CRÓNICA: MAGIK DEBUTA EN MADRID

Magik es un proyecto surgido en pandemia, de manos de Manolo Arias y Giles Keith

Los músicos crearon algo personal, llamado 12 meses 12 versiones. Covers in Isolation fue lanzado a través de Martin Music. Han contado con colaboradores de la talla de Danny Vaughn, Paul Sortino, Ian Parry, Baol Bardot Bulsara y los músicos nacionales Manuel Seoane y Tony Hernando.

Su debut tuvo lugar el jueves pasado en la madrileña localidad de San Fernando de Henares, esta vez contaron con el gran Carlos Vazquez “Tibu” al bajo y Peter Chinchón a la batería. 

Una mala noticia coincidió con el evento, Jorge Bueno, compañero de aventuras de Manolo en Niagara, fallecía lamentablemente, el concierto tuvo una dedicatoria absoluta hacia él.

Actitud me viene a la mente al visualizarlos escénicamente, se notaba que era su primera puesta en escena, concentrados y casi demasiado serios estuvieron en los dos primeros temas Listen To The Music y 25 Or 6 To 4. Ya en la animada versión de Blame It On The Boogie saludaron al surtido y nutrido grupo de congregados en la plaza., el ritmo del tema hizo que los ánimos subieran y la simbiosis con el calor ambiental se hizo latente. 

Bob Seager tuvo su momento recordatorio con Old Time Rock & Roll y en Don´t Stop Giles nos confirmó su potente estado vocal con el primer potente agudo de la noche, el siguiente tema nos confesaba que era unos de sus favoritos. Wishing Well de Free, Arias entra en trance en el solo besando su guitarra al final del tema, lo dicho, con esta actitud es complicado defraudar.

Dos banquetas son sacadas de detrás del escenario. Tibu y Peter lo abandonan por un lateral, dejando solos a Giles y a Manolo con una preciosa acústica, llegaba el momento de una emotiva Desperado. Perfecta para volver al rock quedó la versión de la conocida Sister Golden Hair en la que Giles ya se vino arriba dando saltos contagiando al resto. 

En It Never Rains nos pidió ayuda para coros y palmas, marcados con tesón por la batería de Peter que aprovechó para lucirse en un pequeño solo. El rock nacional pidió paso a través de la potente versión de Bring A Little Loving del grupo Los Bravos, una de las más coreadas de la actuación.  Victim Of Love nos brindó otro buen momento de Arias a las cuerdas, su elegante estilo no ha perdido fuelle.

Los elogios los provocaba la presentación de la banda, empezando por los tambores, siguiendo por la leyenda Tibu y el emotivo cruce de cariñosas y divertidas frases entre Manolo y Giles, dos grandes amigos. En Show Me The Way mister Keith aprovecha para romper lo más arriba posible sus cuerdas vocales en altos tonos agudos.

Aquello iba llegando a su fin y una versión de la Creedence Clearwater Revival como Up Around The Bend era la mejor forma de rematar su primera actuación como banda en directo. Alargando el tema agradeciendo a los asistentes su participación. Manolo ejerciendo como maestro de ceremonias sigue marcando los tiempos y entre medios solos y palmas alargan la canción que sirvió de despedida.

A pesar de que abandonaron el escenario con pinta de no volver, la gente les hizo regresar, abrumados anunciaron que volverían quizá el año que viene con un disco de temas nuevos, que no todo iba a ser versiones en Magik

Volvieron a tocar el tema con el que abrieron, Listen to The Music, esta vez en tono más desenfadado y festivo y esta vez sí, se bajaron de las tablas, tan entusiasmados como nos quedamos nosotros. 

Sorpresa agradable comprobar el buen estado de estos grandes del rock, y de nuevo un concierto en el barrio, la música en directo es necesaria en cualquier parte, bienvenidas sean todas estas iniciativas y las que vengan.