30 años del Black Album de METALLICA

1991 fue un año en el que se publicaron discos muy especiales en casi todos los estilos musicales y particularmente en los que engloba el Rock. Algunos de ellos marcaron una época, otros comenzaron una trayectoria y también los hubo que supusieron el fin de otra. “30 años de…” es nuestra manera de rendir homenaje a esas obras musicales compartiendo con nuestros lectores y lectoras la huella que han dejado en nuestro equipo de redacción. Y ya de paso, recordar tiempos en los que la música que nos mueve a formar parte de esto ocupaba el lugar que se merece. 

Un ejercicio de nostalgia, reconocimiento y celebración. Y para ti que nos lees, ¿qué supuso ese disco en tu vida?

Hoy se cumplen 30 años del lanzamiento del mítico álbum homónimo de Metallica, también conocido como The Black Album por el diseño de su portada, disco más vendido de la banda, con varios singles que llegaron al público mainstream. Fue disco de platino 16 veces y vendió más de 20 millones de copias, estando hasta día de hoy en el Top 25 de discos más vendidos de la historia. Es el quinto album de estudio de la banda angelina, producido por el genio Bob Rock y puesto en circulación por Elektra Records. Hay mil anécdotas y datos especiales que podríamos contar en esta introducción sobre este disco, pero vamos a lo principal que es conocer que ha representado este disco para algunos de nuestros colaboradores contestando a las siguientes cuestiones:

¿Cuándo escuchaste el disco por primera vez?

Antonio J. Blázquez: Después de leer innumerables críticas que lo ponían por las nubes, así como por la recomendación de los colegas, recolecté lo necesario para comprarme el disco en cassette original en un mercado de “segunda mano”. Si no recuerdo mal fueron 500 pesetas de la época, que para un chaval de 14 años era quedarse sin “minis” de cerveza ese fin de semana….

Iria López: Cuando empecé a escuchar metal, allá por los doce o trece añitos creo, bajé algunos discos al ordenador (a Lars no le gusta esto). Aunque no empecé a prestarle atención como disco individual hasta que comencé a indagar a fondo en la carrera de Metallica.

Jesús Ganga: El disco cayó en mis manos una tarde de 2007. Su portada no pasaba desapercibida entre todos los discos que había en la estantería. No pude dejarlo, simplemente por la curiosidad de cómo sonaría un disco que era completamente negro en su portada salvo un detalle.

Luis Rey: Tuve la suerte de escucharlo en tiempo real en cuanto salió. Por aquel entonces era un die hard fan de la banda y cualquier cosa relacionada con ellos la devoraba al instante. El single Enter Sandman reventaba en las radios y no pasó desapercibido para nadie.

Manu Hernández: El mismo año de lanzamiento, con el adelanto de Enter Sandman que sonó en todas, absolutamente todas las radios, especializadas o no. Nunca lo tuve original porque el vinilo se lo pilló enseguida mi colega Luis, fan número 1 de Metallica, y me lo grabó en una de aquellas cintas de cromo que eran la leche…

Melanie Silva: Pues al igual que casi todos los discos que empecé a descubrir en aquella época con unos 16 años empecé a investigar más a fondo Metallica y como no podría ser de otro modo escuché el Black Album para ello.

Pedro Hernández (@picfromthepit): La primera vez que lo escuché fue en algún momento entre el 92 y 93, podríamos decir que “cuando salió” porque en aquella época sin internet los discos salían y podía pasar un tiempo hasta que caían en tus manos. Recuerdo que lo tenía puesto un amigo en un radiocassette y aquello sonaba más alto, más potente y mejor que cualquier cosa que hubiéramos escuchado antes.

Sergio Vecino: El primer recuerdo claro que tengo es con 17 años. Antes me escuchaba a Metallica de forma más mezclada, pero igual cayó alguna escucha entera antes, pero por aquella época los escuchaba un montón.

Vir del Real: Con este disco me pasa algo curioso, a pesar de que como album entero, es el que tengo más trillado, no tengo un recuerdo claro de cuando lo escuché por primera vez, ni quien me lo pasó. Casi todos los temas me suenan a single, y lo asocio mucho a la MTV.

¿Qué te aportó o qué te inspiró el disco? 

