5 canciones para recordar la obra de George Michael

Hoy hace un año del fallecimiento de George Michael, uno de los grandes iconos de la música moderna. Su pronta marcha nos privó de su talento, pero nos dejó un puñado de obras tan brillantes como escasas.

Su cortísima discografía nos deja 3 álbumes con Wham! y 5 en solitario, aparte de directos y recopilatorios. 8 trabajos repletos de pequeñas joyas, en las que se muestra como un artista de un talento y sensibilidad enorme, de gusto refinado y exquisito, capaz de componer algunas de las grandes canciones del mundo del pop (justo en este 2017 muchos grandes interpretes de otros estilos hacen sus pequeños homenajes/reivindicaciones al pop). Y con una voz prodigiosa.

Su trayectoria da comienzo junto a su amigo Andrew Ridgeley formando Wham!, convirtiéndolos en ídolos juveniles y vendiendo millones de copias por todo el mundo. Quizás fue a la vez lo mejor y lo peor que les pudo pasar. Les catapultó a la fama, pero también este chico, demasiado joven y tímido, al que lo le gustaba en absoluto relacionarse con los medios, quedó demasiado expuesto. Además de llevarle a firmar un contrato con una discográfica que posiblemente lastró el resto de su carrera, contra el que luchó posteriormente con todas sus fuerzas.

Muchos confundirían a Wham! con una boy-band más, pensando que su éxito sería efímero, y sus canciones intrascendentes. Lejos de ello, se volvieron inmortales. Careless Whisper, Last Christmas, I´m Your Man…todas y cada una de ellas estaban compuestas por estos dos chavales, cuando no por George Michael en solitario, no eran producto de ninguna factoría de éxitos.

De esa época me quedo con la espectacular versión que hizo de Everything She Wants en su concierto unplugged de 1996, demostrando lo bien que aguantan el paso del tiempo y la calidad que atesoraban.

 

Tras una disolución amistosa de Wham!, George Michael inicia su carrera en solitario. Antes de lanzar su primer álbum, conseguiría cumplir uno de sus sueños, cantar con su ídolo Aretha Franklin. Esto es algo que convertiría en una constante en su carrera, repleta de tributos y dúos con sus admirados ídolos: Stevie Wonder, Paul McCartney, Whitney Houston y un largo etcétera. Es imposible que se me pongan los pelos de punta en esta actuación junto a Elton John.

 

Con su primer álbum en solitario, Faith, la industria encontró una imagen que explotar, una máquina de generar dinero. Y funcionó a la perfección, George Michael era joven y guapo, cantaba bien y componía buenas canciones. Sólo había que poner en marcha la maquinaria del marketing. Como primer single, se rodó un sugerente vídeo de I Want Your Sex, censurado en muchos sitios, que es justo lo que se buscaba: que hablaran de él. Muchos tienen a Faith como su mejor álbum (algo típico de los medios generalistas, que se fijan más en el entorno del artista que en su obra, como muestra este artículo de El Diario), y sin duda tiene un buen puñado de buenas canciones, pero en absoluto es su mejor trabajo. Sólo es el más vendido y el más publicitado (hasta la saciedad).

Pero Michael sólo estaba interesado en la música, no quería verse ligado a esa imagen de sex-symbol, y no quería que la discográfica tomara el mando de su producción musical. Llegaron las luchas y los juicios, las acusaciones cruzadas y el hastío del artista. Su respuesta fue Listen Without Prejudice, muy superior a Faith. Su título es toda una declaración de intenciones, y se negó en rotundo en usar su imágen para la portada. Temas como Praying For Time, Cowboys And Angels o el sobrecogedor cover de Stevie Wonder They Won´t Go When I Go lo convierten en un álbum fundamental para la década de los 90, marcando un nuevo rumbo en su carrera. Pero las diferencias con la industria estaban servidas, y comenzaron a darle la espalda y a buscar nuevos iconos que vender al público, relajando mucho la promoción de sus trabajos. Algo que por desgracia vemos repetido en demasiados casos: Prince, David Bowie, etc.

El 20 de abril de 1992 tuvo lugar lo que para el que firma ha sido el mayor evento musical de la historia, el concierto tributo a Freddie Mercury. George Michael fue invitado, siendo considerada su interpretación de Somebody To Love como la mejor de la noche por muchos medios (ya en los ensayos podíamos ver a May, Bowie y Seal flipando con su voz). Tanto fue así que la posterior publicación del EP Five Live desató los rumores que aseguraban que Michael se convertiría en la nueva voz de Queen. El motivo del concierto, junto a la presencia de la propia pareja del cantante entre público dotó a esta actuación de una intensidad inigualable.

 

Su siguiente movimiento fue Older. El mejor álbum de su carrera. Más maduro, tranquilo, centrado, mostrando lo que de verdad podía llegar a ofrecer con su música. Older podría ser el greatest hits soñado por cualquier otro artista. Older, Fastlove, Star People, You Have Been Loved son el perfecto ejemplo de su talento y sensibilidad. Pero sobre todo, la que para mi es la mejor de todas sus canciones, Jesus To A Child.

 

Tras él llegarían su álbum de covers Songs From The Last Century y el que acabaría siendo su último trabajo de estudio, Patience. Su entrada en el siglo XXI nos muestra a un George Michael más crítico, activista en la lucha contra las causas que cree injustas y los gobiernos rancios y corruptos, como en Shoot The Dog. Pero también un George Michael más equilibrado, en paz consigo mismo, incluso capaz de reírse de sí mismo y su pasado de sex-symbol, y dejándonos, una vez más, algunas de las piezas pop más elegantes de la década.

 

Siempre en nuestra memoria, George Michael fue, y será, uno de los grandes genios de la música moderna. Con un talento y una voz inigualable, y que nos dejó una obra muy muy corta. Demasiado corta. Su vida y su música nos deberían hacer reflexionar sobre los ídolos y su obra, y la necesidad de separar completamente a la persona del artista público. Los ídolos son una necesidad del mercado. La música es una necesidad del espíritu. Separémoslo y dejemosles que creen con libertad. Listen Without Prejudice.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.