Crónica We Are Impala y Dûrga en Sala Wurlitzer (Madrid)

Después de haber tenido las actuaciones estelares de Underwater Lights e Hypno5e (aquí podéis leer la crónica), no nos queríamos volver a casa. La siempre acogedora Wurlitzer nos lo ponía fácil ya que a partir de las 22:00 teníamos otro bolo. Los valencianos Dûrga y los barceloneses We Are Impala estaban listos para traernos los mejores sonidos nacionales. ¡Aquí os dejamos la crónica!
durga-y-we-are-impala
Foto: Paloma Sánchez Luna

Dûrga

En primer lugar, el trío procedente de Valencia subió al escenario para deleitarnos con sus propuestas que oscilan entre el post-rock y el metal. Dûrga se caracterizan por lograr partes y temas instrumentales muy complejos, que rozan lo ambiental pero siempre conservando toda su pegada. Es de destacar la densidad musical con la que trabajan, teniendo en cuenta que son tan solo tres miembros. Por ejemplo, en su tema Lux, podemos apreciar una inmensa construcción in crescendo donde si en un principio parte de los sonidos más ambientales acaban en furiosos acordes al ritmo de una batería frenética.
durga Madrid
Foto: Paloma Sánchez Luna
durga madrid
Foto: Paloma Sánchez Luna
Las partes vocales son bastante interesantes puesto que alternan fases de pura poesía, que encajan a la perfección con las instrumentales tan ambientales. Si todavía no lo habéis hecho, tenéis que escuchar su tema Addenda, donde esta idea se trabaja a la perfección. Por otra parte, tampoco dejan de lado su sonido más metalero, con voces rasgadas que tienen su correlato en las partes más agresivas que sirven de perfecto contraste. Incluso en otros temas como en Tempestas podemos verles coquetear con el rap. Sin duda son una banda muy balanceada y que puede constituirse como una de las grandes nacionales con evolución, trabajo y apoyo de la gente.
durga madrid
Foto: Paloma Sánchez Luna

We Are Impala

Llegaba el turno de We Are Impala, provenientes de Mataró. Eran la estrella del bolo puesto que venían presentado su último disco Visions. Tras haberlo escuchado detenidamente en casa, debo decir que quedé gratamente sorprendido puesto que es una apuesta muy seria dentro del post rock que se hace en España, ya que se desmarca de las influencias de Toundra y Jardín Delacroix para lograr un sonido más original. Este se articula por el uso de teclados, el alejamiento de la típica construcción de riffs de guitarra que van evolucionando y trabajando algo más las instrumentales apoyados con diversos efectos, de tal forma que la música se vuelve algo más compleja y rica en matices. Si todavía no habéis podido escucharlo os lo recomiendo enormemente. La puesta en directo fue excepcional, llevando todos los matices del disco o a la sala.
Foto: Paloma Sánchez Luna
We Are Impala son de esas bandas que, ya desde una primera escucha, enamoran hasta tal punto que sabes que estás ante algo grande. Aunque también poseen un notable álbum previo llamado Synesthesia, este Visions era la gran estrella de la noche y del que pudimos escuchar un gran número de temas. No podíamos cerrar esta noche de sábado de mejor forma que con este álbum que, valga la paradoja, es todavía más sinestésico que su hermano mayor. El ensimismamiento que conseguía el grupo en la sala es algo muy difícil de lograr. En ciertos pasajes del concierto, daban ganas de cerrar los ojos y sumergirte en la música, dejándote mecer por ella. Desde Rock Culture estaremos atentos a la evolución de la banda y estaremos apoyándoles ahí donde toquen.
Foto: Paloma Sánchez Luna
No puedo por menos de agradecer a la Sala Wurlitzer y a ambas bandas por traernos un material tan serio. Es precioso ver como los amantes de la música tenemos un refugio en sitios como estos, donde disfrutamos de nuevas propuestas y de sonoridades increíbles cada fin de semana. Sobretodo si tenemos en cuenta que la industria musical no es muy agradecida en España. Gracias a vosotros, esto tiene algún sentido y sigue vivo. También me gustaría hacer un llamamiento a apoyar a las bandas locales. Si alguien se toma el enorme esfuerzo de montar tamaño bolo en una sala de Madrid debemos apostar por ellos. Y no solo acudiendo a su show, con solo escuchar un álbum como el de We Are Impala, que ha sido tan trabajado, estamos dotando a las bandas locales de la misma importancia y seriedad que cuando cualquier cabeza del Mad Cool saca álbum, cosa que sin duda merecen.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.