Antonio J. Blázquez: Lo que más disfruté fue la calidad de todas las canciones, así como ese peldaño de madurez que aportó la suma de ellas a Metallica como grupo. Ya no era el trash al que nos tenían acostumbrados, era todo como muy elaborado.

Iria López: Me hizo ver la evolución de Metallica. De cómo empezaron en un punto y subieron a la cumbre unos años después. Yo no existía cuando salió, pero me hubiera gustado mucho poder verlos en la gira del disco. Me inspira grandeza, poder, trabajo duro y calidad, mucha calidad. Y así fue cómo me enamoré de Metallica.

Jesús Ganga: Realmente el disco, aunque no mi preferido, fue uno de los cuales saqué mis primeros temas para tocar con instrumentos o fijarme en las grabaciones en su totalidad. Le debo a este disco, y en general a los cuatro primeros de la banda, ser parte de la base en mis inicios como músico.

Luis Rey: Me aportó un placer inmenso escucharlo una y otra vez aprendiéndome cada estrofa de cada letra y esas melodías que me acabaron atrapando sin remedio. Tuve la suerte de presenciar en directo las dos magníficas giras del álbum que pasaron por España en 1992 (Palau Sant Jordi) y 1993 (Estadio de Vallecas). En aquellos tiempos la banda en el escenario era imbatible.

Manu Hernández: Para mí Metallica ya estaba en el Top 10 de bandas de Heavy / Metal consagrados con su anterior disco …And Justice for All, así que lo que vinieron a confirmar con esta nueva obra maestra es que estaban en el Olimpo de los Dioses del Metal. Como creo que ya he comentado en otros discos de esta sección, 1991 para mí fue un año de apertura de miras musicales y este disco llegó en una época en que habían empezado a tocarme más la fibra bandas de otros estilos (principalmente Grunge y Rock Alternativo), pero sin duda fue un golpe encima de la mesa. Es, sin duda, lo que se le considera, un discazo mítico que traspasó fronteras de géneros musicales gracias a su evolución del Thrash Metal personal que practicaban a un sonido más accesible, principalmente en los temas más lentos y melódicos. Y como tal, me entró como la seda y se convirtió para mí en su disco más completo.

Melanie Silva: Descubrir mi gusto por la banda, no era un género que escuchara mucho en aquella época, todavía estaba descubriéndolo y fue acercándome poco a poco a la banda, tanto que hoy en día llevo tatuada una canción de ellos.

Pedro Hernández (@picfromthepit): Básicamente cambió mi vida por completo. Llené mi habitación de posters de Metallica, me compré una Gibson Explorer con los ahorros de toda mi vida y pasaba las tardes intentando sonar como James Hetfield… Pobre iluso de mí… Para sonar como el Hetfield del disco negro no bastaba con una explorer, también necesitabas un Mesa Boogie triaxis, algunos efectos eventide, 20 aparatos más, un Bob Rock a tu servicio y un James Hetfield edición limitada, pero esto no lo entendí hasta años más tarde. Al poco tiempo me di cuenta que me sentía más identificado con Jason, me vestía como él, incluso me corté el pelo como él, esas tonterías de adolescente… Realmente me sirvió para aprender bastante sobre la industria musical, profundicé en la producción (que era la magia de ese disco) y fue la puerta de entrada a un universo fascinante. Recuerdo que los fines de semana me ponía una y otra vez los videos de “A year and a Half” donde explicaban la grabación del disco y le daba a la pausa continuamente intentando ver el equipo que usaban. Era algo obsesivo. La obsesión llegó hasta la marcha de Jason, donde para mí el grupo murió de éxito. Load y Reload son sus dos últimos grandes discos, excelentes discos mal entendidos por algunos fans.

Sergio Vecino: Pues muchas cosas, además de acabar siendo mi disco favorito de Metallica (debate que ha ocupado muchas tardes junto a mi mejor amigo que también es un gran fan) me inspiró mucho como músico, muchas canciones de este disco han influido en que yo haya acabado con una guitarra entre las manos. También me hizo comprender la importancia y la magia de la producción. Bob Rock es gran parte de este trabajo… Seguramente sea el punto de inflexión más grande de su carrera y su último gran disco, aunque los dos siguientes aún tienen bastante miga, pero en general es un trabajo del que aprendí y disfruté muchísimo.

