¡Hola! Muchas gracias por dedicarnos tu tiempo. Antes de nada, me gustaría que nos contaras ¿Cómo han sido tus inicios en la industria musical? ¿De dónde nació el interés por este sector?

Hola!! Gracias a ti por contar conmigo. Lo cierto es que interés por el sector no lo he tenido nunca, ni lo voy a tener. Es un aspecto inevitable de hacer música y compartirla con más personas. El sistema funciona de tal forma que todo pasa por manos invisibles que tasan el valor de obras de arte según el prestigio y fama de quién ha creado la obra de arte en cuestión. Es un mundo hostil, es una lucha continua en la que varios sectores exprimen al artista en su beneficio, mientras que el/la artista debe aceptar ciertos contratos para poder sobrevivir y seguir haciendo su arte.

La música me ha acompañado desde siempre, es lo que más me ha gustado desde que era muy pequeñita, es lo que quiero hacer, lo que amo. Con la industria me di de bruces con mi primera banda, Lizzies y es donde comencé a ver cómo funcionaban los contratos discográficos, las promociones, el booking, el management, y todo eso que rodea a la música y el espectáculo. Lizzies me enseñó lo que necesitaba para emprender Curly Mane.

Ver a mujeres en un escenario y más concretamente tocando Rock and Roll todavía escuece a algunas personas

Cada vez podemos ver más la presencia de mujeres en carteles de festivales y otros eventos, pero aun así sigue predominando la presencia masculina en este ámbito ¿A qué crees que se debe?

La cultura global y la cultura capitalista de consumo es machista y patriarcal por definición. Ver a mujeres en un escenario y más concretamente tocando Rock and Roll todavía escuece a algunas personas. Es dar lugar a aquellas mujeres que son poderosas, es dar voz al poderío, y desgraciadamente muchas veces no gusta y se critica negativamente. La mujer es objeto de cambio en esta violenta cultura, por eso cuando una artista se sitúa en un lugar in-intercambiable encima de un escenario y es ella quien dirige, todavía no se ve claro y a algunos les da miedo. Se podría decir que son aquellas mujeres a las que llamaban brujas hace unos siglos.

Afortunadamente cada vez se ven más mujeres siendo cabezas de carteles de grandes festivales, y gracias a ello se comienza a normalizar algo que debería de ser de lo más normal, provocando muchas niñas comiencen a tocar la batería, la guitarra, a cantar… Dándose así un verdadero cambio. Tengo esperanzas de que con el paso de las generaciones cada vez más mujeres toquen en directo sin ser juzgadas.

Por otro lado también está creciendo el número de mujeres que gestionan festivales y discográficas, esto es un punto importantísimo, ya que no hace tanto eran esencialmente hombres , la intervención femenina desde este rol también debe de fomentarse.

¿Qué medidas piensas que deberían tomarse para ayudar a que esta situación cambie?

Es una problemática estructural. La educación es el arma más poderosa, en primer lugar se debe crear una educación basada en valores supremos, uno de ellos es la equidad, ya no solo entre hombres y mujeres, entre todos los seres humanos, valorando la diferencia por sí misma. En el colegio nos enseñaron a sobrevivir; el abuso escolar es una problemática social, es un indicativo de que algo no va bien.

Es importante que las familias puedan tomarse el tiempo necesario con sus hijos/as, cuidar que contenido llega a sus manos a través de las redes sociales y los medios de comunicación, y en la escuela deben darle la importancia y prioridad que merece al desarrollo ético-moral, de autoconocimiento, de gestión emocional, de pensamiento crítico. Puede resultar dificultoso que esto se realice, aun así, pienso que son los pasos fundamentales para que la sociedad cambie y por eso debemos tenerlo presente y hacer todo lo posible.

¿Cuáles son las principales diferencias que encontraste a la hora de introducirte en el mundo musical siendo mujer?

La desconfianza: parece que al ser mujer no vamos a sabes tocar o cantar, o no le vamos a poner la misma actitud.

El abuso: como en todos los sectores, las mujeres sufrimos abusos casi diariamente. Y si nos negamos o ponemos limites somos una bordes, estrechas…etc.

Crítica sobre la estética: se habla de lo que nos ponemos o dejamos de poner, de lo feas o guapas que somos, dejando la música en un segundo plano.

Menos oportunidades: tiene que ver con la falta de confianza.

Falta de reconocimiento: en ocasiones parece que un hombre debe estar detrás del proyecto que se esté llevando a cabo, se devalúa el poder de la mujer.

En realidad lo importante es la actitud, da exactamente igual si hablan o no hablan una es como es, y cuando hay verdad y autenticidad no se puede hablar; no hay nada que decir.

