Mujeres en la industria musical: Blanquinni (Periodista musical)

¡Hola! Muchas gracias por dedicarnos tu tiempo. Antes de nada, me gustaría que nos contaras ¿Cómo han sido tus inicios en la industria musical? ¿De dónde nació el interés por este sector?

Comencé hace nueve años, a escribir en la web de moda de un amigo, a cerca de música, entre otros. Era una página que por aquel entonces tenía mucho tráfico y él no podía sustentarla sola, así que le ayudé en varias secciones. Era un periodismo muy “casero”, en el que la formación se hacía en el propio campo y aprendías a redactar en base a la lectura de magazines de referencia.

Con los años fui cultivando un criterio propio y más tarde, empecé a colaborar con otros muchos medios y también lancé mi propia web de contenidos musicales. La fotografía de concierto la inicié algo más tarde, porque realizaba crónicas y no conocía a nadie, y vi que si aprovechaba mis skills aprendidos en mi carrera (di tres años de fotografía) además podía conocer a muchos compañeros del sector y sentirme más acompañada en los directos.

He cubierto cantidad de eventos y es en el metal donde veo mayor sesgo de género.

Cada vez podemos ver más la presencia de mujeres en carteles de festivales y otros eventos, pero aun así sigue predominando la presencia masculina en este ámbito ¿A que crees que se debe?

Por desgracia, esto sigue siendo una realidad. Lo que más me molesta es que sea un pretexto publicitario (el de la inclusión) con el que muchos eventos buscan en cantidad de ocasiones ganar presencia a través de un marketing “teñido de rosa”, en vez de una búsqueda real de equidad entre artistas masculinos y femeninos. He cubierto cantidad de eventos y es en el metal donde veo mayor sesgo de género, y no porque no haya grandes artistas femeninas.

Las mujeres también sabemos tocar, las mujeres también formamos bandas (y de todo tipo) fuera de los estereotipos de las girlbands como Sweet California o Spice Girls que son totalmente respetables, pero deberían cesar ese tipo de etiquetas. Bones of Minerva, Bala, Agoraphobia o Broken Lingerie son muchos de los grupos nacionales donde todos los miembros son mujeres y tienen la misma o mayor contundencia que otras agrupaciones de totalidad masculina.

¿Qué medidas piensas que deberían tomarse para ayudar a que esta situación cambie?

Por un lado, se debería informar más de ayudas como las de Europa Creativa y programas como el de Music Moves Europe que tiene acciones específicas para la mujer en el campo de la música. La mayoría de los artistas, y hablo tanto de grandes como pequeños, con los que he trabajado en calidad de manager o he charlado como prensa desconocen este tipo de programas (que no son sólo están orientados a mujeres, pero que viene bien recordar de manera general).

Por otra parte, pienso que el Estado podría crear dentro de su presupuesto en el Plan de Cultura alguna estrategia más actualizada para apoyar a las mujeres creadoras de música contemporánea… ya sea orientado al artista, a sellos discográficos, a medios de comunicación (como que exista una cuota cultural de programación mínima de música en los medios públicos en el entorno de la mujer), o festivales. Hay muchas alternativas, lo difícil es que nos escuchen o que les convenzamos de que eso genera algún tipo de rentabilidad, que es lo que me da la impresión de que miran antes que la propia concienciación social.

¿Cuáles son las principales diferencias que encontraste a la hora de introducirte en el mundo musical siendo mujer?

Sinceramente, por parte de mis compañeros y compañeras, ninguna. En cambio con respecto a público generalizado si he tenido que escuchar comentarios que no procedían y estaban muy fuera del campo profesional, que no pienso replicar aquí. Es una lástima que además, muchos de esos comentarios vengan de mujeres, porque nos hacen un flaco favor. El problema es que estereotipan la imagen de una periodista o fotógrafa, sobre todo cuando trabajamos para medios digitales de calado local, porque te tachan de “fan” y de “blogger” (en el término despectivo), cuando lo que quieres es cubrir el evento, desarrollarte como profesional y por supuesto, disfrutar de tu trabajo. Si ya dices que vas con un medio nacional cambian su perspectiva.

Y sí, en muchas ocasiones desarrollas un vínculo emocional con los artistas, de hecho algunos llegan a ser conocidos o incluso amigos, pero eso no significa que haya segundas (y perversas) intenciones. Después de nueve años en diferentes medios he visto crecer y he acompañado a artistas locales desde sus inicios, es imposible tener un trato frío o distante con ellos porque les coges cariño y acaba convirtiéndose en una relación un tanto personal tanto con ellos como con su equipo.

¿Ves un crecimiento de presencia de miembros femeninos en esta industria en los últimos años? ¿En que ves que ha cambiado?

Lo veo bastante igual, hubo un pequeño boom de medios digitales y ahora con la pandemia muchos, sobre todo aquellos que veías que habían creado la web con el único pretexto de ver a sus ídolos y chupar de los festivales, han desaparecido. Se ha hecho una limpieza y ahora quien sube contenido, al menos lo hace de calidad. Mujeres, somos las mismas de siempre, aunque es cierto que en el campo de la fotografía se está abriendo más. Pero vaya, el año pasado fui nominada a la Mejor Foto de Festival de los Iberian Festival Awards y de los diez finalistas solo tres éramos mujeres.

¿Por qué mujeres te sientes inspirada? ¿Hay alguna con la que te hiciera especial ilusión trabajar?

