Gonzalo Ibañez (Nuevo Catecismo Católico): “Si me dices hace 40 años que iba a tener un grupo, que iba a grabar discos y a tocar un montón, pues sinceramente, fliparía»

Entrevista a Gonzalo Ibañez (Nuevo Catecismo Católico)

De las cenizas de La Perrera, banda seminal del Punk-Rock vasco de finales de los años 80, nació en 1992 Nuevo Catecismo Católico. La banda, liderada por los hermanos Arturo y Gonzalo Ibáñez y con el batería Arturo Zumalabe como miembro fijo del núcleo duro, se ha mantenido fiel a su idea de un sonido que no pierde en ningún momento un ápice de la autenticidad, la actitud, el compromiso y la pasión de sus inicios. Un sonido que mama desde su nacimiento del Punk inglés, del Glam, del Rock Duro, del Punk y el Hardcore americano e incluso del Pop y el Power Pop. El ‘sonido Catecismo’ que le llaman algunos.

Los de Donostia, leyendas underground por méritos propios, pisan este sábado 17 por primera vez en sus 30 años de carrera las tablas de un escenario de la Región de Murcia. Será en la sala Garaje Beat Club de Murcia (22:00 horas, 15€) y acompañados por The Newtron Boys. Asaltamos a Gonzalo, cantante de la banda, para que nos cuente cómo le va a la banda ahora que cumple tres décadas en activo.

30 años de carrera. ¿Qué resumen puedes hacer de estas tres décadas? ¿Esperabais llegar a donde estáis tras la disolución de La Perrera?

La verdad es que nunca pensamos a tan largo plazo. Si que pensábamos hacer una banda un poco más sólida de lo que fue La Perrera que tampoco funcionamos bien por incompatibilidad de caracteres y porque cada uno tenía una idea de como hacer las cosas.

Autogestión y autenticidad son dos de las características que siempre han destacado entre las virtudes de la banda, manteniendo el Punk Rock por bandera. ¿Se puede decir que las dos grandes fuentes de inspiración de la banda son el Punk 77 británico y las bandas de Punk y Hardcore de la costa oeste de los Estados Unidos?

Y más cosas también. Nos gusta el rock duro y nos gusta el Garaje, el Glam Rock y el Power Pop pero si, el punk clásico inglés sí que ha sido una influencia grande pero también algunas bandas del Punk del 81 como GBH. También las americanas de Hardcore y Punk de Nueva York así como bandas de Australia y algunas bandas españolas y francesas también. Tampoco queríamos ser un grupo con un sonido muy concreto.

Foto: J.A.Areta Goñi (JUXE)

Os pateasteis el circuito vasco de casas okupas del País Vasco congregando y sumando una legión de fans. Tiene que ser motivo de orgullo ver que 30 años después la gente sigue estando ahí.

Mantenemos todavía peña y por un lado está guay y nos hace ilusión pero por otro siempre te gusta ver caras nuevas. Nos hemos mantenido y más ahora que hemos estado tocando un poco por la península e incluso Baleares y nos hemos encontrado con gente con la que incluso en su día nos carteábamos.

De todos modos, nosotros no creo que fuéramos una reacción a lo que había después de un periodo de tiempo en el que el ‘Rock Radikal’ ya estaba, para mi, finiquitado musicalmente por lo menos.

Tocábamos en los mismos sitios que esas bandas y nos aprovechábamos de toda una infraestructura que de no haber existido quizás nosotros no habríamos podido tocar. Era fácil tocar y nos movíamos con bandas de Punk y Hardcore ‘a la vasca’ así que en ese sentido estaba guay.

Vuestros shows son algo casi litúrgico y tienen un poco de ritual. ¿Cómo afrontáis cada concierto?

No lo sé. Tocamos un poco como lo que nos gusta ver en otros grupos. No tiene que ser una cosa muy dinámica con saltitos y chorradas. Se trata de que los grupos cuando estén tocando se lo pasen bien.

Nosotros aguantamos un poco el tipo medianamente y dignamente y por eso seguimos tocando así. No concibo un grupo como el nuestro de otra manera.

