30 años de TEMPLE OF THE DOG

1991 fue un año en el que se publicaron discos muy especiales en casi todos los estilos musicales y particularmente en los que engloba el Rock. Algunos de ellos marcaron una época, otros comenzaron una trayectoria y también los hubo que supusieron el fin de otra. “30 años de…” es nuestra manera de rendir homenaje a esas obras musicales compartiendo con nuestros lectores y lectoras la huella que han dejado en nuestro equipo de redacción. Y ya de paso, recordar tiempos en los que la música que nos mueve a formar parte de esto ocupaba el lugar que se merece. 

Un ejercicio de nostalgia, reconocimiento y celebración. Y para ti que nos lees, ¿qué supuso ese disco en tu vida?

Hoy se cumplen 30 años del lanzamiento del disco homónimo de Temple Of The Dog, único disco de la formación de Seattle compuesta por miembros de Soundgarden y Pearl Jam. Lo que fue en toda regla “el supergrupo del Grunge” cuando el género estaba en plena eclosión se formó y grabó este disco, editado por A&M Records, como tributo al fallecido Andrew Wood, cantante de Mother Love Bone y amigo personal de Chris Cornell. Varios redactores de esta casa nos hablan sobre el disco contestando a las siguientes cuestiones:

¿Cuándo escuchaste el disco por primera vez?

JM Gómez: Escuché el disco a finales de los 90, bastantes años después de su publicación. Lo hice ya conociendo los discos de Soundgarden y Pearl Jam de dicha década.

Iria López: No sé exactamente cuándo, pero hace unos años. Es una parada obligatoria cuando descubres que dos de tus cantantes favoritos son Chris Cornell y Eddie Vedder.

Luis Rey: Lo escuché prácticamente cuando salió. Leí en una revista que los músicos de Pearl Jam habían unido fuerzas con Chris Cornell de Soundgarden para grabar un disco homenaje al fallecido Andy Wood de Mother Love Bone. En la MTV emitían con mucha frecuencia el videoclip de la canción Hunger Strike donde Eddie Vedder y Cornell hacían un dueto a las voces increíble. Poco después me compré el disco y hasta el día de hoy lo sigo disfrutando muy a menudo.

Manu Hernández: A finales del 91 o principios del 92 yo ya era seguidor de Soundgarden desde que a principios de ese mismo año escuché el Ultramega OK y tras el lanzamiento de Badmotorfinger aún más. Pero además llegó aquel Ten de Pearl Jam que fue de las cosas más maravillosas que me han pasado por mi colección discográfica. Imagina cuando me entero de que ambas bandas se han juntado para hacer un disco. Pues eso, “pa la saca”.

Monty: No lo escuché ese mismo 91, faltarían unos meses para que el fenómeno del Grunge estallara y el disco pasaría desapercibido en un principio. Lo primero que escuché fue el tema Say Hello 2 Heaven en el programa De 4 a 3 que conducía Paco Perez Bryan en Radio 3 pero un año más tarde de la publicación del disco. Unos meses después mi tienda de discos de referencia, Icaro discos, recibía el vinilo que ya llevaba una pegatina en la portada en la que avisaban de que había miembros de Soundgarden y Pearl Jam.

Tony Lastres: Recuerdo dar con Temple of the Dog en el momento que de verdad decidí indagar en el grunge, allá por 2015 o 2016. Antes conocía a las grandes bandas del género (véase Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden, Alice in Chains, etc), pero no me apasionaba demasiado (o no lo entendí en su día). Una vez dentro, caí prendido de la voz de Chris Cornell y Layne Staley. Entonces, a raíz de engancharme a Soundgarden, di con Temple of the Dog. Me hubiese gustado haber dado con todo aquello en el mismo momento que nació, pero claro, yo aún no había nacido.

¿Qué te aportó o qué te inspiró el disco? 

