Azkena Rock Festival 2019 – Crónica Sábado

La jornada del sábado en el Azkena Rock prometía ser muy interesante y en mi juicio y opinión acabó siendo histórica. Arrancó de nuevo en la Virgen Blanca con los británicos  Danny and The Champions Of The World que como siempre destilaron calidad musical a raudales con su propuesta de sonidos de rock clásico con tintes soul. Un exitazo de público y de show que calentó perfectamente para los conciertos venideros en el marco del Festival dejando el listón muy alto.
Nuestra primera parada era a las 19:15 horas que a la postre se convirtió en una cita con la historia del festival. Los norteamericanos Tesla ofrecieron un concierto que quedará en los anales del Azkena Rock para el resto de su existencia. Única actuación durante esta gira por territorio patrio y unas ganas tremendas por parte del muchísimo público que se agolpó frente al escenario God de disfrutar con la banda y hacerles ver lo que se les quiere, respeta y admira por aquí. Sonaron los acordes de Welcome to the Jungle de Guns’n Roses por los altavoces a modo de intro y salieron a escena y en primera línea los guitarras Frank Hannon y Dave Rude en su particular duelo guitarrístico para hacer sonar Cumin´Atcha Live. Seguido de ellos un fantástico Jeff Keith con esa voz personalísima que ha permanecido intacta con el paso de los años y con esa aura de rock star clásico. Es un frontman de los que ya no quedan y esperemos que dure sobre los escenarios hasta dentro de muchísimo tiempo. El setlist se desarrolló con un repaso de hits de toda su carrera con canciones como Modern Day Cowboy, Heaven´s Trail (No Way Out) o Breakin´Free. Un solo guiño a su último album Shock con Taste Like que no desentonó en absoluto con las demás. El resto con la emocionante Miles Away, las fantásticas Changes Edison´s Medicine(Man out of Time) y una gran versión de Blackbird de los Beatles con Frank Hannon a la acústica y las voces.
Tesla Azkena Rock
Foto: Cristina Martinez Ortiz
De nuevo esa intro con las acústicas que dio paso a la maravillosa Love Song coreada por todos los presentes. Para cerrar tres clásicos de su discografía que fueron Little Suzi, Signs Gettin’ Better. Una banda pletórica con un público eufórico definen perfectamente lo que vimos en Mendizabala. En esta ocasión dejaron el listón por la nubes marcando un nivel prácticamente inalcanzable.Esa magia que hubo en el escenario dibujó una sonrisa de felicidad en los presentes e hizo derramar alguna lágrima de emoción tras lo vivido.
La siguiente cita era en el escenario Love con Corrosion of Conformity que venían a celebrar el aniversario de su disco más emblemático, Deliverance. El pasado año publicaron otra joya en su discografía que fue No Cross No Crown  que también presentaban por primera vez en nuestro país.
Foto: Cristina Martinez Ortiz

Con un sonido irregular (que mejoró definitivamente a partir de la tercera canción ) arrancaron la actuación con munición de alto calibre haciendo sonar cañonazos como Seven Days, Señor Limpio Broken Man. Desde la vuelta hace unos años de Pepper Keenan a la banda y dejando aparcados creemos que por un tiempo a Down se ha revitalizado la energía del grupo recuperando la esencia de sus mejores años. El himno Albatross atronó y fue aclamado por todos con ese riff tan Sabbath que no oculta en absoluto la principal influencia de la banda. 13 Angels, Vote with a Bullet, Who´s got the Fire? y Clean My Wounds pusieron punto final a un gran show que dejó a todos con ganas de más. Deseando volver a verlos en una sala con este gran estado de forma que mantienen.

Wilko era el cabeza de cartel en este segundo día. Contemplamos su actuación desde la lejanía sin llegar a conectar demasiado con el artista y su banda pero se vio disfrutar mucho a sus incondicionales que abarrotaron el escenario principal.

