintage Caravan, Sinmara o Wormlust, sobre decirlo. Tal vez sea por esto que, cuando nos topamos con bandas como la que ocupa esta reseña, la expectación y el interés sean bastante altos.

Cult Of Lilith llegan directos desde Reikiavik para desplegar un enérgico deathcore con altas dosis de virtuosismo. Todo esto dando margen también a grandes momentos instrumentales influenciados por la música clásica y la ópera, los cuales redondearán Mara (de martröð, pesadilla en islandés), título del álbum en cuestión. 8 canciones y 36 minutos para demostrar de lo que están hechos con este su primer larga duración, amparado por la legendaria Metal Blade Records. Una propuesta a la que ellos mismos han bautizado como metal “barroco necromecánico”. Llamativo cuanto menos…

Sin demasiados rodeos, el disco arranca con Cosmic Maelstrom, que sirvió como single de adelanto semanas antes del lanzamiento del álbum completo. Con esta canción no tardamos demasiado en descubrir las virtudes de la banda, así como el desempeño individual de cada miembro de esta. Esta gran labor instrumental, plagada de intrínsecos pasajes excelsos de técnica, se ve engrandecida por el trabajo vocal de Mario Infantes (español, por cierto). Un vocalista capaz de modular su voz sin demasiada dificultad para llevarnos de agudos a graves con una técnica exquisita.

Purple Tide es una propuesta interesante que no esconde sus influencias más progresivas. Nuevamente, los músicos dan otra lección de metal técnico sin excederse ni resultar soberbios, un pecado frecuente entre este tipo de bandas. Sin embargo, lo que sorprende en esta canción, con permiso de las voces operísticas, es el Hammond que emerge en su tramo final. Esta conecta con un solo increíble que a su vez conduce a un desenlace frenético.

Enter The Mancubus sigue haciendo gala de la diversidad sonora de la que goza la banda islandesa. Ejemplo de ello son esos arreglos electrónicos que se dejan escuchar mientras el resto de miembros siguen ejecutando sus respectivas líneas de manera prodigiosa. Batería y guitarra se entrelazan para dar forma a una de las mejores canciones del álbum. Como curiosidad, esta canción se inspira directamente en el clásico videojuego Doom.

Unas bellas guitarras acompañan una susurrante voz para abrir Atlas, canción que no tarda demasiado en mostrar la cara habitual que la banda lleva mostrándonos durante todo el álbum. Sí es cierto que esta canción puede llegar a decir menos que sus predecesoras, pero no deja de tener elementos muy interesantes. Para muestra las espectaculares líneas de bajo que nos deja Samúel Örn Böðvarsson. Todo volverá a su cauce con Comatose, un manual de caos, brutalidad y técnica, donde también podemos escuchar algunas de las voces más dementes y desgarradoras.

Profeta Paloma mantiene el estilo técnico y extremo que nos viene brindando la banda hasta que llega ese sorprendente interludio flamenco. Estos chicos no son los primeros en introducir flamenco en el death metal técnico, pero sí son de los que mejor lo han hecho. Mostrando una vez más la versatilidad de la banda, este interesante pasaje servirá como elemento de distensión antes de volver a la brutalidad habitual. Se acercan los últimos latigazos de este frenético álbum.

La banda no resta intensidad en Zángano, donde siguen escupiendo grandes momentos de técnica, brutalidad y calidad. Un solo melódico y muy bien ejecutado colma una gran canción que precede al número final del álbum, Le Soupir du Fantome. Una guitarra acústica y una emocionante voz operística abren la canción hasta que la batería rompe la calma. Con esta, la banda entrega sus últimos momentos al mismo nivel que llevan entregando durante todo el álbum, cerrando de manera perfecta.

Elocuentes sinfonías, voces desquiciadas y enrevesados pasajes excelsos de técnica y brutalidad. Todo esto arropado por una excelente producción a cargo de Dave Otero (Cattle Decapitation o Archspire, entre otros). Cabe recordar que este es el primer LP de la banda y que antes de este solo habían sacado un EP en 2016. Esto aumenta exponencialmente el mérito del mismo y evidencia un ascenso meteórico por parte de los islandeses. Es obvio que no han inventado la rueda, pero sin duda han hecho que esta siga moviéndose con firmeza. Uno de los grandes debuts del año, el cual gustará a fans de bandas como Allegaeon o Fleshgod Apocalypse.

Otras noticias

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9,861FansMe gusta
6,198SeguidoresSeguir
1,952SeguidoresSeguir
180suscriptoresSuscribirte