Crónica: Apoteósico el Morbid Fest a su paso por Murcia.

La semana pasada nos situábamos en la Sala Gamma de Murcia para cubrir uno de los eventos más brutales organizados por Madness Live! donde teníamos a nada más y nada menos que a 5 grandes bandas de la escena del death metal.

El evento empezó flojo debido a que el horario fue demasiado temprano para lo que aquí estamos acostumbrados, sumándole el que aquí ya ha llegado el verano y la gente es un poco draculina para estas cosas a partir de ahora y salen cuando el sol está bajando.

Por ese motivo, fue una pena el escaso público (en comparación con las demás bandas Arcanusdel festival) que tuvieron los barceloneses Arcanus, presentando temas de su último disco como Eros, Oceans of Blood o Circles entre otros. La banda estuvo animada y no les supuso ningún problema que inicialmente hubiese poca gente, ya que con el progreso de su actuación se iba llenando más de público que aunque estuvo bastante quieto esperando para ver al resto de bandas, acogió bien la actuación del quinteto.

Seguidamente aparecieron sobre el escenario los italianos Sadist. El vocalista iba con un delantal de carnicero y una máscara con cuernos que le cubría casi toda la cara. La banda dio un gran show, animando mucho al creciente y acalorado público murciano y siendo muy cercanos. Llegando a la recta final, Trevor Nadir salió con una motosierra real, creando un ambiente perfecto de película snuff sobre el escenario. Vinieron presentándonos su último trabajo, titulado Spellbounds con unos toques magníficos de progresivo. The Birds y Bloddy Bates fueros los temas que tocaron, homenajeando al director Alfred Hitchcock, junto a otros con los cuales repasaron un poco su discografía, dejándonos un muy buen ambiente y sabor de boca, tanto que se nos hizo muy corto.

Por un cambio en la planificación, los siguientes en salir fueron los brutalísimos americanos Vital Remains, que sin duda fueron los que más caña nos metieron de todas las bandas. Un show arrollador y demoledor, donde toda la banda, pero sobretodo Brian Werner, nos lo dieron todo y más, incluyendo tirarse varias veces al público, hacer con ellos crowdsurfing e irse hasta las barras de bar de a sala a cantarles a los más alejados del escenario. El sonido y el juego de luces fueron apoteósicos, la gente lo disfrutó de sobremanera, no paraban los wall of death y las ollas. Para acabar, Brian nos ofreció un sangriento espectáculo de la mano de un cráneo de carnero del cual se vertió sangre falsa, empapándose entero y luego salpicando a las primeras filas de fans eufóricos. Icons of evil, Dechristianize y Hammer down the nails fueron algunos de los temas de la actuación de los americanos. Sin duda, la mejor y la más bestial de la velada.

Por fin, acercándonos ya al final del festival aparecían Atrocity. La banda germana iba muy bien capitaneada por Alexander Krull, nos ofrecieron un show más tranquilo que el resto para recuperarnos del anterior concierto, pero sin duda con unos sonidos increíbles de puro death metal con sus tintes de gothic. Master of darkness, Blue Blood, Spell of blood, Gates of oblivion y Fatal Step sólo fueron algunos temazos de su espectáculo. Tres cuartos de hora especial de sus discos Okkult y Okkult II A pesar de ser la actuación “menos brutal” de la noche, sin duda alguna estuvieron a la altura del resto de las bandas y además más que cercanos con el público también, como todos sus compañeros de escenario.

Para cerrar con un enorme broche de oro este maravilloso y arrasador mini festival de bestialidad y potencia, la guinda del paste por supuesto fueron I Am Morbid, capitaneados por el legendario padre del death metal David Vincent. Con las baterías más que cargadas hasta los topes, él y su tripulación nos ofrecieron un auténtico despliegue de virtuosismo y talento desenfrenado junto a los clásicos de los clásicos de la legendaria banda Morbid Ange: Altars Of Madness, Blessed Are The Sick, Covenant y Domination. Tras la intro Omni potens salieron al escenario para comenzar la esperadísima función con temas como Inmortal rites, Maze of torment, Rapture, Fall from grace, Eyes to see, Ears to hear y Visions from the darkside. Una lástima no ver a Irá Black pero sin embargo, Kelly McLauchlin estuvo muy acertado y al nivel que debía desprender.

No podemos calificar más que con un merecidísimo 10 y un enorme matrícula de honor este increíble festival que hizo que una calurosa tarde murciana se convirtiese en el mismísimo infierno a los pies de David Vincent y el resto de músicos y bandas que lo acompañaban.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.