Dani Mortaja, fan ilustre e incondicional siempre ha dicho de vosotros no solo que sois la mejor banda del mundo sino que además no habéis dado nunca un concierto malo. ¿Llega a ruborizar?

Algún concierto no bueno ya hemos llegado a dar y alguno malo, desastroso o caótico también. Nosotros nos lo hemos tomado en serio siempre.

Seguimos manteniendo el espíritu de lo que queríamos ser como grupo. ¿Los mejores o los peores?, hacemos lo que hacemos y lo hacemos bien.

“Hacemos lo que hacemos y lo hacemos bien”

“Los he visto más veces que a la mayoría de la gente de mi familia” dice otro fan vuestro. ¿Ves posible el relevo generacional o desgraciadamente este tipo de música solo interesa a incondicionales como nosotros?

No sé si va a haber o no relevo. Los tiempos cambian, la música cambia. De 20 años a esta parte el Rock y el Rock & Roll han perdido bastante peso y no tienes más que ir a cualquier concierto y ver que el público es bastante más mayor y es que la gente joven está a otras cosas. Sí que sigue habiendo una escena Punk ‘underground’ que tiene su público. Para mí el Rock es como el Blues o el Jazz, es un estilo de música, no un estilo de vida.

Foto: J.A.Areta Goñi (JUXE)

La trayectoria de la banda cuenta con diferentes etapas. ¿Cómo valoras cada una de ellas? ¿Cuándo crees que ha sonado más redondo el grupo?

Para mi cada una de las etapas tiene su punto. Todas tienen sus altibajos, mejores canciones y peores canciones. Creo que no tenemos ningún disco que sea redondo. Si tenemos una docena de canciones que están muy bien, me gustan, pasan mí criba y que están repartidas por todos los discos. Somos un grupo modesto que bastante repercusión tiene para lo que queríamos hacer. Si me dices hace 40 años que iba a tener un grupo, que iba a grabar discos y a tocar un montón, pues sinceramente, fliparía. No está mal, no me puedo quejar.

“Si me dices hace 40 años que iba a tener un grupo, que iba a grabar discos y a tocar un montón, pues sinceramente, fliparía”

¿Es únicamente cantando como más cómodo te sientes?

Yo creo que soy más bajista que cantante porque creo que soy bastante limitado y malillo en ese sentido pero como no había otro al final acabas cantando.

De hecho a Eneko [Etxeandia, hoy en Lie Detectors y anterior cantante de la banda] cuando le ofrecimos cantar fue porque estábamos en un punto en el que ya habíamos quemado aquella formación como cuarteto en la que yo tocaba el bajo, Arturo Zumabale la batería y mi hermano Arturo e Iker Illarramendi las guitarras. En ese momento aunque no estábamos muy animados pero sí que teníamos ganas de hacer otras cosas, la incorporación de Eneko nos vino super bien y nos puso mucho las pilas.

Luego él decidió dejarlo porque se iba a vivir lejos de Donostia y los cuatro que seguíamos, los dos Arturos, Iker y yo y que éramos un poco el núcleo duro, decidimos continuar. Buscamos un cantante, no lo encontramos y yo por aquel entonces no tenía mucho tiempo para ir a ensayar así que no podía tocar y cantar al mismo tiempo puesto que llevaba mucho tiempo sin hacerlo. Decidimos incorporar un bajista y entró en la banda Beñat Irureta y seguimos tocando con él hasta que lo dejó y le sustituyó otro Beñat, Bergara. Íbamos ensayando y si nos llamaban para tocar lo hacíamos para ver que tal funcionaba.

A mi me gustan todas las etapas de la banda. Al principio porque teníamos mogollón de ilusión y ensayábamos y tocábamos un montón. Quizás si Eneko no se hubiera ido habríamos seguido con él pero los cuatro que hemos estado tirando del carro y hemos seguido a las duras y las maduras.
Cuando él dejó el grupo buscamos un cantante pero nada de lo que vimos nos gustaba así que para hacerlo mal, lo hago yo.

Afortunadamente no hemos salido casi de local para buscar gente ya que los hemos encontrado en nuestro pequeño círculo.

