Crónica Sepulcro y Sacramento en Murcia

El pasado viernes 16 de septiembre, teníamos una cita con dos buenos grupos de Heavy Metal en la sala Garaje Beat Club de Murcia. Por un lado nos visitaban los cordobeses Sacramento, con Manuel Escudero al frente, para presentar su segundo disco Horizonte de Eventos; y abriendo la noche directos desde Bullas (Murcia) Sepulcro.

Nada más entrar a la sala se confirmaban mis peores expectativas, la sala estaba casi vacía, y ya van varias noches igual. Algo que nos tendremos que empezar a mirar los murcianos a los que nos interesa el rock y el metal; pocos grupos seguirán pasando por Murcia si en sus conciertos no hay 40 personas (si llega). Por suerte, podemos confirmar que los grupos son profesionales y lo dan todo sobre el escenario para cinco o para quinientas personas. Además, especialmente Sepulcro contó con una buena legión de seguidores que no dejaron de animar durante todo su concierto, algo que se agradeció aunque también es verdad que, por momentos, parecía que estábamos en un local de ensayo.

Para quién no conozca a Sepulcro, decir que es un cuarteto nacido en 2009 en la localidad de Bullas (Murcia). El grupo tiene en su haber dos trabajos de estudio, un EP publicado en 2012 y un LP de 2015; y mencionan entre sus principales influencias a grupos como Iron Maiden o Saratoga, referencias con las que fácilmente podemos ubicar su estilo: Heavy Metal puro y duro.

sepulcro heavy metal

Durante su tiempo de actuación el grupo fue intercalando los temas de sus dos trabajos, dejando canciones como Ambición, Miro hacia atrás o La última carta, temas muy metaleros, sin sorpresas, pero bien defendidos musicalmente. Por ponerle alguna pega a su concierto, diría que los vi algo cohibidos sobre el escenario, sólo animándose algo más cuando recibían el apoyo directo de sus amigos; el más activo del grupo y al que se veía más cómo era a su guitarrista Javier Martínez que dio una buena muestra de su control de las seis cuerdas.

Cerraron el concierto con Su condena, canción dedicada a la lacra de la violencia machista; y el esperado (y pedido pedido por el público) bis El mundo de mis sueños, tema que cierra su LP Ambición. Buen concierto, buenos músicos, aunque quizás con falta de rodaje que les de algo más de soltura sobre las tablas.

Sepulcro

Cambio de escenario previo a la salida de los protagonistas de la noche: Sacramento. Todavía quedaba alguna esperanza de que con ellos hubiera algo más de afluencia en la sala, pero nada de nada. Seguíamos siendo las mismas treinta y pocas personas y a eso mismo fue a lo primero que se refirió Manuel Escudero nada más salir al escenario y alguna que otra vez más a lo largo del concierto. La subida de la pantalla del Garaje Beat Club nos dejaba ver dos carteles a los lados del escenario con la portada del segundo álbum del grupo Horizonte de Eventos.

Aún no había visto en directo a Sacramento y, la verdad, es que les tenía ganas. He intentado seguir la trayectoria de su vocalista, Manuel Escudero, y lo he visto varias veces en directo en grupos como Medina Azahara o Santelmo; aunque hacía ya 3 o 4 años de la última vez, en un grupo tributo a Deep Purple. A parte de su carisma y su buena voz, Manuel sabe rodearse de buenos músicos, y así lo demostró esta noche con Adrián Phoenix a la guitarra o Tete Navas a los teclados.

Sacramento Murcia

El grupo se centró su actuación en su segundo disco de estudio, comenzando con temas como Destino marcado o Rencor. Buen sonido y un grupo que se ve cómodo sobre el escenario. Adrián es un auténtico espectáculo, no paró ni un momento haciendo varios tappings y tocando la guitarra por encima del mástil en varias ocasiones. De Escudero me llamó la atención su claro estilo a lo Dio a la hora de moverse sobre el escenario, la forma de flexionar las piernas y extender el brazo para mostrarnos mano cornuta, recordaba, por momentos, al añorado vocalista.

La sorpresa de la noche, al menos para mí, fue el tema de Santelmo Junio del 44, que fue uno de los más coreados de la noche. El grupo aprovechó el buen ambiente para mantener el ánimo del público, alentándonos a corear el estribillo de La estrella de David, dejando uno de los mejores momentos de la noche.

santelmo murcia

Sin parar de animar y de incitarnos a echar en cara a nuestros amigos que se habían perdido un gran concierto, el grupo seguía descargando heavy metal, con largos y veloces solos de guitarra acompañados por la omnipresente melodía de teclado. Tras un buen solo de batería de Gustavo Segura, llegamos al final del concierto con Black Deep Rainbow, el tema dedicado a Ritchie Blackmore, el guitarrista responsable de que todos los presentes estuviéramos allí reunidos.

Buen concierto de Heavy Metal, aunque con un sabor agridulce por la poca afluencia de público que, desde mi punto de vista, nos tiene que hacer reflexionar sobre cuál será el destino del estilo cuando desaparezcan los cuatro grandes y no haya relevo generacional porque los grupos se queden a medio camino por falta de apoyo.

Galería de fotos 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.