¡Hola! Muchas gracias por dedicarnos tu tiempo. Antes de nada, me gustaría que nos contaras ¿Cómo han sido tus inicios en la industria musical? ¿De dónde nació el interés por este sector?
Gracias a ti por contar conmigo. Desde que era pequeña mi única idea de futuro era dedicarme a la música, no aceptaba otra idea en mi cabeza. Tanto es así que en cuanto convencí a mis padres de esta “locura” ya no hubo marcha atrás.
Me he dedicado a la voz por entero desde los 16 años. Comencé mis estudios de voz, comencé a actuar e hice el grado de Musicología para luchar por mi sitio en este mundo.

El interés no sé de dónde vino ¿de dónde viene el interés por cualquier afición? De pronto un día lo haces y descubres que eso te llena más que respirar.
Por decirlo de alguna manera, aún sigo en mis inicios en la industria musical. Sigo luchando por crear mi nombre como profesora de canto, como actriz, como vocalista en Norwald; y es algo que nunca va a parar. Creo que voy a llevar 20 años en la escena de la música y seguiré pensando que estoy empezando jajaja

Cada vez podemos ver más la presencia de mujeres en carteles de festivales y otros eventos, pero aun así sigue predominando la presencia masculina en este ámbito ¿A qué crees que se debe?
Nuestra historia mundial se basa, y esto es así lo acepte la gente o no, en el patriarcado. Toma esa palabra como quieras, pero nadie puede negar que en todos los aspectos de la historia occidental eran los hombres los que aparecían descritos como héroes, como líderes, como gobernantes, como los que había que tener en cuenta, vaya.
En comparación con la historia moderna, la importancia de la mujer y la lucha feminista es muy reciente. Las primeras olas feministas se remontan a hace menos de 200 años. Es comprensible (que no por ello normal ni razonable) que la presencia de la mujer aún siga relativamente menor que la masculina. Pero eso esta cambiando de una forma brutal desde hace tiempo.

Cada día más personas se dan cuenta de que nuestro orden social está cambiando, de que los roles que hace 50 años funcionaban hoy son absurdos, y eso se aprecia directamente en las artes con la aparición en escena de más músicos mujeres, grupos solo de mujeres y con la salida a la luz de mujeres en la historia musical antigua que habían sido dejadas de lado o escondidas a propósito porque “solo eran mujeres”.

Un ejemplo de este cambio social en la educación es el Mapa de Creadoras de la Historia de la Música desarrollado por Sakira Ventura.

¿Qué medidas piensas que deberían tomarse para ayudar a que esta situación
cambie?

No creo que haya ninguna medida además de las que ya tenemos que pueda tomarse y sea efectiva. Somos personas, todes merecemos los mismos derechos.

Quien no quiera entender esto no creo que deba ser considerado como humano. Llámalo neandertal, aunque estarás ofendiendo a nuestros antepasados. Si queremos dar alguna opción más por mi parte sería continuar con la concienciación.

Considero que es tan importante que concienciemos a los mayores con prejuicios como que sigamos educando a los jóvenes en la igualdad, los derechos y el “deja a los demás que sean felices, coño”.

Por otra parte, si queremos que existan en particular más mujeres dedicadas a la música tiene sentido que la música vuelva a tener cabida dentro del ámbito escolar, ¿no? No podemos ni debemos permitir que la música, el arte, la cultura, la filosofía…desaparezca de las aulas.
Yo, por ejemplo, recuerdo mi clase de música en 2º de la ESO en particular con mucho cariño porque ya era una adolescente metalera y mi profesora me animaba mucho a seguir conociendo la música, quién sabe qué hubiese sido de mi futuro sin esa profesora.

Estamos ahí porque somos buenas en lo que hacemos y merecemos estarlo.

¿Cuáles son las principales diferencias que encontraste a la hora de introducirte en el mundo musical siendo mujer?
El simple hecho de haber nacido con vagina y sentirme identificada con mi género y sexo ha hecho que el sexo opuesto se sienta con superioridad moral hacia mí. Absurdo, ¿verdad? Tener un cacho de carne hacia afuera te da superioridad moral….
Esa ha sido la principal, que menospreciasen de lo que era capaz como cantante solo por el sexo con el que había nacido. A mí no me han querido en grupos porque “es que eres una tía”, ridículo.

Por otra parte, pero siguiendo con el tema anterior, las mujeres que hacemos guturales nos enfrentamos siempre a la brutal critica de “esto no suena agresivo”, “no suena potente” ….

