Crónica: Pepe Bao Trío en el Garaje Beat Club

Anoche la sala Garage Beat Club acogía a uno de los mejores bajistas que tenemos en nuestro país. Pepe Bao (O’Funk’illo, Estricnina) inundó de música y buen hacer una noche que se presuponía especial presentando en Murcia su gira Ande Bass!. Quienes no conocíamos su trayectoria ni apenas de su música difícilmente nos podíamos hacer una idea de lo que estábamos por presenciar.

Antes de empezar esta reseña, he de pedir perdón por desconocer al resto de músicos que acompañaban a Pepe, pero en los eventos figuran nombres que no se correspondieron con los músicos que actuaron anoche y apenas hubo lugar para presentaciones.
Con una sala prácticamente vacía hasta el comienzo del evento (no se recuperó mucho), servidor tenía la ilusión de ver a Miguel Lamas (batería que supuestamente acompañaba a la banda esta gira). Sentí una gran desilusión cuando, al entrar, escuché a uno de los miembros del staff de la sala decir que Miguel estaba haciendo gira con otro grupo. Casi más desesperante fue esperar poco más de una hora a que empezasen las hostilidades musicales debido a no sabemos muy bien qué, pero estoy bastante seguro que no fui el único que sintió hastío hasta que comenzó el concierto.

pepe bao garaje beat club
Foto: Jose Javier Baños Sanchez

He reservado el párrafo anterior para soltar todo lo malo que tenía que decir acerca de este concierto (todo ajeno al aspecto musical). Una vez Pepe Bao cogió el bajo y el trío que lo acompaña se puso en sus respectivos instrumentos (iba acompañado de teclado y batería), todo lo malo se fue por la ventana más rápido de lo que había venido. Menos de un minuto tardamos en darnos cuenta de que la propuesta musical que nos ofrecían iba a complacer nuestra sed de ritmo; si bien las canciones no ofrecían estructuras complicadas ni cambios repentinos (cosa que disfruto como el que más), la mera ejecución de las partes nos transportaba a otro universo en el que el groove y el toque jazzero a unas líneas, por lo general, funkies, se cogían de la mano para ofrecer una sensación y espectáculo únicos.

pepe bao
Foto Jose Javier Baños Sanchez

El funky fue el tono general; dentro de la gran gama y diversidad de estilos que nos ofrecieron pudimos disfrutar de un sonido electrizante e hipnótico con una Garaje que sonaba bien a ratos a y a la que le costaba dominar unas dinámicas altamente controladas que nos ofrecía el trío de Pepe. Un vaivén de solos, sobre todo entre bajo y teclado, hacía las delicias de un público que, aunque escaso, se mostró altamente agradecido y entusiasmado por el espectáculo que nos brindaban. Las canciones eran un mundo cada una; si bien pudimos escuchar palos de salsa, funk jazzero con toppings deliciosos de otros estilos, country, smooth jazz, bossanova e, incluso, disco; eran interpretadas con maestría por unos músicos a los que se notaba experimentados en este tipo de saraos. Podríamos pensar al principio que en esta propuesta iba intrínseco el factor de destacar a Pepe Bao por ser una formación enfocada a su persona (como su propio nombre indica) pero, además de mostrarse muy sobrio cuando le tocaba destacar (igual que a todos), supo hacer de su increíble técnica un pasatiempo y no un “look at my hands wow so speed so good”. Ese tipo de sobriedad la agradecimos bastante; un músico consolidado y de su talla fácilmente puede caer en el hechizo de querer complacer visualmente a la gente pero denotó una gran profesionalidad en el aspecto de querer maravillarnos con cada nota que salió de su cuatro cuerdas.

pepe bao murcia
Foto: jose Javier Baños Sanchez

Hubo una serie de aspectos que llamaron poderosamente mi atención: para empezar; el hecho de que no los vi parar ni un momento a afinar (hablo de Pepe y de Santiago Campillo, al que subieron al escenario en varias canciones). Por otro lado el bajo de Pepe, aún sonando delicioso, se notaba vivido y con más trayectoria que el 600 de mi abuelo. Cada vez que Pepe se quedaba solo (con los demás músicos, incluso, fuera del escenario) el mundo parecía detenerse. No he visto a muchos músicos capaces de hacer esto; es muy difícil ofrecer una amplia gama musical con un instrumento que, aunque nada limitante, es mucho más difícil de hacer sonar de lo que pueden ser una guitarra o un teclado. Esto no nos deja otra conclusión sino que Pepe Bao es internacionalmente reconocido por muchísimo mérito propio. Un hombre experimentado en una gran variedad de estilos, se le nota nada cerrado a abrirse y experimentar con la música como si de un niño descubriendo su juguete favorito se tratara.

La cara del público asistente al evento lo decía todo: Pepe Bao es único en su especie y el show de anoche se recordará como algo irrepetible a su modo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.