Mujeres en la industria musical: Andrea Palacios (vocalista de Frojan)

¡Hola! Muchas gracias por dedicarnos tu tiempo. Antes de nada, me gustaría que nos contaras ¿Cómo han sido tus inicios en la industria musical? ¿De dónde nació el interés por este sector?

¡Hola! Encantada de estar por aquí y muchas gracias a vosotras por contactarme. Mis inicios, no en la industria pero sí en la música, comienzan prácticamente desde el momento en el que llegué al mundo. Una de las cosas que más agradezco de mis padres es que siempre me rodearon de música. Escuchaban cantidad de distintos géneros y magníficas referencias que me hicieron adentrarme cada vez más en lo que, poco a poco, se acabaría convirtiendo en mi pasión.

Recuerdo que desde más o menos los 3 años comencé a cantar, por lo que uno de los primeros regalos que me han hecho fue un micrófono de karaoke que en alguna ocasión me tuvieron que acabar quitando de las manos por no soltarlo. No mucho más tarde, comenzó mi interés por los instrumentos, y, aunque me costó elegir en un principio, me acabé decantando por el piano. En los conciertos de fin de curso de la escuela de música siempre tocaba las piezas que me mandaba mi profesora junto con
una canción con la que cantaba y tocaba al mismo tiempo. Esto era lo que más disfrutaba y, al mismo tiempo, fueron mis inicios en un escenario.

Llegó mi adolescencia y comencé el conservatorio profesional, especializándome esta vez en canto. En este período también empecé a ser autodidacta con el ukelele y la guitarra y a experimentar haciendo covers de mis canciones favoritas, lo que me llevó a enamorarme, más de lo que ya estaba, con el mundo del rock. Después de eso, las ganas por subirme a los escenarios y la necesidad de trabajo me llevó a integrarme en diferentes orquestas, un trabajo de lo que saco sobre todo experiencia y muchas
lecciones aprendidas. Tras la pandemia y haber dejado este mundo, decidí tomarme un pequeño descanso. Es gracioso porque solo tardé unos meses en encontrarme con mi banda actual, a los cuales no dudé ni un minuto en decir que sí cuando me ofrecieron trabajar con ellos.

Marina González Pastor

Cada vez podemos ver más la presencia de mujeres en carteles de festivales y otros eventos, pero aun así sigue predominando la presencia masculina en este ámbito ¿A qué crees que se debe?

Me alegro muchísimo de que esto esté cambiando y podamos, por fin, ver a muchas más mujeres en todo tipo de eventos. Sin embargo, creo que este lento progreso se debe, como todo, a la predominancia de los hombres en muchos ámbitos. La industria de la música ha estado siempre dominada por figuras masculinas, no sólo encima de los escenarios sino también en la producción, la edición o la publicidad. Esto ha llevado a que muchas de las grandes figuras femeninas de la historia musical hayan tenido caminos más difíciles de recorrer para adentrarse en esta industria y poder ser
escuchadas.

Lo más importante es la música, no la imagen.

¿Qué medidas piensas que deberían tomarse para ayudar a que esta situación
cambie?

En cierto modo creo que es importante ofrecer nuevas oportunidades a las mujeres para que se adentren más en la industria y a la vez se sientan cómodas participando en conciertos o festivales. Es difícil adentrarse en grandes eventos donde los carteles están conformados con un 99% de grupos masculinos, sobre todo si no sabes si vas a ser infravalorada. Desde aquí también me gustaría animar a todas las mujeres músicas para que no les de miedo participar en este tipo de eventos, ya que es importante para hacernos oír y ser un referente para otras mujeres que dan sus primeros pasos en este
mundo.

¿Cuáles son las principales diferencias que encontraste a la hora de introducirte en el mundo musical siendo mujer?

No llegué a encontrar muchas diferencias en el contexto de música clásica en el conservatorio, ya que allí eran exigentes por igual con hombres que con mujeres. Sí las encontré, y muy fuerte, cuando empecé en las orquestas y en el mundo del rock. En cuanto a las primeras, existe una gran cosificación de las mujeres, prácticamente exigida porque este mundo es así. Creo que hay unos valores arraigados que están extremadamente atrasados y deberían cambiar. Se puede dar espectáculo sin tener
que sexualizar. Lo más importante es la música, no la imagen.

En cuanto al segundo, es cierto que como mujer dentro de un grupo conformado por tíos y tocando un género considerado de hombres, es difícil no sentirnos no valoradas de igual forma que nuestros compañeros en algún momento. En mi caso, yo he tenido la suerte de estar con unos compañeros maravillosos que siempre han hecho que me sienta una más en el grupo, aún habiéndome integrado cuando el grupo ya estaba formado. Nos regimos por el compañerismo y siempre intentamos ayudarnos musicalmente. En verdad, es de lo que cualquier grupo debería tratarse.

Me siento fuertemente inspirada por todas las que trabajan duro y ponen pasión en lo que tocan, las que luchan por sacar su mejor versión musical y las que ayudan a otras a hacerlo

¿Ves un crecimiento de presencia de miembros femeninos en esta industria en los
últimos años? ¿En que ves qué haya cambiado?

Quizás no tanto en los últimos años, pero sí en las últimas décadas. Creo que ha cambiado sobre todo en qué tipo de referentes se nos presentan. Hace algunos años, quizás no había tantos referentes femeninos en todos los géneros musicales. Ahora tenemos a todo tipo de mujeres con diferentes roles e instrumentos, de diferentes cuerpos, diferentes razas… Todavía queda mucho que cambiar, pero el cambio que llevamos hasta ahora marca un buen inicio.