Tu gutural va a depender de lo grande o pequeña que sea tu laringe, tu cuello, cómo modifiques tu tracto vocal, etc. Si estamos recibiendo críticas de este estilo, permíteme que diga que suelen ser de personas que tienen nulo conocimiento de canto y tampoco se molestan en saber cómo funcionan ni en conocer tremendas divas del gutural que existen por el mundo más allá de Arch Enemy o Jinjer, quienes por supuesto son grandes referentes y admiro mucho; pero hay más mujeres, no nos enclaustremos.

Es por ello que la mujer, en términos generales, debe esforzarse el triple para conseguir un sonido aceptable para la crítica ya que por nuestro tipo de aparato fonador debemos modificar más estructuras para sonar más graves y brutales, y el hombre, en términos generales, deben esforzarse menos.

Su sonido está más reconocido y aceptado por la crítica y el público. Por supuesto estos términos y la generalización no es lo más adecuado, pero es el mejor resumen que puedo ofrecer para que se entienda como profesora de canto y músico.
Para más dudas sobre canto y mejores términos siempre podemos hablar en otra ocasión sin tanta generalidad.

¿Ves un crecimiento de presencia de miembros femeninos en esta industria en los
últimos años? ¿En que ves qué haya cambiado?
Por supuesto que hay crecimiento, me preocuparía que no fuese así. El mayor crecimiento que observo es que no se deja a la mujer de lado, simplemente eso ya hace que estemos en la escena.

Aparecemos continuamente en grupos, revistas, somos redactoras, fotógrafas, instrumentistas, cantantes, compositoras. Estamos ahí porque somos buenas en lo que hacemos y merecemos estarlo. Además, también es importante prestar atención a los anuncios de bandas.

Ya no se lee tanto, aunque se sigue dando tristemente el: “hombre que toque X para grupo de rock” o “solo responder hombres”. Ahora piden personas que toquen X instrumento o que cante y tenga habilidad para manejarse en ciertos registros, es maravilloso leer esos anuncios. Por fin empieza a importar solamente que seas un buen profesional, no lo que tengas entre las piernas.

Por otra parte, hemos dejado de prestar atención a quien nos pretenden dejar de lado, es decir, si alguien considera que no soy buena música por sus razones de m***da, no voy a gastar mi tiempo en pensar en su medio, grupo ni en su persona porque eso significa que es un profesional nefasto.

¿Por qué mujeres te sientes inspirada? ¿Hay alguna con la que te haría especial
ilusión trabajar?
Me faltan dedos en el cuerpo para contar a las mujeres por las que me siento inspirada. Sin duda debo empezar por mi profesora de canto, Gema Vau, sin ella estaría perdida en muchas cosas. No olvidemos nunca a nuestros maestros en el camino, por favor. Los profesionales siguen necesitando profesores, que no os engañen.
A nivel gutural hay un millón de mujeres que admiro, de las que aprendo cada día un poco más y con las cuales me encantaría hablar mil horas y cantar, como por ejemplo Aliki Katriou que es una profesora de canto especializada en guturales absolutamente maravillosa. Al igual que ella me desmayaría si pudiera conocer y cantar con Mara Lisenko, Mary Zimmer, Jessie Grace, Courtney LaPlante….
A nivel canto limpio aún hay más referentes, y muchos más de otros estilos fuera del metal. En mi caso tengo a Floor Jansen, obviamente, ¿Quién no podría admirar su voz? Pero también Mónica Naranjo, Lady Gaga, Pink, Demi Lovato, Amy Lee… y me dejo millones en el tintero.

¿Cuáles son las artistas que ves dentro del sector que sirven como referencia para nuevas generaciones?
Creo que todas las mujeres que se atreven a lanzarse a las redes sociales y subir su música, sus covers, sus enseñanzas, sus fracasos, sus prácticas…. Es a ellas a quienes admiramos, por lo menos yo.

Aquellas que demuestran que son humanas, que no son inalcanzables, que te ayudan y te apoyan a seguir adelante.

Siendo mujer siempre se juzga más la apariencia, algo que en los hombres parece no ser tan relevante ¿Ha influido tu aspecto físico en algún sentido a la hora de trabajar en este sector?
Es cierto, el aspecto influye. No debería ser así, pero lo es. Es cierto que a mí me gusta mucho dar el cante con mi aspecto, maquillajes raros, sujetadores de pinchos, ropas llamativas…, pero ¿me gusta por haberme visto obligada a ello, porque lo he visto de otras cantantes que estaban en la cima o porque de verdad he descubierto en esa forma de vestirme una afición? Lanzo esa pregunta para que cada cual haga introspección.