Xabi Señor No durante un tiempo fue un miembro más de NCC y Luiyi Costa [compañero suyo en Bullet Proof Lovers y que en el show murciano sustituirá a la guitarra a Iker Illarramendi] últimamente es vuestra multiherramienta.

Xabi sustituyó a mi hermano Arturo cuando éste estuvo un tiempo trabajando en Francia y Luiyi es un colega mío que se lleva bien con todos y que lo mismo toca el bajo que la guitarra rítmica que la solista. Es el más músico de todos nosotros y entiende cómo funcionan las cosas.

Con Xabi otro tanto. Hemos crecido juntos, hemos aprendido a tocar juntos y a nivel musical nos entendemos super bien con él.

Durante todo este tiempo, ¿Habéis llegado a pensar en algún momento que “hasta aquí hemos llegado” o es que aún os da el subidón cada vez que pisáis un escenario?.

Siempre es algo que se pasa por la cabeza pero como todavía funcionamos medio bien, cuando alguien dice que durante un tiempo no va a poder tocar decidimos tomárnoslo con más calma aunque luego a los cuatro meses ya estás llamando a la gente para ensayar. Para mí, lo más importante es que después de todo este tiempo la relación entre nosotros es buena y está basada en el respeto y la amistad. Mientras toquemos decentemente seguiremos haciéndolo.

“Mientras toquemos decentemente seguiremos haciéndolo”

Tiene que ser motivo de orgullo que bandas nacionales e internacionales os pidan que toquéis con ellas.

Siempre que hemos tocado con bandas de fuera que no nos conocían de nada han alucinado. Supongo que será por el tipo de música que hacemos y por cómo lo hacemos. Esto es algo que nos pasó desde el principio cuando empezábamos a telonear a grupos como Supersuckers o Lazy Cowgirls que nos decían “Hostia, de toda la gira que hemos hecho por Europa habéis sido de largo los mejores teloneros”.

Foto: J.A.Areta Goñi (JUXE)

30 años: seis LPs, un 10”, un compartido con Safety Pins y nueve 7”. Del Punk más rotundo al casi Pop de algunos temas del ‘1530 segundos’ o de los últimos singles. ¿Cómo crees que ha tratado el paso del tiempo a los diferentes trabajos?. ¿Sientes especial cariño por alguno de los álbumes?.

A mí no hay ninguno que me parezca que esté bien del todo. El primero me parece el más redondo y aunque la producción no es muy buena es del que más temas solemos hacer en directo. Refleja la idea primigenia de lo que queríamos hacer con el grupo. El resto todos tienen canciones que están bien mientras que otras son horribles aunque nunca hemos hecho letras de las que avergonzarnos. Siempre hemos grabado con bajo presupuesto.

Los últimos singles que hemos grabado de forma muy austera pero sin embargo es lo que mejor suena pero porque la tecnología ha cambiado y ahora con muy poco dinero puedes hacer algo bastante decente.

Precisamente son ya 16 años desde vuestro último larga duración, el mencionado ‘1530 segundos de…’ ¿Por qué os cuesta tanto meteros en el estudio?.

Porque es un trabajo de la hostia. Tienes que componer las canciones, tienes que arreglarlas, tienes que buscar fechas para entrar a grabar y si andamos tocando, meternos a grabar nos corta bastante.

Algunas de las canciones de los singles que publicamos en 2021 las compusimos hace 6 años y alguna tiene incluso más tiempo. No me parece que tenga mucho sentido hacer un LP por hacerlo. Además si grabas un LP luego hay que venderlo y para venderlo tienes que tocar y si no podemos asegurar que vayamos a hacer grandes giras no podemos comprometernos con un sello para luego no poder venderlo.

El caso es que durante la pandemia mi hermano empezó a escuchar cintas que tenía por ahí y ¡hostia!, vio que algo se podía hacer con ese material. De hecho tenemos otras tres canciones a medio terminar así que sacaremos algún otro 7”.

Son unos cuantos los sellos que han publicado material de Nuevo Catecismo Católico durante estos 30 años.

En un momento dado, creo que durante la época del segundo disco, tuvimos negociaciones con sellos más grandes e incluso con alguna multinacional pero creo que ellos no lo veían claro y tampoco a nosotros nos parecía una gran idea.

