Crónica y fotos: Metallica, Ghost y Bokassa en Barcelona

Con la fecha marcada en rojo en el calendario desde hace muchos meses había llegado el gran día: el 5 de mayo de 2019 será recordado como el día en el que Metallica arrasó en el Olímpico de Barcelona. Esta vez nos visitaban en una gira de grandes estadios y los que llevamos ya unos cuantos conciertos de Metallica sabemos de esa atmósfera especial que hay en el ambiente y que, por algún motivo, tiene algo distinto al resto de conciertos de otras grandes bandas.

Poco importa que hayan repetido cita tras apenas un año, cada concierto de Metallica es un acontecimiento que no te puedes perder, sobre todo en una época donde las grandes giras de Stadium Rock andan en peligro de extinción. Un género que ellos redefinieron a mitad de los 80’s y principios de los 90’s para elevarlo a su máxima expresión. Además, el show era completamente distinto que el de la gira de recintos cerrados así que no se podía hablar de repetir la experiencia sino de vivir una nueva.

metallica barcelona

metallica barcelona

Es de agradecer que Metallica hayan vuelto a traer el Snake Pit, ese invento que permitía a los más fans ver el concierto desde dentro del escenario y que ahora permite lo mismo a los más adinerados. Y es que Metallica es una máquina perfecta de hacer dinero. Sí, ya lo sé, como otras grandes bandas…, pero con una salvedad: Metallica han conseguido eso haciendo thrash metal, lo cual no deja de ser un caso digno de estudio por mucho que ya estemos acostumbrados a ello.

metallica barcelona

La tarde se presentaba esplendida, de esos domingos soleados perfectos para beber cerveza y hablar con los colegas mientras esperas para ver uno de esos conciertos que sabes no te va a dejar indiferente. Había cierta inquietud entre los que entraban al estadio ya que al parecer en Madrid el sonido no acompañó y todos rezaban a San Cliff Burton DEP para que fuera una de esas grandes noches los de California.

A media tarde empezaba el show. Tanto Sol no va bien a grupos como Ghost… es como cuando ves a tu colega gótico vestido de cuero negro de pies a cabeza en la playa de agosto… se ve autentico, sí, pero se hace raro… como si estuviera fuera de lugar. Y eso pasaba con Ghost. Los suecos se presentaros puntuales en un escenario por donde antes habían pasado los menos conocidos Bokassa, con el siempre difícil reto de romper el hielo ante un público que iba llenando el estadio poco a poco. Bokassa lo tenían complicadísimo, apenas un cuarto de entrada y un escenario enorme, tan grande que se les veía pequeños siendo un power trio. Pese a ello, decidieron tirar de actitud y sus temas sonaron casi más Punk que Stoner. Algo acertado para despertar de la siesta a los asistentes.

bokassa barcelona

bokassa barcelona

bokassa barcelona

Ghost es una banda impecable, con una puesta en escena bien definida y temas potentes y muy comerciales. Me parece un grupo digno de estudio pues en ocasiones se acercan más al pop que al metal, algo muy inteligente para que su mensaje oscuro llegue a cuantos más mejor. Es una banda que la puedes poner en el coche con tus compañeros de oficina y no se asusta nadie, lo cual me parece lo más satánico que se ha visto en los últimos años. Los temas de su último disco Prequelle (cuya reseña podéis leer aquí) tuvieron una buena acogida entre los fans, mientras en el escenario el Cardinal y los Nameless Ghouls celebraban su ruidosa misa.

ghost

ghost

ghost

Al ser teloneros y no disponer de show completo decidieron apostar por lo más sencillo: unghost set list de grandes éxitos para meterse a todo el público en el bolsillo (cabe destacar que había un gran número de fans que habían ido al concierto principalmente por Ghost). “Rats”, “Cirice”, “Miasma”, “Dance Macabre” … Todo grandes canciones interpretadas por siete músicos de técnica exquisita a las órdenes de un Cardinal Copia con una actitud cada vez más próxima a un cabaret histriónico.  Cerraron con la esperada “Square Hammer” dejando buenas sensaciones entre los asistentes que no pidieron bises porque esperaban la descarga de la banda más grande la historia del Metal.

ghost

ghost

ghost

Después de pasar por Madrid, Metallica llegaba a la ciudad condal para retomarlo justo donde lo habían dejado hace un año. En un buen momento de madurez que es capaz de combinar sus nuevos temas con grandes clásicos en un show donde todo está cuidado al mínimo detalle, desde la organización hasta la parte técnica del monstruoso escenario. Como dato curioso, hasta los monitores de escenario estaban hechos especialmente para Metallica… Pero también hay que ponerle ganas y actitud, porque ante 52.000 personas en un estadio “sold out” no te puedes guardar nada. Da igual que ya no tengas 25 años y no puedas correr como antes, se trata de dar todo lo que tengas. Y las buenas noticias son que Metallica sigue con ganas de pasárselo bien encima de un escenario.

metallica barcelona

Como ya es conocido por todos, sonaba el Ecstasy of Gold… Más de cincuenta mil gargantas la tarareaban… Habré presenciado este momento más de 10 veces, la primera hace ya bastante más de 20 años, y no puedo evitar emocionarme y transportarme a mí, ya algo remota, juventud y aquellos conciertos de Metallica con el sabor especial de los 90. A estas alturas, Ennio Morricone debe haber cobrado una buena pasta de Metallica, y es que llevan utilizando su composición desde 1983 pero sería impensable empezar el concierto de otra forma.