En el campo artístico por Marina Abramović, especialista en performances. Desafía muchos convencionalismos y trata bastantes temas actuales a través de la provocación, es una mujer fuerte y creativa, la descubrí durante mi carrera y me parece muy inspiradora. En el entorno de la música, me encanta Victoria Fenoll (lleva 15 años metida en la industria y ganándose su título trabajando como una jabata, ha alcanzado puesto muy altos en grandes compañías y con artistas muy reconocidos). Siento muchísimo respeto y admiración por todo lo que hace y sí, me gustaría coincidir laboralmente con ella porque estoy segura de que aprendería mucho de su experiencia.

¿Cuáles son los referentes que ves dentro del sector que sirven como referencia para nuevas generaciones?

En mi opinión, hay muchas mujeres referentes para generaciones venideras. Desde la ya citada Victoria Fenoll a Mar Rojo (programadora de la Sala Sol, entre otras funciones), Cindy Castillo (manager y booker, trabaja para Mad Cool Festival), Eneida (directora ejecutiva de Fever! Productions y prensa y comunicación en Houston Party), Ana Laballo, Ana Medina o Silvia Cantero (también de prensa y comunicación) o Nat Enemede (fotógrafa musical creativa, hace muchos artworks para artistas) y un largo etcétera. En la Asociación MiM tienen un buen listado, animo a que todos y todas le echen un vistazo.

Siendo mujer siempre se juzga más la apariencia física algo que en los hombres parece no ser tan relevante ¿Te ha influido el aspecto físico en algún sentido a la hora de trabajar en este sector?

En ocasiones muy puntuales. Pero algún corte si he tenido que dar a más de uno. Por trabajar en el entorno artístico muchos hombres se toman la licencia que les da la gana para justificar su comportamiento machista o micro machista. Por otra parte, el que yo trabaje en la industria no me sitúa en una posición distinta a que yo fuera profesora, médico o esteticien. Todas somos profesionales y hemos venido a trabajar. Si queremos lucirnos más o menos, es nuestro problema, pero no vestimos para los demás (y menos con intención de ser incomodadas por otros).

Es el momento de apoyar a las actividades locales, a las salas de concierto que permanezcan activas y a los artistas emergentes

¿Hay alguna situación que hayas vivido en esta industria por ser mujer que te haya marcado?

Sí. No voy a dar muchos detalles, pero tuve que viajar a cubrir un concierto con un compañero bastante prepotente (y machista) que utilizó el viaje como una excusa para intentar hacer algo extraprofesional. Yo me negué, por supuesto, y a la vuelta a Madrid intentó minusvalorarme y perjudicar mi trabajo a través de amenazas infundadas. No surtieron efecto. Eso creo que ha sido lo peor, pero tengo multitud anécdotas que prefiero guardarme porque creo que si las cuento les estoy dando la importancia que no se merecen.

¿Pensáis que en este sector prevalece la sororidad ante la envidia o al contrario?

Por lo general, entre mujeres nos apoyamos bastante. Yo siempre que puedo, tanto en entrevistas como en conversaciones con otros compañeros, recomiendo el trabajo de otras compañeras, con el fin de dar visibilidad. Creo que ellas harían lo mismo por mí si tienen ocasión.

En esta situación que estamos viviendo otros sectores están siendo menos afectados que el de la cultura ¿Cómo lo estáis viviendo?

Fatal. Para todos y todas las profesionales de la industria. El pasado año pude trabajar para Mad Cool y viví desde dentro cómo la pandemia afectaba a todo el festival y a los profesionales que trabajan en él. Ahora estoy en el sello Pep’s Music Group, compaginando esto con mi trabajo periodístico y audiovisual. Esto es muy grave y no se nos ha prestado la atención suficiente. La música, y las artes en general, son las que cultivan el alma… forman parte de un bien principal para la sociedad y siento que nos están tratando como algo terciario. Ojo, tenemos que recordar que en España, el sector musical tiene un impacto de 5.000mill de euros y más del 50% debido a música en directo (según el informe OBS). Se han perdido muchos empleos y también mucha riqueza dentro del país… espero que se aporten mejores medidas para este 2021 y que con la vacuna y tras demostrar que el experimento de la Sala Apolo salió bien, nos den más licencia para trabajar dignamente.

Para ir finalizando, ¿Te gustaría dejar algún mensaje a los lectores de Rock Culture?

No dejéis de leer medios culturales, sobre todo los de carácter alternativo. Cread vuestro propio fundamento en base a la comparación, y no os creáis todo lo que digan (sobre todo los medios generalistas). Cultivad vuestro criterio, escuchad música, investigad más allá de lo comercial. Es el momento de apoyar a las actividades locales, a las salas de concierto que permanezcan activas y a los artistas emergentes. Comprad merchandising y recomendad en las redes no sólo a artistas, sino a fotógrafos, medios, periodistas. Un tweet, una mención, una story, eso no cuesta nada. Difundid la cultura y no dejéis de crecer con ella. Los que trabajamos en esta industria os lo agradeceremos eternamente.

 

Melanie Silva
Adicta a la fotografía,amante del retrato sobre el escenario.Abriéndome paso en el fascinante mundo del medio musical.

Otras noticias

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10,455FansMe gusta
6,306SeguidoresSeguir
2,049SeguidoresSeguir
218suscriptoresSuscribirte