¿Ves un crecimiento de presencia de miembros femeninos en esta industria en los últimos años? ¿En que ves qué haya cambiado?

Ha crecido ligeramente. Aun así y especialmente dentro del Rock and Roll queda mucho por hacer. Estoy esperando a que alguna banda masculina al completo haga una versión de alguna canción cantada por una mujer.

Es bonito hacer festivales femeninos y compartir sororidad, pero realmente pienso que no fomenta un cambio real, no hay festivales masculinos porque la mayoría ya lo son casi en su totalidad. El Azkena por ejemplo, ha presentado un cartel en el que hay multitud de bandas con mujeres y no ha puesto la característica de “femenino” para mí eso es un cambio verdadero y digno para las mujeres.

¿Cuáles son las artistas que ves dentro del sector que sirven como referencia para nuevas generaciones?

Joan Jett ha sido y sigue siendo el mayor referente bajo mi punto de vista, ha soportado carros y carretas y ha llegado a lo más alto sin ser sexualizada por la prensa o medios, es verdadera, auténtica y personalmente la estoy muy agradecida. Patti Smith otra grandiosa, las L7.

Bandas más actuales que me parecen buenísimas y figuras a seguir son Blues Pils y Halestorm.

Por último tengo que nombrar a Amaral porque me parece increíble y ha hecho mucho por la justicia social.

Siendo mujer siempre se juzga más la apariencia, algo que en los hombres parece no ser tan relevante ¿Ha influido tu aspecto físico en algún sentido a la hora de trabajar en este sector?

No es que haya influido es que siempre hay más ojos encima para hablar sobre tu cuerpo tu ropa, tu cara… Es algo que va implícito en una mujer que sea pública. En realidad lo importante es la actitud, da exactamente igual si hablan o no hablan una es como es, y cuando hay verdad y autenticidad no se puede hablar; no hay nada que decir.

¿Hay alguna situación que hayas vivido en esta industria por ser mujer que te haya marcado?

Ha habido más de una, pero en realidad es el día a día, el trato es diferente, al igual que muchas veces en la calle. Simplemente ya cuento con ello y trabajo con ello a diario, sin dejar que eso frene lo que quiero hacer.

¿Piensas que en este sector prevalece la sororidad ante la envidia o al contrario?

Hay muuuuchos/as envidiosos/as, demasiados. En el sector industrial abunda la vanidad, los intereses, el hedonismo, el exhibicionismo y sí, las envidias.

Ha pasado ya bastante tiempo desde que comenzó la pandemia del Covid-19 y que tanto ha afectado a la cultura, especialmente a la música en directo. Poco a poco se van dando pasos hacia una vuelta a la normalidad, pero aún sigue habiendo riesgo. ¿Cómo lo has llevado todo? ¿De qué manera ha afectado a tu actividad y cómo has conseguido seguir adelante con tus proyectos?

Fluyendo con la vida, no dejando que factores externos condicionen lo que quiero hacer, mis objetivos. Adaptarse a la situación es lo importante y a partir de ahí empezar a trabajar por lo que se quiere y se ama, con la verdad por delante y sin perder el rumbo.

Cuéntanos con más detalle, ¿en qué andas inmersa actualmente? ¿La situación actual influye de alguna manera en cómo lo estás enfocando a corto y medio plazo?

En poco tiempo anunciaremos próximos conciertos por España, que es lo que más nos apetece en el mundo. Los conciertos son en lo que más ha influido la situación actual, espero que ya este año podamos recuperar ese espacio tan necesario para todxs tanto el público como para las bandas y disfrutarlo tanto como antes.

Actualmente estamos terminando de componer el próximo disco y pronto entraremos a grabar unos temas previos a la grabación del disco completo.

¿Qué opinas sobre esta sección de mujeres en la industria? ¿Piensas que ayuda a destacar la presencia de la mujer y sus circunstancias en el rock y el metal; ¿o, por el contrario, crees que puede transmitir algún mensaje negativo?

Es algo muy positivo y estoy muy agradecida por poder expresar mi punto de vista como mujer y artista dentro del mundo de la música. Es muy necesario crear estos diálogos en los que el punto de vista sea desde una mujer, es la forma de que las mujeres empecemos a escribir nuestra historia.

En cuanto a transmitir un mensaje negativo, esto es como en todo, depende quien esté leyendo, quien quiere recibir un mensaje negativo y tenga predisposición para ello, así será.

Para ir finalizando, ¿Te gustaría dejar algún mensaje a los lectores de Rock Culture?

Gracias por llegar al final de esta lectura, espero que la hayas disfrutado, ¡nos vemos en los conciertos y no dejes de escuchar Rock and Roll!