Había ganas y expectación ante el concierto de Evanescente y la actuación de los estadounidenses no defraudó, a pesar de las dudas que existían sobre el estado de la voz de Amy Lee, que tuvo que cancelar alguno de los últimos bolos por prescripción médica… pero de eso ya hablaremos más adelante.

Aunque en este cierre de gira, el de Vistalegre fue el último bolo del tour europeo, no vinieron acompañados de sus compinches en el resto del Viejo Continente, Within Temptation, sí sumaron al cartel a una muy interesante banda británica llamada Tigress, que pronto podría empezar a brillar con luz propia. Su cantante Katy Jackson lo tiene todo para tomar el relevo de las grandes voces del género. La banda es contundencia y precisa y, sin duda, se irá haciendo un hueco en los cartel de festivales más potentes del mundo.

En la corta media hora que les concedieron, los de Chelmsford mostraron algunos de los destellos que tienen en forma de canciones como Power Lines, Headaches, Bring Me Down o Disconnect.

Tras esta primera gran y grata sorpresa, le tocaba el turno a Evanescence. Desde el arranque de la actuación, se percibió que los de Little Rock basarían gran parte de su set en su último largo, The Bitter Truth, arrancaron con Broken Pieces y Take Over, pero pronto llegó el primer fogonazo de su primer y exitoso Fallen, en forma de Going Under, que puso a todo el mundo a saltar y que provocó la primera (y no la última) izada multitudinaria de móviles.

Evanescence

Hasta ese momento, la voz de Lee había sido dubitativa y la cantante mostraba ciertos problemas para alcanzar ciertas notas como nos tiene habituados. Sin embargo, según fue avanzando la actuación, sus cuerdas vocales fueron cogiendo calor y volvieron a poner a la cantante de Evanescence en lo más alto. Entre juego de luces y juego de luces, de pronto apareció un piano encima del escenario, con el que Evanescence puso algo de pausa a una actuación enérgica y potente.

Lacrymosa, Lose Control o Far From Heaven, fueron algunas de las escogidas para este interludio. Aunque la noche volvió al camino del rock más potente Better With You y Call Me When You’re Sober. La noche continuaba, pero también se iba acabando, popr lo que los estadounidenses echaron el resto y cerraron con los temas más esperados: la mítica My Immortal y el tema que les abrió las puertas en la escena musical, Bring Me To Life.

Fue un cierre de gira impresionante y apasionante, que dejo un fabuloso sabor de boca a todos los llenaron el Palacio Vistalegre hasta el último asiento de la grada. Ahora sólo queda esperar que los de Amy Lee no tarden demasiado en volver a España.