Vir del Real: Como seguidora del hard y de Bob Rock, me encantó ese giro en la producción, sobre todo. Me costó alguna que otra discusión con amigos más puristas, por ese alejamiento del thrash clásico. Recuerdo desgranar las letras una a una con ganas, treinta años después hay tres temas a los que les tengo una tirria irremediable de tanto escucharlos.

¿Fue tu primer disco del artista?

Antonio J. Blázquez: Master of Puppets y …And Justice for All fueron las obras maestras que ya había escuchado previamente. Pensaba que el Black no los podría igualar.

Iria López: No, el primero que tuve en las manos fue Kill ‘Em All.

Jesús Ganga: El primer disco que escuché de Metallica fue Ride the Lightning en 2007. Amor a primera vista de quinceañero a esa portada. Temas como Fade to Black, For Whom the Bells Tolls y Creeping Death fueron una declaración de intenciones, las tres facetas que Metallica me podría ofrecer musicalmente y tenía por explorar.

Luis Rey: Mi primer disco de Metallica y a la postre mi favorito fue Ride The Lightning aunque posteriormente disfruté muchísimo Kill´em All y todos antes del Black Album. Creo que quizá su álbum más redondo sea Master of Puppets, pero en este caso me quedo con el mencionado.

Manu Hernández: No, pero no recuerdo cuál fue el primero exactamente. Sí estoy seguro de que me llegaron sus tres primeros discazos pues uno de mis mejores amigos los tenía y más tarde se los compré cuando le dio por escuchar sólo Punk nacional. Pero el primero que escuché en bucle fue el cuarto, el …And Justice for All.

Melanie Silva: Si, fue el primero luego escuché Master of Puppets, el Kill ‘Em All y el Ride The Lighning. Los recuerdo perfectamente porque los escuché en bucle esa temporada.

Pedro Hernández (@picfromthepit): Si, fue el primero, luego vino Master of Puppets, Kill em All, Ride The lightning y And Justice for all, por ese orden.

Sergio Vecino: Pues creo que el primero como tal fue el Master o quizá el Ride the lightning pero no lo tengo muy claro, este cayó un poco después.

Vir del Real: No, ya había escuchado todos los anteriores, que thrasher era yo por aquella época.

¿Crees que es el mejor disco de su carrera?

Antonio J. Blázquez: Lo equiparo al Justice por ser los dos lados de la frontera que marcó un antes y un después en la evolución del grupo. Ambos discos los tengo en mi top personal en cuanto a influencia en gustos musicales.

Iria López: Es complicado. Casi casi diría que no, que es Master Of Puppets. Pero si atendemos al peso que tuvo en la discografía, quizá sí podría serlo. El Black Album creo que es su disco más logrado, tiene lo mejor de lo que habían hecho hasta la fecha. Cada miembro saca lo mejor de sí como nunca antes se había visto. Pero el Master es el Master… ¿Lo dejamos en empate? Esto es un poco hipócrita cuando llevo un tatuaje del …And Justice For All, pero una cosa son gustos personales y otra la objetividad.

Jesús Ganga: No podríamos catalogarlo como el mejor, aunque si como el punto de inflexión. Estamos ante el disco que definitivamente los coronó como la figura que son hoy en día, pero también como la pérdida del sonido que Ride the Lightning nos trajo sumando suciedad con melodía a partes iguales, y que continuó evolucionando en los dos siguientes albums. 

Luis Rey: Como ya he contestado en la anterior pregunta Ride The Lightning es mi predilecto. Posee la energía y la inocencia de una banda que está casi empezando pero que forja perfectamente unos mimbres que le darán su sello en cuanto a identidad y sonido. Black Album es un gran disco, pero en mi opinión no es el mejor.

Manu Hernández: Sin duda alguna. Los discos anteriores tienen temazos esenciales, casi todos con una fuerza, rabia o caos que apenas se puede encontrar en este, y que son imprescindibles en la evolución y la marca personal de la banda. Pero tal como yo entendía y entiendo el Rock y el Metal, donde hay cabida para muchos matices y emociones, lo veo perfectamente representado en esta obra maestra. Además, la producción del disco es para mí la mejor de su carrera y prefiero no entrar a valorar las producciones de algún otro disco que para mí han dejado mucho que desear.

