Dünedain y María Moes en Almazarock 2021

El I Foro Almazarock organizado por la Asociación del mismo nombre el pasado 28 de agosto en Puerto de Mazarrón, no pudo tener mejor colofón a un día dedicado al rock y al heavy metal. 18 meses después de su última actuación antes de la pandemia, Dünedain volvía a subirse a un escenario para desquitarse de todo este tiempo que el maldito virus nos ha “robado” y haciendo que nada vuelva a ser como antes.

Porque como bien se sabe, las restricciones hacen que por ahora, dependiendo del lugar en el que se realice, se pueda disfrutar de un concierto al aire libre de pie, sin mantener distancias de seguridad o sin mascarilla puesta. Aun así, la excelente organización llevada a cabo por la Asociación Almazarock junto al Ayuntamiento de Mazarrón, hicieron de este evento algo especial. El Mirador de Bahía, situado en el Cabezo de la Reya de Puerto de Mazarrón, es un enclave perfecto para la realización de este tipo de eventos. Y junto a la perfecta regulación anti-COVID llevada a cabo hicieron del concierto una noche perfecta para la escucha de grandes dosis de rock y heavy metal.

El primer plato de la noche lo sirvió María Moes.  Su larga trayectoria en el mundo musical y su buen hacer encima de las tablas después de más de mil conciertos realizados, amenizaron a los más viejos del lugar con grandes clásicos del rock y esa sintonía que sólo ella sabe crear para enlazar perfectamente con el público. Desde Led Zeppelin, pasando por Motörhead, y llegando hasta Metallica, incluyendo además un bonito homenaje para el recientemente fallecido Charlie Watts de los Rolling Stones…. Un sinfín de clasicazos que hicieron al público corear y gritar durante una hora antes del plato fuerte de la noche.

Y ese plato era Dünedain. Los abulenses se estrenaban en la “nueva normalidad” de los conciertos que nos ha tocado vivir estos tiempos. Y lo hacían con muchísimas ganas y con grandes dosis de caña y auténtico heavy metal. Llegaron al Almazarock continuando la gira de lo que, hasta ahora, es su último trabajo Memento Mori y que habían tenido que dejar a mitad tras la llegada del COVID-19.

Grandes sólos de guitarras y muchos riffs, junto al juego de combinar las dos voces solistas del grupo hicieron que el público conectara enseguida con la banda. A pesar de unos comienzos dubitativos por problemas en el sonido, supieron sobreponerse a ellos e ir de menos a más. Con Carlos desatado sin parar de correr por todo el escenario y sin parar de hablar con el público contando lo emocionados que estaban de volver a pisar el barro del escenario, con Tony más callado pero con mucha dosis de improvisación a su guitarra, con Mariano cumpliendo su base rítmica y soltándose con algún punteo esporádico, con Alberto resbalando por el suelo con su bajo por el ímpetu de su ir y venir por las tablas, y con Miguel metiendo esa caña con el doble bombo haciendo subir las pulsaciones del respetable, Dünedain demostraba que las ganas pueden con todo.

Casi dos horas de temas en los que alternaron temas de su último trabajo, con una mezcla espectacular de cortes de sus discos anteriores, incluyendo incluso algún medley. Un final apoteósico e interminable de temas sin fin brindaron un colofón a una noche de emociones, sudor y mucho heavy metal entre los asistentes, demostrando que la banda ha vuelto con muchas ganas de darle mucha caña a sus fans.

Antonio J. Blázquez
Contable de día, viejuno ochentero amante del rock y del heavy metal de noche. Padre de familia las 24 horas del día.

Otras noticias

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10,455FansMe gusta
6,541SeguidoresSeguir
2,049SeguidoresSeguir
218suscriptoresSuscribirte