Crónica: Aphonnic, Bolu2 Death y Mosh en la sala Nazca de Madrid

El pasado sábado asistíamos al triple cóctel que nos habían preparado los organizadores del Shikillo Fest en la Sala Nazca de Madrid para comenzar a dar visibilidad a un nueva edición de este festival organizado en el sur de la Sierra de Gredos. Para la ocasión teníamos sobre las tablas a tres de las bandas más prometedoras del metal en español a todos los niveles: Aphonnic, Bolu2Death y Mosh.

concierto-de-aphonnic-bolu2-death-mosh-en-madrid

La velada daba comienzo con la descarga de los navarros Mosh. No es la primera vez que les veo y además he tenido la suerte de compartir escenario con ellos hace unos meses en Tarragona, y lo cierto es que son una banda tremenda. Con su mezcla de metal-hardcore y tintes de rock duro calentaron bien la tarde presentando su trabajo más reciente El Filo (2017) en la que era su primera visita a Madrid, rodeados de tales compañías, y lo cierto es que no defraudaron: Energía, potencia y definición a raudales sin trampa ni cartón.

El segundo turno era para los onubenses Bolu2 Death; un concierto también esperado, para poder ver al fin a esta banda que fusiona metal, hardcore y electrónica en lo que ellos mismos hacen llamar como “flamencore”. Concierto espectacular en el que nuestro pecho no dejaba de retumbar debido a las potentes sacudidas de la batería y a las ondas expansivas de esa vertiente electrónica que defiende el grupo, plagada de samplers, arreglos, efectos y sonidos que complementan la interpretación en directo de este cuarteto. Entrega 100% en el escenario y respuesta muy buena de un público que no dejó de saltar y hacer pogos durante todo el concierto. Desde luego los de Huelva se llevaron buen sabor de boca en la presentación en Madrid de su Spiral Tour.

Y ya en plena noche llegaba el plato fuerte y el turno de los esperadísimos Aphonnic; una banda que se está comiendo la carretera, la escena, los escenarios, el país, y a todo el mundo. Tanto que se están comiendo a si mismos porque nos vienen prometiendo que el nuevo disco, del que empezaremos a tener noticias la semana que viene, se va a comer a los anteriores Héroes e Indomables. Descubrí a la banda viguesa gracias a uno de mis mejores amigos hace un par de años y desde entonces no me he podido desenganchar, ni quiero; pero lo cierto es que esta bandaza lleva ya casi 20 años en la carretera y es ahora cuando empiezan a ser nacionalmente conocidos y muy respetados, lo cual pone de manifiesto la tremenda lucha de fondo que ha de librar una banda como esta, de mucha calidad desde sus inicios, para sobrevivir en el panorama musical español.

Al margen del debate, Aphonnic llegaban a Madrid para poner punto y final muy a lo grande a la gira de Indomables (2016) con la que prácticamente se han recorrido todo el país y han participado en festivales como el Download de 2018 y el Resurrection Fest de 2017. Debo decir que tuve la suerte de compartir con ellos también en el A cop de Rock de Tarragona, y ¡¡vaya pasada!!!

Con la sala prácticamente llena y todo preparado sonaba la intro del concierto y Iago, Alén y Richy ponían el colchón armónico junto a los samplers épicos para darnos la bienvenida. Seguidamente, como nos tienen acostumbrados, sonaba Amarga despedida del disco Héroes, y los poros comenzaban a abrirse. Tras unos iniciales mini-problemas técnicos con la guitarra de Iago, lo cierto es que el sonido fue espectacular, y más con unos musicazos como estos que le ponen todas las ganas y más, al igual que el resto de bandas de la noche, la verdad. Seguíamos con Osos Color Salmón y Aquellos maravillosos, ya de Indomables, que arrancaba al público a saltar, emocionarse y corear cada verso. Con Amantes relajábamos un poco el ritmo con un toque más dulce que desembocó en uno de los himnos de la banda Mi Capitán con una respuesta brutal del público.

Seguía Luz y Fer, tremendo trallazo que hacía tiempo que no oía, y Ombligos, otro de los clásicos de esta gira de Indomables y que además es el enigmático tema de apertura de este último álbum, con esos riffs tan potentes y disonante a ratos, la batería siempre desbordante, el bajo profundo y ágil, una voz que abarca todos los registros, los teclados, y el coro. Y siempre con ese mensaje de lucha y resistencia al que nos tienen acostumbrados los Aphonnic.

Tras esto sonaba La Deseada. Qué grande y atrevido es este tema, con su historia y su plata y plomo; aunque la realmente deseada vendría después con ese Cunfía, que ahora sí podemos decir que se ha convertido en el auténtico himno de los fans de Aphonnic. Fue coreada hasta llegar al éxtasis y en mitad de la nostalgia, y Chechu nos agradecía a todos que estuviéramos ahí apoyando a las bandas, con mensajito especial para los medios mayoritarios que tapan el avance de bandas como las que vimos esta noche. Chapeau!!

Tras Cunfía encarábamos el tramo final del concierto con un toque muy muy combativo. Sonaba Honrada Avestruz, relato de realidad, con el que se contagió el headbanging total en la sala; Fruta Fresca, en la que Chechu nos explicaba que versa sobre la muerte de cuatro niños palestinos a manos del ejército Israelí, y con el que criticaba duramente las políticas imperialistas de Trump; y Jerry, que nos recuerda que quizás deberíamos morder la mano del que nos da de comer a veces, cuando la situación no es para nada justa.

Se acababa la fiesta, sin tiempo para más y el concierto se cerraba con Ciclopes, recordándonos que es necesario ser indomables, protestar, pelear, pelear, pelear… por nuestras bandas, por nuestros sueños, por nuestra dignidad, por nuestra libertad no impuesta, por nosotros. Y llegó ese final tan épicamente combativo y emocionante.

Sinceramente el concierto se me hizo cortísimo porque lo disfruté mucho y se pasó rápido. Eché de menos que sonara Ahora que tengo 33, Amarga despedida, o Sol de Abril pero las exigencias de horario de las salas también son una realidad. En definitiva un concierto de 10, un directo de 10, un ambiente de 10 y una noche de 10 en el que no faltó gente en ningún momento de la velada con sus 3 bandas.

En los próximos días veremos que nos tienen preparados estos grandísimos Aphonnic para seguir deleitando nuestros oídos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.