Crónica: The Cult 4EVER Festival (Valencia, 29 junio de 2018)

the-cult

Fecha exclusiva de los británicos The Cult en la localidad portuaria de la Marina en Valencia coincidiendo con la celebración de la primera edición del 4EVER Festival. Un cartel lleno de nostalgia donde también coincidieron con bandas que surgieron a la vez que ellos o algo antes como Jesus and Mary Chain o Simple Minds.

Por ser la primera edición del Festival deberían analizar muchos puntos a mejorar en cuanto a infraestructura y logística. El acceso al mismo desde una distancia kilométrica a pie es uno de ellos, insuficientes puestos de adquisición de moneda del Festival, saturación en barras de bebida y comida y finalmente escasos aseos no invitan al público a repetir experiencias futuras.

the cult 4ever festivalEn cuanto a sonido The Cult fue la banda más perjudicada. No se entiende que Jesus and Mary Chain que tocaron antes a plena luz del sol o Simple Minds que lo hicieron después disfrutasen de un volumen mucho mayor. Es el caballo de batalla de muchos festivales a lo largo y ancho de todo el país pero siempre tiene solución.

A pesar de todo ello The Cult nos ofrecieron un concierto de ensueño con un Ian Atsbury al frente pletórico en la voz, forma física y actitud. Una verdadera lástima el volumen de las guitarras de Duffy y Fox porque la voz era nítida y muy potente.

Arrancaron  su arsenal de Hits con Wild Flower, Rain, Dark Energy, Peace Dog y Lil Devil. En menos de cinco minutos ya se habían metido a la audiencia en el bolsillo. Un Atsbury simpático y afable como pocas veces se le suele ver y sin parar de bailar y darle vueltas al aire al cable de su micrófono. Cuando vimos que el volumen del sonido no iba a mejorar nos dedicamos a disfrutar de un show en el que el vocalista fue el absoluto protagonista.

the-cult

Un paso a la nostalgia con temas antiguos como Spiritwalker o Nirvana nos introdujeron a los más recientes Deep Ordered Chaos o Goat. También el potente Rise del denostado Beyond The Good And Evil y una sorpresa como King Contrary Man del Electric que era la primera vez que tenía la suerte de ver como la tocaban en vivo.

Para cerrar otras cuatro gemas como el celebradísimo himno She Sells Sanctuary, Phoenix, Fire Woman y Love Removal Machine.

Un concierto redondo donde la banda lo dio todo sobre el escenario aunque se nos quedase el regusto amargo de un sonido que pudo ser muchísimo mejor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.