Melanie Silva: Si, creo que marcó un antes y un después en su carrera y a día de hoy es imposible mencionar a Metallica sin el Black Album.

Pedro Hernández (@picfromthepit): Sin duda ninguna. Entendiendo disco por el concepto de un “todo”. Ride the lightning tiene la inocencia, Puppets las composiciones más elaboradas (hasta la aparición de Load), Justice tiene la rabia, pero el disco negro lo tiene todo. Se juntaron brillantes composiciones con el momento de mayor genialidad del que para mí es el mejor productor de hard rock de la historia, el señor Bob Rock. Todo lo que podía salir bien salió bien y el resultado es uno de los mejores discos de la historia que consagró a la banda como la banda más grande del metal.

Sergio Vecino: Bueno ya respondí a esto hace un rato, pero si, después de muchos años debatiéndome entre varios para mi este es su caballo ganador, es el disco del cual me conozco todos los temas al dedillo, no tiene ningún momento flojo y todo suena tan bien… me parece una obra maestra del género. Por cierto, mi mejor amigo decidió que el mejor es el And justice, es un discazo pero lo de la línea de bajo es imperdonable… que ya puestos aprovecho para comentar que Newsted era un músico increíble y como bajista de Metallica se cruje a Trujillo.

Vir del Real: Como cambia todo con el tiempo, no creo que sea su mejor trabajo, pero lo mismo sí se puede debatir si fue su último buen trabajo. Personalmente no tengo ningún álbum preferido, he de reconocer que al Black le tengo cariño, pero Master of Puppets creo que se lleva el honor.

¿Cuál es tu canción favorita del disco?

Antonio J. Blázquez: Todas, absolutamente todas me parecen temazos. Si hay que elegir uno me quedo con Nothing Else Matters por ser la más distinta al resto junto a The Unforgiven.

Iria López: ¿Sólo una? Pues tengo razones para decir casi todas. Enter Sandman porque le tengo mucho cariño, salía en mi libro de música de 2º de ESO y me obsesioné mucho (más) con Metallica por su culpa. Y después hay tres a las que les tengo especial gusto: Wherever I May Roam, Sad But True y Of Wolf And Man porque desprenden mucho poderío. Y bueno, Nothing Else Matters es la típica que conoce todo el mundo y la tengo en un lugar muy especial desde que pude disfrutarla en directo con toda la lagrimilla.

Jesús Ganga: Sin duda, Sad but True. Un ritmo de batería reconocible y contundente, con riffs de guitarra que hacen de guía a una letra que cualquiera podría poner en su boca. Sencillamente magistral.

Luis Rey: Tengo varias y no son de las más trilladas. Si me tuviera que quedar con dos serían Of Wolf and Man y Wherever I may Roam.

Manu Hernández: Jodida pregunta. En un disco como este no me puedo quedar con una sola, y elegiré tres que, aunque suenen muy obvias, representan perfectamente lo que es este disco para mi gusto. Evidentemente, Nothing Else Matters, por ser un tema con una sensibilidad que uno jamás se esperaba de una banda como Metallica, ya que lo que One, el otro gran tema lento de su discografía hasta el momento, me transmitía, era una profunda desazón (especialmente el vídeoclip) y por eso para mí no cuenta como “balada” … Y luego, las que puedo decir que he escuchado millones de veces y aún a día de hoy no me saturan son Wherever I May Roam y Sad But True.

Melanie Silva: Pues por supuesto la que tengo tatuada, Nothing Else Matters, nunca me había dicho nada ninguna balada ni canción de amor, pero esta es especial, por muchas versiones que hagan de ella siempre me quedo con la original

Pedro Hernández (@picfromthepit): Imposible elegir una, voy a decir dos: Of Wolf and Man y My Friend of Misery

Sergio Vecino: Aunque lo típico sería decir la maravillosa balada Nothing Else Matters la verdad es que por encima tengo a Sad but true, es curioso porque este tema al principio me resultaba extraño y no me acabó de cuajar, pero con el tiempo fue enganchándome más y más. Recuerdo comprarme con mucha ilusión una sudadera con la mítica ilustración de pushead que usé hasta que se caía a trozos… Aunque creo que cada día de la semana podría decir una canción distinta, pero desde luego Sad but true sale ganadora muchas veces.