JM Gómez: Como seguidor de la obra de Soundgarden y Pearl Jam que ya era, me aportó una visión mucho más personal y “de autor” para este tipo de rock, sobre todo por la grandísima aportación personal a las canciones de Chris Cornell, su principal compositor. De hecho, considero Temple Of The Dog el primer disco en solitario de Chris Cornell, sin desmerecer la valiosísima aportación de Matt Cameron, Jeff Ament, Stone Gossard y Mike McReady, que hicieron del disco algo único e irrepetible.

Iria López: Me lleva mentalmente a un lugar de calma y felicidad. Es algo que pasa allá donde vaya la voz de Cornell.

Luis Rey: El disco en cuestión fue un soplo de aire fresco de alguna manera muy ligado a lo que se cocía por aquellos días en Seattle pero con un salto de calidad hacia lo superlativo. Lo considero una obra atemporal y cualquier fan de la buena música que lo escuchase a día de hoy pensaría que se mantiene de manera impoluta al paso de los años.

Manu Hernández: Para mí supuso todo un descubrimiento escuchar a miembros de ambas bandas juntos, especialmente los temas donde coinciden las voces de Chris Cornell y Eddie Vedder (ambos en mi top 10 de vocalistas favoritos). Ese estilo más orientado hacia el Rock con raíces que tiene el disco comparado con lo que ambas bandas hacían, especialmente Soundgarden, dota al disco de una personalidad única en el universo del Grunge y la discografía de unos músicos con una carrera tan espectacular. El hecho de que fuera un tributo a un amigo músico fallecido, sin tener que tirar del recurso de las versiones, le da un valor incalculable.

Monty: Dificil plasmar todas las emociones que siempre me producen la escucha de esta masterpiece, pero es como si siempre dejara caer la aguja por primera vez. Un disco honesto, con la única pretensión de rendir tributo al amigo perdido. Es uno de mis discos favoritos de los 90, si tuviera que definir con un solo disco el fenómeno Seattle o Grunge sería éste.

Tony Lastres: Este disco fue una lección me ayudó muchísimo a abrir más la mente. Venía de una época en la que solo escuchaba metal o hardcore (de ahí mi negativa inicial al grunge), y este, como otros grandes álbumes del género, me hizo ver cuán equivocado estaba.

¿Fue tu primer disco del artista?

JM Gómez: Conocí a todos los integrantes de Temple Of The Dog en sus “bandas madre”, esto es, en Pearl Jam y Soundgarden. El primer disco que escuché de Pearl Jam fue Vitalogy y de Soundgarden, Superunknown.

Iria López: Sí, claro, porque este proyecto en concreto no tiene más trabajos. Previamente a catar Temple Of The Dog, ya estaba enamorada del Ten de Pearl Jam y Badmotorfinger de Soundgarden. El algoritmo de YouTube hizo el resto.

Luis Rey: Es el único álbum que grabaron con esta formación y bajo este nombre. Poco antes de que falleciera Chris Cornell hicieron una gira por Estados Unidos a la que hubiera matado por asistir.

Manu Hernández: Sí, claro, puesto que fue el único. De los músicos participantes, como ya he comentado antes, ya había escuchado Ultramega OK y Badmotorfinger de Soundgarden, así como Ten de Pearl Jam.

Tony Lastres: Es el primer y último disco de la banda, así que podría decirse que si…

¿Crees que es el mejor disco de su carrera?

JM Gómez: Temple Of The Dog fue el resultado de un homenaje que Chris Cornell quiso hacerle a su amigo Andrew Wood, cantante de Mother Love Bone, que acaba de fallecer. No se volvió a repetir, por lo que constituyó una valiosísima pieza única. Dicho esto, no podría comparar este disco con ninguno de los facturados por Pearl Jam o Soundgarden por ser conceptual y estilísticamente muy diferentes. Sin embargo, como ya he dicho antes, si que considero que fue el primer disco de autor de Chris Cornell y por lo tanto algo más comparable con su posterior carrera en solitario. Yo lo pondría a la altura de Euphoria Morning, disco que publicó Cornell al disolverse Soundgarden y que me parece también muy reseñable. Curiosamente este disco también fue un homenaje de Cornell a su amigo Jeff Buckley, también tristemente desaparecido poco antes.

