Nightwish, William Wetmore Story y el arte funerario.

La obra del escultur William Wetmore Story nos acerca a un tipo de arte que ha marcado mucho al rock y el metal en sus portadas.

 

Contexto histórico.

A medida que el ser humano ha sido consciente del fin de su existencia, el culto a la muerte ha ido creando diferentes formas de rendir culto a sus difuntos.
Los dólmenes prehistóricos, las pirámides de Egipto o los sarcófagos romanos son algunos de los principales ejemplos que encontramos en la historia del arte.
Con el triunfo del cristianismo en Europa, las iconografías del arte funerario van a enriquecerse con figuras de ángeles que portan el alma del difunto, cortejos fúnebres o retratos en espacios cada vez más elegantes y lujosos.
Sin duda, el Barroco es una de las épocas de esplendor del arte funerario, con artistas como Bernini, quién realizó algunas de las sepulturas más emblemáticas de Papas en San Pedro del Vaticano, añadiendo elementos como la muerte representada con un esqueleto con su guadaña y el reloj mostrando la fugacidad del tiempo.

Bernini tumba urbano VIII
Tras ello, el clasicismo con autores como Canova dieron solemnidad y armonía en sus composiciones de temática funeraria.

Incluso el siglo XIX con el auge del Romanticismo hizo prosperar el arte funerario con imágenes cargadas de emoción y dramatismo.

William Wetmore Story y el Ángel del dolor.

 

Uno de los escultores americanos más famosos del siglo XIX fue William Wetmore Story. Nacido en Salem, Massachussets, se formó como jurista igual que su padre, pero abandonó la carrera legal para dedicarse a la escultura, trasladándose a Roma en 1850.

William Wetmore Story
Realizó el busto de su difunto padre en 1856 y una serie de obras y diseños como el del Monumento a Washington que finalmente se descartó aunque fue muy bien valorado.
En 1894, William Wetmore Story tuvo que realizar una de sus obras más emotivas y famosas, el Ángel del dolor.
Esta escultura funeraria representa a un ángel totalmente abatido sobre una tumba, soltando las flores que le llevaba. En la lápida aparece el nombre de Emelyn Eldredge Story, la esposa del escultor.

William-Wetmore-Story Angel del Dolor

William Wetmore Story falleció apenas un año después de realizar esta escultura, siendo enterrado en el mismo emplazamiento aunque solo aparezca el nombre de su mujer.
La tumba se encuentra en el Cementerio Protestante de Roma, donde habitualmente pasa desapercibida.
La escultura fue ganando fama y se llegaron a realizar más de 30 copias, algunas tan destacadas como la que hizo Antonio Bernieri, en la Universidad de Stanford, en homenaje a las víctimas de un terremoto en 1906.

Nightwish: Once.

Esta impactante escultura llena de emotividad y de gran impacto ha sido utilizada como portada de diversas bandas como Odes Of Ecstasy, Evanescence o Anabantha. Aunque si hay que destacar una portada emblemática, sin duda fue la utilizada por la banda finlandesa, Nightwish, para su disco Once, publicado en el año 2004.

 

Nightwish Once 2004

La banda estaba en pleno apogeo y este disco se consolidó como uno de sus mayores éxitos, coronándose como número uno en Grecia, Noruega, Finlandia, y Alemania, donde llegó a vender 80.000 copias.
Con singles como Nemo o Wish I Had an Angel, la banda consolidó su estilo a caballo entre el power metal y el metal sinfónico, con una perfecta sincronía entre su vocalista Tarja y el bajista Marco Hietala.

Esta sincronía no duró mucho, pues en 2005 y tras más de 130 conciertos realizaron un gran concierto en Helsinki que se grabó en DVD titulado End of an Era y, tras este concierto, Tarja fue expulsada de la banda, siendo sustituida por Anette Olzon.