Vir del Real: Whenever I May Roam, con el paso de los años, a algunas las tengo hasta un poco de manía.

¿Qué importancia crees que tiene tanto en su contexto generacional como en la influencia que tuvo después?

Antonio J. Blázquez: 1991 fue un año de irrupción o consolidación de varios estilos musicales que podrían afectar a la industria comercial del metal y más concretamente al thrash. Metallica supo sobreponerse a esto y evolucionar correctamente sin olvidar sus orígenes.

Iria López: Metallica ya eran grandes, pero fue con este disco cuando se coronaron por todo lo alto. Es el que más copias ha vendido mundialmente, cuyo sonido definió el metal posterior y que a día de hoy sigue siendo una importante influencia. Se llevó el status del metal a un lugar más alto, fue cuando Metallica se convirtió en leyenda. Llegaron a un rango de público inimaginable años atrás, hicieron sus primeros videoclips, inauguraron una categoría en los Grammys. Es indudable que con este disco se marcó un antes y un después.

Jesús Ganga: Este álbum es el principio del fin o si bien lo preferimos, el fin del principio. No solo Metallica dejaba claro una transición a un Thrash metal más moderno y accesible, sino que todo el género evolucionaba masivamente hacia las tendencias Groove y Hardcore.

Luis Rey: Este disco fue lo que podemos llamar un auténtico pelotazo y lanzó a la banda mundialmente. Es un referente en cuanto a sonido y composición y su influencia nos lleva hasta nuestros días.

Manu Hernández: Pues lo ya comentado, un disco del Metal más moderno y mainstream a la vez que potente, hecho por una banda pilar del Thrash Metal, bien posicionado en las principales listas de venta de discos mundiales, haciendo llegar a todo el mundo que esos tipos duros vestidos de negro también sabían hacer música con pausa y sentimiento. Si no fueron los primeros, sí los que mejor lo hicieron y perpetuaron ese rol hasta día de hoy. A nivel de influenciar a otras bandas, es innegable y hay varios ejemplos de grandes bandas de este siglo que se les nota a la legua que han mamado mucho Metallica, como Avenged Sevenfold, Volbeat o Trivium.

Melanie Silva: Como mencioné anteriormente fue un referente no solo para el género si no para la banda y aun años después de salir sigue siendo de obligada escucha.

Pedro Hernández (@picfromthepit): Fue el disco que lo cambió todo, absolutamente todo. Tras el black album todos los grupos de metal querían sonar como Metallica, empezaron a vestir de negro… Incluso bajaron la velocidad de los temas. Es un disco que acercó el Metal a todos los públicos. Es el disco donde James aprendió a cantar. Es el disco donde Bob Rock consiguió que Lars pasase de ser un baterista del montón a ser una superestrella gracias a bajarle un punto de velocidad y enseñarle a caminar en lugar de a correr. Es el disco donde Kirk grabó los mejores solos de su vida y donde su sonido se hizo reconocible dejando de sonar como un guitarrista de Mötorhead para sonar como Kirk Hammett. Y es el disco donde escuchamos por primera vez a un enorme Jason Newsted que consiguió redondear el sonido con unos bajos potentes y presentes. Dejaron de ser unos thrasher de la bahía de San Francisco para ser unas superestrellas de talla mundial.

Sergio Vecino: Bueno cuando salió yo aún no había nacido, pero me imagino que, aunque tuvo sus detractores el disco demostraba por sí mismo la calidad que tenía, tuvo que ser bestial ver una obra maestra como esta crecer y consolidarse. En cuanto a la influencia ya lo comenté, pero me parece un disco esencial para el metal moderno, en mayor o menor medida su influencia perdura. De hecho, creo que es un disco que salvando las distancias aún podría salir a día de hoy, suena increíblemente fresco y no muchos consiguen dar el nivel que dio Metallica en este trabajo.

Vir del Real: Uf!! con el giro que pegaron tuvo mucha más importancia casi que la debida. El cambio de sonido fue importante, las críticas y alabanzas igual de abultadas que las copias vendidas. Este disco supuso un antes y un después en la banda sin duda. Respecto a las influencias, la actualidad manda, y el Blacklist lo deja claro.

¿Crees que en el siglo XXI se ha publicado algún disco con alguna similitud o relación?