De nuevo en el escenario Love una de las sensaciones del panorama nacional actual, los madrileños Morgan. Vienen cosechando un gran éxito popular llenando salas por todo el país y con tan solo dos discos en el mercado. Su mezcla de sonidos que van desde el  soul,

Morgan
Foto: Cris Coppini

americana, blues, pop y rock y una calidad como músicos a prueba de bomba les ha hecho alcanzar un “momento musical” extraordinario. Desprenden brillantez y muy buen rollo desde el escenario que se traduce en actuaciones excepcionales. Fueron desgranando los temas de sus dos álbumes North y Air añadiendo alguna sorpresa como una excelente versión de The Band que fue The Night They Drove Old Dixie Down. Arrancaron con la cósmica Planet Earth, Blue Eyes y Attempting. El sonido espectacular y la voz de Nina de Juan una delicia para los oídos. Hay que destacar también al resto de la banda y sobre todo a Paco López que en esta ocasión estuvo de dulce ofreciendo unos solos de guitarra a la altura de los más grandes. Work, Praying, Home y la aclamadaSargento de Hierro fueron otros de los highlights de la noche así como Thank You donde Nina dio las gracias hasta al apuntador (agradecida que es sin duda). Para cerrar una gran noche interpretaron la bailona Another Road(Gettin´Ready) alargándola con un medley sonando Love Yourself to Dance de Daft Punk con Paco haciendo de las suyas a las voces y  guitarra, poniendo final con una estratosférica Marry You con Nina y Paco echando el resto delante de todos. Ya son una gran realidad y seguirán creciendo hasta donde se lo propongan.

Otro de los platos fuertes de la jornada eran The Cult celebrando el Aniversario de su aclamado Sonic Temple. Con un bonito montaje compuesto de telones en el escenario God dieron buena cuenta a un setlist plagado de canciones del disco en cuestión y una sucesión de hits que hicieron temblar los cimientos del recinto. El estado de forma de Ian Atsbury ya no es un dilema. Lleva unos últimos años volviendo a demostrar lo que es un frontman fuera de serie moviéndose con actitud y agilidad en el escenario y sobre todo cantando a buen nivel (ayudado también por Damon Fox que en esta ocasión no abandonó los teclados en todo el show).
The Cult
Foto: Cris Coppini

Lo de Billy Duffy sigue siendo de otro mundo. No falló ni una nota de sus guitarras y secundado con una bestia a las baquetas como Joey Tempesta nos proporcionó una noche que vuelve a estar marcada en la memoria. Ocho temas de Sonic Temple para arrancar que fueron Sun King, New York City, Automatic Blues, Sweet Soul Sister, American Horse (la están tocando por primera vez en esta gira), la hipnótica Soul Asylum, Edie (Ciao Baby) y la aclamada Fire Woman. Dieron paso a una segunda fase del show donde interpretaron Rise American Gothic (para mi juicio la mejor canción de Beyond The Good and Evil y que también estrena directo en esta gira), las primitivas Spirit Walker yThe Phoenix y la traca final con She Sells Sanctuary. Salieron unos instantes del escenario y tras ser vitoreados volvieron para cerrar con los bises que fueron tres himnos más, Wild Flower, Rain (una canción que jamás nos cansaremos de escuchar) y Love Removal Machine. The Cult siguen siendo una de las bandas más grandes del planeta y de nuevo dejaron su sello en la edición de este año del Festival.

Phil Anselmo
Foto: Cris Coppini

Para terminar la jornada otro ejercicio de nostalgia con la actuación de Phil Anselmo junto a The Illegals interpretando un setlist de Pantera.Eran ya las 2:00 de la madrugada y el cansancio se acumulaba en los presentes pero se sacaron energías para celebrar los temas que encumbraron a Anselmo, Darrell, Brown y Paul como una de las bandas definitivas del metal de los 90. Partiendo de la base que The Illegals son una banda justita musicalmente es difícil de esta manera hacer justicia a todos los himnos que decidieron interpretar. Tampoco acompañó el sonido del escenario Respect que a un volumen excesivo nos devolvía una muralla de graves que retumbaban hasta el centro de la tierra. La actitud de Anselmo fue bastante buena y su castigada voz rindió a una altura bastante decente. Arrancaron con Mouth For War y fueron sonando sucesivamente This Love, New Level, Becoming, I´m Broken Walk (donde Pepper Keenan y Joey Tempesta salieron a hacer coros), Fucking Hostile, Hellbound y Yesterday Don´t Mean a Thing. Para los que tuvimos el privilegio de poder ver a Pantera en los 90 esto no deja de ser una anécdota y aunque se disfruta con cariño y nostalgia queda a años luz de lo que fue en su día.

El Azkena Rock Festival sigue gozando de una salud excelente y ya hemos sido emplazados para la próxima edición de 2020 que será en el mismo lugar de siempre los días 19 y 20 de Junio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.