De una manera u otra conocíamos de antes a toda la gente tras los sellos con los que hemos publicado con lo cual si un colega tiene un sello y te plantea la posibilidad de hacer algo juntos la respuesta es fácil.

A lo largo de todo este tiempo habéis vivido todos los cambios importantes de la industria musical. Vivisteis los estertores del vinilo, formato que nunca dejasteis de reivindicar. Ahora las multinacionales vuelven a apostar por el vinilo. ¿No es un poco de locos?

En nuestro caso, aunque no vendemos muchas cantidades de discos siempre hemos vendido copias. De la reedición de los dos primeros discos se vendieron 1.500 copias que se agotaron y del Aún no habéis visto nada reeditado por No Tomorrow otras 1.000. Igual ahora vender esas 1.000 copias es como colocar 20.000 antes.

De hecho nosotros del disco de La Perrera vendimos 8.000 copias que te puede parecer una burrada pero que comparado con lo que vendían en esa misma época La Polla Records, Hertzainak, los RIP o cualquier otra banda vasca no era nada. El caso es que ese disco lo grabamos en los Estudios IZ con Kaki Arkarazo y quizás la discográfica esperaba vender más.

Foto: J.A.Areta Goñi (JUXE)

Es inevitable hablar de dos bandas hermanas como son Señor No y Discípulos de Dionisos. Las tres fuisteis las caras más visibles de lo que se conoció como ‘Sonido Buenavista’. ¿Qué pasó entre aquellas paredes para que lo que hacían un puñado de outsiders tuviera eco a nivel nacional?.

La Perrera ya ensayábamos en los locales de Buenavista y al cabo de un tiempo aparecieron Discípulos de Dionisos y se les ofreció la posibilidad de ensayar en aquellos locales.

El caso es que Señor No empezaron a funcionar al año y medio de separarnos La Perrera, y Discípulos ya estaban tocando así que formamos una pequeña escena. Eso en una ciudad como Donostia en la que durante los días del ‘Rock Radikal Vasco’ no hubo una gran banda como si las hubo en Vitoria-Gasteiz, Pamplona o Bilbao. En Gipuzkoa había bandas de punk en Mondragón y Rentería pero no en Donostia. Nosotros dimos forma a una pequeña escena, nos hicieron un poco de caso y estuvo muy bien.

“Dimos forma a una pequeña escena, nos hicieron un poco de caso y estuvo muy bien”

Os pilló de lleno a finales de los 90 la explosión de bandas escandinavas como The Hellacopters, Backyard Babies o Gluecifer. Aunque vosotros siempre habíais reivindicado los sonidos de Detroit y Australia de los que mamaban muchas de esas bandas en ningún momento hicisteis el más mínimo amago de subiros a ese carro.

Nosotros ya habíamos vivido la primera explosión del Rock escandinavo en los años ochenta con bandas como Union Carbide Productions o The Nomads, que empezaron siendo una banda de garaje de manual pero luego fueron cambiando el discurso y mezclando temas punk con otros un poco más pop. Un poco como nosotros vamos.

Nosotros lo de las bandas de esa explosión de finales de los 90 y primero del siglo lo pillamos ya un poco de vuelta. Había bandas que nos gustaban pero no nos interesó subirnos a ese rollo porque en esa época estábamos girando hacia otro tipo de sonido que coincidió en 2001 con el ‘Scarred for life’. Esas bandas tenían las mismas influencias que nosotros solo que en nuestro caso fue bastante antes. En la época de la Perrera no eran ni cinco las bandas de ese estilo en Europa.

Es la primera vez en la historia de la banda que vais a tocar en Murcia. ¿Por qué os habéis hecho tanto de rogar? ¿Qué se va a encontrar el público murciano?

Vamos a dar un concierto como si tocáramos aquí en Pasajes. Va a ser lo mismo de siempre. Nunca hemos tocado en Murcia. Lo hemos hecho en Almería y en Alicante pero nunca lo hemos hecho en Murcia. Haya 10 personas o haya 100 haremos lo mismo de siempre ya que para eso tenemos oficio. Irá la gente que sabe lo que hacemos y algún despistado al que pillemos desprevenido. Seguro que le mola y todo.