Antonio J. Blázquez: Muchos grupos han sabido evolucionar respecto a sus inicios, pero cada uno en su estilo. No sabría decantarme por uno en concreto. Lo que sí está claro es la influencia que este disco ha tenido en el trash metal.

Iria López: No. Simplemente porque por muy buenos discos que se hagan en estas dos últimas décadas, es muy complicado tener una importancia similar a la que tuvo Black Album. Por contexto, por logros, por sonido. No creo que vayamos a ver algo así en mucho tiempo. Pero sí existen muchos discos que están claramente influenciados.

Jesús Ganga: Como en todas las épocas y estilos, existen discos que marcan un punto de partida a una nueva generación de músicos y asientan las bases sobre las que se cimienta un nuevo género. Desde mi punto de vista, este Black Album unido al Vulgar Display of Power de Pantera serían el comienzo de una nueva generación.

Dentro del siglo XXI, destacaría con una influencia similar, aunque no con la repercusión mediática, Animals as Leaders y su disco homónimo, que se ha posicionado como un pilar fundamental y guía de referencia para el Progressive y el Djent del 2010 en adelante.

Luis Rey: Hay varias bandas que han publicado discos con un sonido similar o que han recogido la antorcha dejada por la banda en el álbum. Volbeat o Godsmack son un par de ejemplos de grupos que con su propia identidad han conseguido éxito siguiendo ese camino marcado.

Manu Hernández: Me cuesta encontrar un disco de este calado, sobre todo porque este siglo es otra realidad donde el Rock y el Metal han ido perdiendo peso entre el público mayoritario, principalmente entre los más jóvenes, y por tanto esa faceta rompedora que aportó este Black Album no se podía repetir. No obstante, lo que hicieron Slipknot con All Hope is Gone y System of a Down con Toxicity fue algo parecido, sobre todo dentro del núcleo de la propia escena del Rock y Metal.

Melanie Silva: Sin duda han creado una influencia que se ha visto a lo largo de las generaciones en muchas bandas en cuanto al sonido y mismamente creando versiones de sus temas hasta músicos de otros estilos los han tenido como referente.

Pedro Hernández (@picfromthepit): No, ni de coña, ni se le aproximan, ni en el siglo XXI ni en los sucesivos. Hay discos que son únicos e irrepetibles en la historia, un selecto grupo reducido de menos de 10 discos y este es uno de esos 10. Lo imitarán mil veces, como se imita a Zeppelin, Sabbath, Los Beatles o Los Stones.

Sergio Vecino: Pues a ver, a nivel influencia muchos, pero disco negro solo puede haber uno, no creo que deba haber nada que se le parezca, suena demasiado a Metallica y eso está bien, pero su legado está ahí tanto con este como con otros grandes trabajos. Aunque su época dorada se haya acabado los discos buenos son tan buenos que compensan todo. Todos los músicos de metal hemos soñado con tocar algo de ellos y nos hemos ilusionado al poder ejecutar alguno de sus legendarios riffs, aún a día de hoy me lo paso como un crío al tocar For whom the bells toll con mis amigos y eso es lo que nos ha dado Metallica a todos los que amamos esto. Si se hiciese algún estudio seguramente sea de los grupos que más han hecho que alguien se compre un instrumento.

Vir del Real: El thrash, como todos los estilos se vio perjudicado por la nueva ola musical, mandando al estilo prácticamente al olvido durante una década, resurgió algo en este nuevo siglo. Pero la mezcla fue tan única que no creo que haya nada parecido.

 

Manu Hernández
Formación académica: Heavy desde edad temprana. Graduado en Metal y derivados con seminarios en casi todo género musical. Ni heavy ni metalero al uso, lo siento por los haters. Padre a tiempo completo de una mujer que ha venido para ponerlo todo patas arriba. Música = Vida. Admiro profundamente a quienes que se comunican mediante notas y acordes musicales. Siempre tienen algo que decir, aunque pocos les entiendan. Intento responderles con imágenes, pero también hablo inglés, portugués, y murciano. Bueno, en general hablo, y bastante. Hago casi de todo menos reseñas. Son como la poesía y yo soy más de narrativa... XD

Otras noticias

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10,455FansMe gusta
6,541SeguidoresSeguir
2,049SeguidoresSeguir
218suscriptoresSuscribirte