Iria López: Me remito a la respuesta anterior, añadiendo que ojalá hubieran hecho más discos. Aunque nació sin intenciones ambiciosas, pudo haber sido un gran proyecto en otras circunstancias. Tengo mucha curiosidad de qué podría haber salido de ahí. ¿Acabaría eclipsando a Soundgarden y Pearl Jam? 

Luis Rey: Como ya he dicho es su único disco y en mi opinión esta entre los mejores de la Historia de la Música. Yo lo tengo en mi Top 10 personal

Manu Hernández: Dada la particularidad de que es el único disco de la formación, si lo englobamos dentro de la discografía de ambas bandas no diría que es el mejor, porque para mí Ten de Pearl Jam marcó un antes y un después. Sin embargo, es una obra maestra de canciones que salieron más del alma que de las entrañas y en eso sí que es el mejor.

Tony Lastres: Por desgracia, es el único álbum que lanzó la banda. No obstante, sus hipotéticos sucesores habrían tenido un difícil trabajo a la hora de superar esta obra.

¿Cuál es tu canción favorita del disco?

JM Gómez: Mi canción favorita es Hunger Strike. Pueden pasar los años que sean y me sigue emocionando como el primer día. El dueto de voces entre Chris Cornell y Eddie Vedder es sencillamente alucinante, además de que son dos de mis voces favoritas del rock de todos los tiempos. Y los contundentes arreglos que imprimen a las partes instrumentales tanto Matt Cameron, Jeff Ament, Stone Gossard y Mike McReady son absolutamente épicos.

Iria López: Hunger Strike. Por el mero placer de disfrutar de Cornell y Vedder juntos en un tema tan emocionante, complementándose perfectamente. Sin desmerecer, por supuesto, a los demás músicos. Sólo es por fangirleo.

Luis Rey: Esto es más complicado de contestar porque al ser una obra tan completa a la que no le falta ni le sobra nada resulta complicado decantarse por una o por otra. Además, es por épocas en que lo escucho que voy cambiando de preferencias. Pero podría decir que Say Hello To Heaven, Reach Down o Four Walled World en mi opinión alcanzan una calificación superlativa.

Manu Hernández: Por estar grabadas a fuego en mi memoria podría decir Say Hello 2 Heaven o Hunger Strike, ésta por la voz de Eddie Vedder que en la época me flipaba tanto que hasta influyó en mi manera de cantar. Pero entre los demás hay otros dos temas que destaco: Pushin’ Forward Back, que es como escuchar a la fusión perfecta de Pearl Jam y Soundgarden, y Reach Down que es donde Cornell se deja el alma y la entierra junto a la de su amigo Andrew Wood acompañado de una verdadera jam session de unos músicos con un feeling impresionante.

Monty: Respuesta difícil ante semejante colección de canciones pero hay una que estaría por encima pero por muy poco, All night thing, canción que cierra el disco, en la que batería y órgano llevan el peso del tema con permiso de esa bestia que era Chris Cornell.

Tony Lastres: Call me a Dog. 

¿Qué importancia crees que tiene tanto en su contexto generacional como en la influencia que tuvo después?

JM Gómez: En mi opinión aportó una visión más pop e incluso soul a lo que los integrantes de la banda estaban acostumbrados a ofrecernos. Esto tuvo su importancia e influencia sobre todo en la posterior carrera en solitario de Chris Cornell. Aunque yo también veo reminiscencias de este espíritu en lo que poco después hizo Jeff Buckley en Grace.

Iria López: Digamos que salió en un momento clave. El grunge es el rey de los años noventa y dos de los grandes grupos por excelencia, Soundgarden y Pearl Jam, tienen relación con este disco. El cual, a su vez, tiene sus características propias y estoy segura de que ayudó a sentar bases para muchísimos artistas de la época. Ese lado más “radio friendly” del rock definitivamente se puede ver aquí. Es curioso porque en su momento no pegó un pelotazo tan grande como toda la importancia que fue adquiriendo con el paso de los años. A título personal, es de los mejores discos del género sin duda alguna.

