Crónica: The Godfathers en el Garaje Beat Club de Murcia

Arranque de la gira española de los británicos The Godfathers con una primera parada en el Garaje Beat Club de Murcia presentando las canciones de su recientemente publicado nuevo álbum Alpha Beta Gamma Delta.

Pasadas las 22.00 horas de la noche y con un sonido prácticamente impecable durante todo el show empezó el concierto de manera muy enérgica con tres trallazos como This is War, Cause I said so y If I only had time. Con un veterano a los mandos como el gran Peter Coyne la banda se mostró muy compacta, algo que solo dan los años de experiencia y carrera musical.

The Godfathers
Fotos: Diego Montana

OCD fue la primera toma de contacto con las canciones del nuevo disco. Un tema de reminiscencias ramonianas que sonó como si de un gran clásico de la trayectoria de la banda se tratase.

Más cera con This is your Life y Wild and Free para dar paso a la rocanrolera Johnny Cash Blues como claro homenaje al hombre de negro.

La asistencia de público fue bastante escasa (luego el respetable se quejará de que no hay conciertos y llenarán con bandas tributo) pero los pocos que nos reunimos para este apadrinamiento en vivo dimos buena cuenta rellenando el hueco de los ausentes.

Fotos: Diego Montana

La banda continuó a lo suyo soltando adrenalina mientras Peter sacudía con energía el micro mientras escupía las letras de grandes canciones como Love Is Dead, Unreal World o Coming Down. Otra que sonó excepcional fue I’m Not Your Slave del Alpha Beta Delta Gamma coreada por todos con entusiasmo.

I’m Unsatisfied dio paso a uno de los clásicos más celebrados de la noche que fue la fantástica She Gives me Love.

Si tuviera que resaltar a alguno de los músicos de la banda sería sin duda a su bajista Jon Priestley que hace sonar todo de una manera muy compacta y enérgica.

Fotos: Diego Montana

La también coreadísima Birth School Work Death puso punto final a un excelente show que complementaron en los bises con I can’t Sleep, Lay That Money, Tonight y el broche de oro tocando Damn Nation que puso a bailar y disfrutar a todos los presentes.

Un muy buen concierto que no hizo decaer el ánimo de los presentes a pesar de la floja asistencia. Peter Coyne sigue teniendo el as en la manga de la calidad musical y tendremos The Godfathers esperemos que para mucho tiempo más.