Sir Rod Stewart visita Murcia en plena ola de calor y sube un poco más la temperatura.

Martes, 18 de julio, ocho de la tarde. Caminar por Murcia es como caminar encima de la vitrocerámica encendida. «Mal día para pisar Murcia si tienes sangre escocesa» pensaba mientras me arrastraba hacia la plaza de toros apurando un botellín de agua fresquita.

Con la puntualidad británica que se le presupone a un Sir, comienza a sonar por los altavoces la intro habitual del I Just can get enought de Depeche Mode. Una gran elección para abrir, porque antes de empezar el concierto ya vas con el cuerpo «bailongo» . Mientras tanto, los 13 músicazos que componen la banda de Sir Rod Stewart toman posiciones en el escenario. Ataviados con trajes de chaqueta, como mandan los cánones, no me dan envidia ninguna. «Que por nadie pase», decía un compañero de prensa mientras sudábamos la gorda gorda. 

Foto Pedro Hernández @Picfromthepit

Rod Stewart salía a escena escoltado por su coristas, para comenzar con Addicted to Love

Rod Stewart salía a escena escoltado por su coristas para comenzar con Addicted to Love . Todas iban con trajes ejecutivos y guitarras blancas, en lo que era un claro homenaje a la estética de los videoclips de Robert Palmer. Sería la primera de las muchas versiones con las que nos deleitarían esa noche, entre todos los hits habituales del artista. You Wear it Well, un clásico del 72 de su albúm Never a Dull Moment era el tema que ponía punto y final a las fotografías. Justo después vinieron las luces buenas y el espectáculo.

Foto Pedro Hernández @Picfromthepit

Some Guys Have all the Luck sirvió para desplegar el potencial de la banda, que contaba con un poco de todo: Gaitas, violines, arpas, percusión, vientos… También sirvió para evidenciar que el calor empezaba a pasar factura. Sir Rod abandonó la americana y se desabrochó la camisa, medio arremangada, pasando del look impecable a parecer el que se queda último en las bodas haciendo la conga solo.

Como es un jefe considerado, le dijo al guitarrista: «Anda chaval quítate la americana y la camisa que te va a dar algo» y como buen guitarrista obediente se pasó el concierto sin camisa cual rock star. El resto de la banda fue claudicando al verano Murciano y, en cierto modo me resultó gracioso ver como una banda que siempre luce impecable, parecía un grupo de turistas trasnochados. Tenemos claro que si al bajar la rampa del escenario se encuentran un charco, se tiran todos de cabeza.

Foto Pedro Hernández @Picfromthepit

Creo que Sir Rod Stewart echó de menos su querida Escocia (y su clima) más que nunca, sobre todo cuando le lanzaron una bufanda del Celtic… ¿Y ahora que haces Sir Rod? ¿Te la pones y te mueres o quedas mal? Menuda papeleta… Pues se la pone, porque Sir Rod  es un campeón que siempre ha sabido contentar a sus fans. Me imagino a los del SAMUR en el backstage haciendo apuestas a ver cuando toca la lipotimia.

Forever Young se abre paso en el setlist cual grito de valentía

Pero no fue a mayores, con 50 grados y con bufanda, el show debe continuar y estos escoceses son tipos duros. Sí, ya se que nació en Londres, pero es que los escoceses son como los de Bilbao, más duros que el acero y nacen donde les da la gana. Porque todo el mundo sabe que Londres son las afueras de Escocia. Y Forever Young se abre paso en el setlist cual grito de valentía a lo Resistiré (la del Dúo Dinámico no, la otra, la buena) . De nuevo las coristas/bailarinas toman el protagonismo y aquello se convierte en una fiesta celta.

Foto Pedro Hernández @Picfromthepit

Decidimos separarnos del público y retroceder hacia la mesa de mezclas. Veo un puesto de perritos calientes, creo que vendió uno o ninguno. Un fallo de planteamiento en el caso de negocio. Si llega a montar un puesto de granizados de limón igual hace cien mil euros de caja, pero la vida son decisiones y a veces se acierta y otras… Otras perritos calientes. En cambio The First Cut is the Deepest es un acierto. Acierto que da paso a Maggie May que tantas veces había sonado en Murcia, pero nunca en manos de su autor. Y no es que la de MClan esté mal, pero esta es otra cosa. Por lo que sea… Curioso que la mitad del público canta la adaptación española y me imagino a Rod en lo alto de las tablas pensando «¿Pero qué carajo canta esta gente? ¿Será fruto del calor?» Y te lo querías perder amigo Rod… Murcia is different my friend!

I Rather go Blind, Young Turks (otro tema maravilloso donde las chicas toman el protagonismo) Downtown Train (de Tom Waits) y Rhythm of my Heart (con dedicatoria a Ucrania y proyección en las pantallas de imágenes del conflicto) son la parte central del setlist tras la cual Rod Stewart se retira a tomar un refrigerio necesario, cambio de ropa a algo más «playero» y deja el bolo en manos de Holly Brewer, Joanne Harper y Becca Kotte que hacen una maravillosa versión del clásico I’m So Excited.

Foto Pedro Hernández @Picfromthepit

El sonido, desde nuestra posición junto a la mesa de sonido, es espectacular. Se escucha absolutamente todo de forma nítida, cristalina, respetando el toque de todos los músicos. Lo mismo escuchas un saxo perfecto,  que un arpa, o puedes distinguir cualquiera de los platos de la batería. Los músicos son excelentes y el técnico está a al altura. Quizá me faltó un poquito de volumen pero sería ponerse quisquilloso. Tonight is the Night suena maravillosa, al igual que Have I told You Lately de Van Morrison. Lady Marmalade, de nuevo interpretada por las coristas, sube la temperatura de forma innecesaria. Aquí alguno estuvo al borde del infarto.

Foto Pedro Hernández @Picfromthepit

El punto final a una noche tórrida vino con Baby Jane, Do ya Think I’m Sexy? y Sailing, con Sir Rod Stewart ataviado con la gorra de capitán de navío, llevando el barco de hoy a buen puerto.

Pocos días antes del concierto, Sir Rod sorprendía al mundo anunciando que, tras esta gira, diría adiós al rock para emprender nueva aventuras musicales. Por tanto, podemos afirmar que presenciamos uno de los últimos conciertos de rock del rubio del Celtic.

Es cierto que la última vez que le ví, allá por 2018, se le veía algo más fresco. Tampoco estaba el día para muchos bailes… Aun así dio un buen concierto y demostró que sigue conservando muy buena voz a sus 78 palos. No dudo de su palabra de abandonar el rock, pero yo creo que el día menos pensado se vuelve a enfundar los pitillos, la americana y anuncia que es padre otra vez (igual hasta de gemelos) y saca nuevo disco. ¡Nunca subestimes a un escocés, aunque haya nacido en Londres!

Fotografías: Pedro Hernández 
Textos: Ana Meroño y Pedro Hernández
Organiza: Ibolele Producciones y Live Nation España.