Luis Rey: El disco surgió en plena efervescencia musical de la escena de Seattle y alcanzó una grandísima aceptación por parte de los fans pero que al mismo tiempo se mantuvo como en un segundo plano sin ser machacado por las radiofórmulas. A cualquier músico de la época y posteriores le pudo servir de referencia para marcar lo que es el punto más álgido en la creatividad de un puñado de grandes y jovencísimos artistas.

Manu Hernández: A pesar de haber sido lanzado antes que Badmotorfinger y Ten, creo que el impacto en el público general fue posterior, y aun así no fue mainstream. ¡¡Aquello supuso como un mega bonus track tras el boom de Pearl Jam y Soundgarden en una especie de All Star Game para los auténticos fans del grunge!!

Monty: En el momento de su publicación pasaría desapercibido y no llegaría su reconocimiento pasado un año y con Seattle ya en el mapa donde estaban puestas todas las miradas. Cómo influencia yo la veo en trabajos posteriores de Soundgarden cómo Superunknown sobre todo en la forma de cantar de Cornell y cómo sonaría Pearl Jam, que aún faltarían unos meses para que editaran Ten. Resumiendo en una sola palabra: ATEMPORAL.

Tony Lastres: Creo que el álbum es y fue muy infravalorado en su momento. Tal vez no tuvo el reconocimiento que merecía, así que no creo que fuera importante como tal, al menos en su tiempo.

¿Crees que en el siglo XXI se ha publicado algún disco con alguna similitud o relación?

JM Gómez: Siguiendo la estela de la pregunta anterior me atrevería decir que en cualquier disco en el que se mezcle el rock alternativo con el soul es posible que tenga algo de influencia de este disco. Y también en el espíritu del rock alternativo “de autor”. Me gustaría nombrar a Aaron Thomas, cantautor australiano que estuvo afincado varios años en España y que, en mi opinión, recoge bastante el testigo de este espíritu, aunque de forma más folk. En 2007 publicó Follow The Elephants, disco que desde aquí recomiendo.

Iria López: No, más allá de la propia huella personal del material que hayan publicado Soundgarden, Audioslave y sobre todo Pearl Jam. Y ni siquiera han hecho nada parecido.

Luis Rey: Como ya he contado antes este álbum es completamente único e irrepetible y permanecerá para siempre en el recuerdo de los que de alguna manera aman la música.

Manu Hernández: No, definitivamente no. Lo único que consigo asociar, y esto ya es muy de mi gusto personal, son, por un lado, el tema Alone que sacaron Creed con Maynard de Tool, y por otra parte The Hymn Of a Broken Man, el disco de Times Of Grace, banda compuesta por miembros de Killswitch Engage con su ex cantante (que luego volvió a serlo hasta hoy día) pero vamos, la dimensión de estas obras y el alcance temporal, ni de lejos, aunque me transmitan sensaciones parecidas.

Monty: IRREPETIBLE.

Tony Lastres: Musicalmente hablando, no. Podríamos decir que lo más parecido hoy día sería Pearl Jam, pues todos sus miembros vienen de allí, pero poco más. En cuanto a grandes bandas que se forman con grandes nombres de distintas bandas, tenemos muchos ejemplos, algunos con mejor resultado y otros con peor resultado.

Manu Hernandez
Metalomaníaco admirador de aquellos que se comunican mediante notas y acordes musicales. Siempre tienen algo que decir, aunque pocos les entiendan. Intento responderles con imágenes, pero también hablo inglés, portugués, y murciano. Ah, y a veces escribo, en castellano.... XD

Otras noticias

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10,392FansMe gusta
6,306SeguidoresSeguir
2,049SeguidoresSeguir
218suscriptoresSuscribirte