Crítica de Tera-Noir de Derry

Ideado en un cementerio parisino, creado en Madrid y transmutado en CD con la ayuda de Sean Marlhom (estudios Rectify), Edu Molina (Sir Vladius Studios) e Isaac Rico (mezcla y mastering), llega a nuestros oídos Tera-Noir el primer EP de Derry. El proyecto de Amanda Tijeras funciona como si de una máquina se tratase, se nota el hecho de que algunos de sus miembros ya trabajaron entre sí con anterioridad.

El disco empieza con 27, con toques de rock noventero, un rock movido pero sin perder sus tintes oscuros. Seguimos con Rodinal, tema donde predomina la voz de Amanda sobre todos los instrumentos, pero se puede acabar haciendo un poco repetitiva. Llegamos a Soma, mi canción favorita del disco, donde encuentro lo que se me prometió, la voz de Amanda sigue resaltando sobre una instrumental simple pero que consigue su función, acompañar y crear atmósfera. Llegamos a Boston-Detox, el single del disco, canción que evoluciona de un “tampoco está mal” a un “vaya, en verdad es muy interesante”, pero al igual que Rodinal, puede acabar pecando de repetitividad. Kevlar empieza dándote la sensación de que será la canción más deprimente para acabar siendo la más movida, sin duda, de lo mejor del disco.

derry tera noir

Debo de destacar el fantástico artwork, el cual me tiene enamorado; sin embargo, no encuentro a quien está detrás de este. Una pequeña queja que tengo es, que a veces, las letras son muy pomposas, y acaban llevando a metáforas preciosistas que, por lo menos a mí, no me dicen nada. Sin contar esto y que algún tema se acaba haciendo pesado, este primer trabajo de Derry me obliga a esperar pacientemente a ver que nos tiene preparado Amanda en un futuro.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.