¿Por qué mujeres te sientes inspirada? ¿Hay alguna con la que te haría especial ilusión trabajar?

Muchas mujeres diferentes entre sí me inspiran de formas diversas. Me siento fuertemente inspirada por todas las que trabajan duro y ponen pasión en lo que tocan, las que luchan por sacar su mejor versión musical y las que ayudan a otras a hacerlo. Me hace mucha ilusión cuando compartimos escenario con más grupos que estén conformados por alguna mujer. Espero que pueda darse en muchos más conciertos y festivales.

¿Cuáles son las artistas que ves dentro del sector que sirven como referencia para
nuevas generaciones?

Lizzies, Bones of Minerva, Belako, Agoraphobia, Bala… son unas pocas de las muchas mujeres maravillosas que conforman este mundo y que estoy segura de que servirán de referencia para nuevas generaciones tanto como lo fueron y son para mí.

Siendo mujer siempre se juzga más la apariencia, algo que en los hombres parece no ser tan relevante ¿Ha influido tu aspecto físico en algún sentido a la hora de trabajar en este sector?

Un sí rotundo. Siento que mi cuerpo es comentado con cada cambio, algo que definitivamente no pasa con los hombres. Por lo menos, no con la misma magnitud. Esto es algo que quizás ha incrementado con la exposición de los grupos en las redes sociales, pero tampoco hablamos de un problema reciente. Siempre se han escuchado críticas a mujeres artistas por su forma de vestir, su corte o color de pelo, su maquillaje, sus tatuajes… es algo que venimos interiorizando desde las primeras que subieron a los escenarios. Y por este motivo, por tenerlo tan interiorizado en sociedad, me parece escalofriante. Como ya he dicho, no es algo solo de mujeres y hay hombres que lo sufren de igual forma, pero sí es cierto que normalmente recae sobre nosotras.

¿Hay alguna situación que hayas vivido en esta industria por ser mujer que te haya marcado?

Sí. Todas las veces que recibo la enhorabuena por otras mujeres de este mundo, con las que no pensé que tendría oportunidad de interactuar en mi vida, me hacen que recuerde y aprecie (más de lo que lo hago a diario) trabajar en esta industria y darlo todo por seguir en los escenarios muchos años más. Esta es una de las razones por las que me parece muy necesario apoyarnos entre nosotras.

¿Piensas que en este sector prevalece la sororidad ante la envidia o al contrario?

Confío en que prevalece la sororidad. Yo siempre he tenido la suerte de encontrarme a mujeres maravillosas en las que solo se reflejaba deseo de éxito por ambas partes. La envidia es uno de los sentimientos más feos que se pueden sentir, tanto en este mundo como en la vida en general. Disfruta de lo que tienes y alégrate por lo que tienen las demás, con esfuerzo siempre se puede aspirar a conseguir lo que ahora nos parece imposible.

Ha pasado ya bastante tiempo desde que comenzó la pandemia del Covid-19 y que tanto ha afectado a la cultura, especialmente a la música en directo. Poco a poco se van dando pasos hacia una vuelta a la normalidad, pero aún sigue habiendo riesgo. ¿Cómo lo has llevado todo? ¿De qué manera ha afectado a tu actividad y cómo has conseguido seguir adelante con tus proyectos?

La verdad es que ha sido una época difícil, y más para los que trabajamos en este mundo. Sobre todo, ha sido complicado encontrar sitios donde tocar cuando pudo comenzar de nuevo la música en directo. A pesar de esto, para mí, la pandemia y la consecuente cuarentena que ha llevado ha sido una época que me ha permitido un descanso. Eso ha permitido mucho que pudiese centrarme en mí por un tiempo, además de en la composición. Creo que una de las cosas buenas para algunos músicos es que esta desgracia nos ha dado mucho tiempo para pensar, lo que permite revolver las emociones (tanto buenas como malas) hasta poder convertirlas en música.

Cuéntanos con más detalle, ¿en qué andas inmersa actualmente? ¿La situación actual influye de alguna manera en cómo lo estás enfocando a corto y medio plazo?

Actualmente estoy inmersa en mi grupo, en nuestra gira y en los nuevos proyectos que  se nos van ofreciendo por el camino. Al mismo tiempo, también estoy avanzando con mis proyectos personales de escritura en el mundo del guion de cine. Me estoy enfocando sobre todo en el corto plazo, ya que no sé ni yo dónde estaré dentro de unos meses. Después de la pandemia, mejor no hacer planes a muy largo plazo, jaja.

Aún así, si se me presenta algo interesante a medio plazo no creo que lo rechace, ya que trabajar de lo que me gusta es un privilegio y, al fin y al cabo, lo que me llena el corazón.

¿Qué opinas sobre esta sección de mujeres en la industria? ¿Piensas que ayuda a
destacar la presencia de la mujer y sus circunstancias en el rock y el metal; ¿o, por el contrario, crees que puede transmitir algún mensaje negativo?

Todo lo que se hable desde y para mujeres es de ayuda. Destacar nuestra presencia desde una perspectiva femenina y dándonos espacio para contar nuestras experiencias me parece una de las mejores formas de tratar este tema. Enhorabuena de verdad por crear este espacio y seguir llegando a más mujeres.

Para ir finalizando, ¿Te gustaría dejar algún mensaje a los lectores de Rock Culture?

Invertid vuestros ahorrillos en cultura y apoyad la industria de la música, que nos trae muchas cosas buenas. Gracias por leerme, salud y rock and roll.