Crónica y fotos de León Benavente en Murcia

Una ciudad repleta de grupos emergentes tocando a pie de calle en el día de la hispanidad y, como colofón, una actuación de León Benavente resultaba demasiado irresistible. Y es que fue precisamente en Murcia donde esta brillante alineación de músicos dio su primer comienzo.

El Auditorio Municipal del Parque de Fofó se llenaba poco a poco mientras Ángel Calvo y su folk costumbrista intentaba acaparar la atención.

Angel calvo

Pasadas las 22:30 los técnicos hacían una última puesta a punto de un cuidado y elegante escenario. La media de edad es elevada y todos sabemos qué es la ley Corcuera.

leon benavente murcia
Foto: Alfonso Rock Culture

El show comienza con la envolvente  introducción espacial de Cuatro monos, con Abraham Boba sentado ante sus teclados. El krautrock estalla a mitad de canción con el carismático cantante ya de pie y que no se volverá a sentar hasta la mitad del concierto. El sonido es cristalino y roza la perfección. La iluminación complementa espectacularmente el ambiente rollo “Twin Peaks” que domina el escenario, dándole un toque que puede llegar a recordar incluso a “Nine Inch Nails”. Le sigue Amo, siguiendo el mismo orden que en su último largo Vamos a volvernos locos (2019 , Warner). Con Como la piedra que flota ya tienen al público en el bolsillo. La ribera y Se mueve constituyen los primeros guiños a sus anteriores trabajos.

leon benavente murcia
Foto: Alfonso Rock Culture

Vuelven a su última obra desgranando el demoledor riff de farfisa de Mano de santo. Con Estado provisional y Ánimo, valiente Boba se vuelve a sentar para re-visitar estas dos joyas del primer disco de la banda. Y nos recuerda que el primer concierto lo dieron precisamente en Murcia. De todo esto tiene que tener mucha culpa Cesar Verdú, batería de la banda, que fue militante de los míticos Schwarz, los cuales siempre han parecido ser más de Colonia que de la capital murciana.

Leon Benavente
Foto: Alfonso Rock Culture
leon benavente murcia
Foto: Alfonso Rock Culture

Le siguen No hay miedo, Aún no ha salido el sol y Volando alto como preludio del momento álgido del show. Con Tipo D se desata la locura pues nos convencen realmente de que lo que suena es un hit. Incluso nos apetece abrazar al tipo de delante que antes nos caía mal. Sin dejarnos respirar atacan con Disparando a los caballos, para mi la mejor canción de su último LP. El ritmo anfetamínico de la canción me recuerda a los mejores “Parálisis Permanente”, con una banda realmente embrutecida, con actitud punk y contestataria. Algo realmente escaso en la escena indie patria actual. Memorable ver a Boba dejarse la voz con su “personas intentando ser personas”. California, con ritmo en la misma onda, nos remata para dar paso a la sutil Tu vida en directo”, la cual cierra el disco y , supuestamente, el concierto.

Leon Benavente Murcia
Foto: Alfonso Rock Culture
leon benavente murcia
Foto: Alfonso Rock Culture

El cuarteto vuelve a salir para iniciar los bises con la delicada y armoniosa La canción del daño. Pero la tormenta de krautrock se vuelve a desatar con Ayer salí, ese alegato nihilista dedicado a los que buscan calmar sus ansiedades en la selva nocturna. El riff distorsionado y asesino del bajo de Eduardo Baos da paso al momento más loco de la noche.

Ser brigada es sudor y peligro, una road movie hecha canción. Es el himno que hace a la gente corear la guitarra de Luis Rodríguez, justo donde no hay voz. La nerviosa y contundente Gloria cierra el magnífico concierto poniendo el nivel de intensidad muy arriba y a todos los asistentes más que satisfechos.

Foto: Alfonso Rock Culture

León Benavente constituyen una de los pocos casos en los que el indie español resulta realmente incómodo para las altas esferas. Su discurso aúna nihilismo, crudeza y hedonismo a partes iguales. “Que se pudra este ramo de rosas pero no antes que usted, señor Presidente”, reza sin pestañear un enérgico Abraham Boba que siempre actúa como front-man de una banda que ya está pasando a la historia.

leon benavente murcia
Foto: Alfonso Rock Culture

Habrá que agradecer al Opel Corsa de Luis Rodríguez el hecho de haberse quedado tirado en un páramo situado entre León y Benavente. Genialidades así sólo pueden llegar de esta forma.

Foto: Alfonso Rock Culture

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.