metallica barcelona

El primer tema de su último disco Hardwired abrió el concierto con algunas dudas, el sonido no era del todo bueno y había que calentar motores. Le siguió un clásico noventeroMetallica Barcelona como The Memory Remains, que en directo suena menos pesado de lo que uno recordaba. He de reconocer que soy un incondicional de Load y Reload, me parecen dos grandísimos discos que defenderé siempre, y echo de menos muchos temas en directo de estos discos como la maravillosa King Nothing. Dos discos mal entendidos por los fans pero que escuchados ahora son infinitamente mejores que los experimentos que vinieron después como St. Anger, Lulu o el refrito de riffs que fue Death Magnetic y que contaban con una producción sublime a cargo de Bob Rock y unas melodías y riffs muy trabajados.

Las dudas sobre el sonido se empezaron a disipar con dos clásicos como Ride the lighting y The thing that should not be, esta última un temazo increíble que, sin embargo, no fue recibida por todos por igual, y es que en entre el público habían varias generaciones y algunos no sabía ni qué era aquello que sonaba. The Unforgiven fue un momento mágico, con un público ya entregado que no iba a parar de cantar en toda la noche.

metallica barcelonametallica barcelona

Como la alegría va por barrios, ahora llegaba el momento de hacer disfrutar a los más jóvenes con Moth Into Flame que es la nueva Fight fire with fire donde pueden sacar todo el fuego del show. Siguieron Sad but true y Fade to black, para continuar con el toque exótico del setlist de la mano de la versión de Peret de El muerto vivo en un bonito homenaje a la rumba catalana, que James se encargó de remarcar al público por si quedaba alguna duda.

Metallica Barcelona

Ante la atónita mirada de los fans internacionales que acudieron al estadio, Kirk y “Roberto” se marcaron una divertida versión, y aunque el castellano del bajista sigue dejando mucho que desear, al menos se esforzó en el intento.

metallica barcelona

Quedaba lo mejor por llegar. Un tramo del concierto de los que cortan la respiración. Con el grupo acercándose al máximo a los fans, Metallica disparo a matar con One conectando con Master of Puppets para seguir con For whom the bell tolls, Creeping Death y Seek and destroy. Y es aquí cuando no puedo evitar acordarme del bueno de Jason Newsted, cantando a pleno pulmón la última estrofa. Jason era el sueño de todos hecho realidad, un fan que había pasado a formar parte de la banda y os juro que le echo de menos cada día, verle sobre el escenario era como ver a 3 estrellas del rock y a tu colega tocando con ellos… Que no me malinterprete nade, Trujillo es un músico excepcional pero no es lo mismo… Siendo más limitado Jason tenía esa capacidad de mover masas, era un monstruo de escenario. Espero que algún día puedan volver a reunirse y escuchar ese “Die, Die, Die” que ponía los pelos de punta.

metallica barcelona

Después de semejante potencia lo mejor es parar y tomarse un respiro. Al camerino y a por los bises. Es difícil envejecer haciendo thrash metal pues la demanda de energía es mucho más alta y los años no perdonan. Lars nunca fue un prodigio a la batería, pero tiene un estilo inconfundible. Se le notaba que en algunos momentos le faltaba algo de fuelle y se iba de tiempo que tras 40 años juntos saben disimular los unos las carencias de otros. James parece el más afectado por los años mientras que Kirk parece vivir una segunda juventud surfeando en Sausalito… Es el Dorian Grey del metal, si no fuera por el pelo blanco juraría que es más joven que hace 20 años y se le ve feliz… Y sí, se sigue inventando los solos en directo improvisando lo que le viene en gana y cuando no sabe por dónde salir pisa el Wha Wha y tira de repertorio licks de guitarra.

metallica barcelona

De vuelta en el escenario tocaron Lords of summer que parecía un trámite hasta llegar a los dos temas que todos esperaban… Nunca he entendido este tema… Le gusta a James y se toca y punto, pero no mola.  

Nothing Else Matters y la traca final con Enter Sandman, aderezada de un espectáculo de pirotecnia que consigue elevar un temazo como este a otro nivel dejaron el concierto en lo alto y con ganas de más y el sabor de boca perfecto.

La legión de fans de Metallica es de las más fieles y eso se notaba el domingo en el Olímpico de Barcelona. Fue uno de esos días para hermanarse de nuevo con la banda, en un estadio que estuvo a rebosar congregando a generaciones de diferentes épocas.

metallica barcelona

Vivimos tiempos jodidos para los amantes del Rock, pero mientras grupos como Metallica sigan encima de los escenarios no todo está perdido. Tienen conciertos mejores y otros peores… No olvidemos que son una banda de colegas que tocaban en un garaje y lo siguen siendo, sólo que ahora el garaje es de lujo… Pero garaje a fin de cuentas. El que quiera escuchar algo perfecto puede ir a ver a otras bandas… Metallica son maravillosamente imperfectos y les queremos así, aunque me quedo con ganas de un So What! un Overkill o un Last caress para rematar una gran noche…

Nuestro más sincero agradecimiento a Live Nation España por su inestimable ayuda para hacer posible esta crónica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.