Presentación Pink Floyd The Exhibition: Their Mortal Remains.

Nick Mason presenta un recorrido excepcional por la historia de la banda. 

Hemos asistido a la presentación de Pink Floyd The Exhibition: Their Mortal Remains. La famosa exhibición de una de las bandas más reconocidas en la historia del rock por fin llega a nuestro país. A partir del 10 de mayo, el pabellón 5.1 de IFEMA abrirá sus puertas a los numerosos fans de la inmortal banda.

Para la presentación hemos contado con dos invitados de lujo, el comisario de la exposición Aubrey ‘Po’ Powell y el mismísimo Nick Mason, batería de Pink Floyd. Nos han podido contar las mieles de esta exposición con la particularidad de contar con una visión interna, como es la de un miembro de la banda.

En primer lugar, esta no es una exposición cualquiera como las celebradas anteriormente, Harry Potter: The Exhibition o Banksy: Genius or Vandal?. La exposición está enfocada no solo para los fans de Pink Floyd, sino para cualquier fan del rock. Incluso me atrevería a decir que cualquier persona con un mínimo de curiosidad puede encontrar esta exposición interesante. Si te gusta el arte, puedes disfrutar de todos los trabajos de cartelería y de sus diseños gráficos. Si te interesa la música en general, puedes ver gran parte de los instrumentos con los que trabajaban y la forma en la que sacaban su particular sonoridad. Incluso si te interesa la literatura puedes ver la inmensa influencia de los más diversos autores en las letras de la banda. Seas quien seas puedes encontrar algo de interés en esta exposición.

Si hay algo que no me genera ninguna duda es que va a marcar los estándares de las futuras exposiciones de bandas similares.

La idea de realizar este particular homenaje a la banda radica en la necesidad de mostrar todo aquello que da forma a Pink Floyd más allá de lo que nosotros estamos más familiarizados, la música. Para ello es necesario la recopilación de todo material gráfico tales como diseños, ideas, bocetos, instrumentación o montajes. Pasando a un plano más tangible, las películas sobre el grupo, los directos y, en definitiva, la posibilidad de dar voz a toda la gente que ha trabajado para que Pink Floyd sea todo aquello que hoy conocemos, más allá de lo percibido de forma directa.

Para lograr este objetivo, las personas idóneas son las hoy aquí presentes, tanto Powell por su relación con Storm Thorgerson e Hipgnosis, encargados de los diseños artísticos de la banda, como Nick Mason que es el archivo histórico de la banda y el encargado de recopilar los más de 350 objetos que componen la exposición.

Bueno, también hemos tenido la oportunidad de ver en exclusiva la exposición en su totalidad y, os estaréis preguntando, ¿qué podemos encontrar en ella? Bien, podríamos desvelaros todas las delicias que ésta contiene pero entonces no os sorprenderíais al verla así que comentaremos por encima para que os hagáis una leve idea.

La exposición es un viaje a través de los cincuenta años de historia de la banda. Está estructurada cronológicamente. Podéis encontrar numerosos elementos de cartelería desde la etapa más psicodélica hasta la más recientes. También aparecen elementos usados en la escenografía o para los conceptos de los álbumes. El arte cobra una gran importancia en todo el recorrido puesto que se pueden encontrar obras no sólo utilizadas como ilustraciones de álbumes sino obras expuestas en museos que han utilizado el arte de Hipgnosis y Storm Thorgerson para las suyas propias.

Para los más curiosos en el mundo del sonido también podéis encontraros multitud de instrumentos y equipo de lo más variopinto. Esto viene acompañado de explicaciones expuestas en pantallas de la banda en el estudio.

Una de las cosas más interesantes es el poder mostrar cómo se realizaban las cosas durante los años 60-70. Difiere enormemente de la tecnología de la que disponen las bandas de hoy en día. Es revelador descubrir como un grupo tan mítico usaba trucos de lo más rudimentarios para lograr conseguir efectos que hoy en día se lograrían con un par de clicks. Un ejemplo sería la portada de Wish You Were Here, la cual se tuvo que hacer en una sola toma y, por supuesto, con fuego de verdad.

Si te interesa el proceso creativo también hay multitud de documentos gráficos que muestran las ideas de la banda. Bocetos de la puesta en escena de algunos conciertos, letras escritas a mano con dibujos e incluso cartas personales.

Cabe mencionar la increíble colaboración de la organización de la exposición con la empresa de sonido Sennheiser. Esta ha aportado una tecnología espectacular que nos permite disfrutar de la música del conjunto británico a la par que disfrutamos de la exposición en todo su esplendor visual.

Sin ninguna duda, todos los fans de la banda disfrutarán enormemente de todo lo que la exhibición ofrece. Particularmente creo que es una forma excepcional de rendir tributo y de recordar para siempre a una de las bandas más influyentes en nuestras vidas. ¿Quién no ha tarareado alguna vez Wish You Were Here? ¿Alguno no se ha emocionado con los increíbles solos de David Gilmour? ¿Alguien no es capaz de ver lo rompedor de las composiciones de Syd Barrett? ¿Quién no ha reflexionado a raíz de lo expuesto en The Wall?

Ahora es vuestro turno. Si queréis disfrutar de las maravillas de uno de los mayores fenómenos musicales de la historia, tenéis oportunidad ahora. La exposición estará disponible del 10 de mayo al 15 de septiembre. Podéis consultar cualquier tipo de duda en la página web que os dejamos a continuación: https://www.pinkfloydexhibition.es/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.