¿Hay alguna situación que hayas vivido en esta industria por ser mujer que te haya marcado?
El hecho de que cuando me piden colaboraciones cantadas esperan y exigen que sea con una voz dulce, absurdamente aguda, pura y limpia y cuando pido cantar guturales o en una zona más cómoda hay un silencio eterno o una mirada de juicio a tu profesionalidad.

La verdad que la pandemia solo fue la gotita que colmó mi vaso.

¿Piensas que en este sector prevalece la sororidad ante la envidia o al contrario?
Yo he tenido muy buenas experiencias con mis compañeras siempre. Creo que nos hemos apoyado y ayudado de la mejor manera que podíamos y sabíamos. Si ha existido alguna vez algún tipo mal comportamiento creo que no ha sido por envidias entre mujeres, sino que las inseguridades personales llevadas a lo profesional y arrastradas de lo personal han podido acabar en malentendidos, y esto cuenta para todos los géneros.

Yo soy una persona que prioriza el hablar y el entendimiento, espero que si en algún momento alguien tiene un problema conmigo sepa que podemos hablar desde el respeto.

Ha pasado ya bastante tiempo desde que comenzó la pandemia del Covid-19 y que tanto ha afectado a la cultura, especialmente a la música en directo. Poco a poco se van dando pasos hacia una vuelta a la normalidad, pero aún sigue habiendo riesgo. ¿Cómo lo has llevado todo? ¿De qué manera ha afectado a tu actividad y cómo has conseguido seguir adelante con tus proyectos?
La verdad que la pandemia solo fue la gotita que colmó mi vaso. Yo he padecido depresiones y ansiedad, y el encierro solo lo agravó. Antes de la pandemia empecé a ofrecer clases de canto y como muchos, ese año empezaba “mi plan de emprendimiento”, pero se retrasó.

A medida que pasaban los meses tras la cuarentena veía que todo el mundo avanzaba y yo seguía estancada sin saber cómo ser mejor profesora o cantante. Lo bonito ahora es observar el efecto mariposa que estaba viviendo.

En 2019 hice una crítica musical en el medio en el que trabajaba al disco debut del grupo Norwald. Por casualidad conocí a Jeffrey, el bajista del grupo, eso me dio la oportunidad de ir a un concierto de la banda, conocerlos en persona y hablar con todos. Mi suerte vino cuando el verano de 2020, en mitad de otra depresión, empecé a colaborar con ellos cantando.

Ese verano fue muy duro, pero esos ensayos con Norwald unidos al apoyo constante de mi familia, mi pareja y mis amigos, me ayudaron a ser lo que soy hoy, la cantante de Norwald. Solo puedo decir que el tiempo que paso con todos ellos es como pasarlo con mi propia familia. Además de eso, trabajo a tiempo completo como profesora de canto en una escuela de música y con clases particulares.
Realmente hay luz al final del túnel.

Si alguien se toma de forma negativa o se siente ofendido por estos temas quizás o nuestra forma de contarlo quizás necesite un poco de apoyo

Cuéntanos con más detalle, ¿en qué andas inmersa actualmente? ¿La situación actual influye de alguna manera en cómo lo estás enfocando a corto y medio plazo?
Sé que mucha gente ha cambiado su forma de organizar el tiempo y ahora lo dividen todo a corto plazo, pero yo sigo anclada en prepandemia y sé que las cosas llevan tiempo. Intento focalizarme en los pequeños avances para conseguir el objetivo final.
Mi plan siempre ha sido la música y la voz. Solo deseo seguir aprendiendo cada día como profesora para dar lo mejor de mí en cada clase a mis Churris Cantores, como yo los llamo; y por supuesto mejorar como cantante cada día más para reventar los escenarios en los próximos conciertos con Norwald.

¿Qué opinas sobre esta sección de mujeres en la industria? ¿Piensas que ayuda a destacar la presencia de la mujer y sus circunstancias en el rock y el metal; ¿o, por el contrario, crees que puede transmitir algún mensaje negativo?
Me parece una sección maravillosa. Gracias por crearla y darnos la oportunidad de contar nuestro punto de vista y nuestra historia.

Sé que en mi caso me he alargado un poco, pero me gusta la sinceridad y contar todo lo que pueda si eso ayuda. Si alguien se toma de forma negativa o se siente ofendido por estos temas quizás o nuestra forma de contarlo quizás necesite un poco de apoyo y gestionar sus emociones y vivencias con un profesional de psicología real, no una cuenta de Instagram.

Para ir finalizando, ¿Te gustaría dejar algún mensaje a los lectores de Rock Culture?
Me encantaría dejar muchos mensajes para todas aquellas personas que se sienten solas, que sienten que no pueden más, que creen que ya es demasiado tarde. Nunca es tarde, para nada. Seguid vuestro sueño, sé que es jodido, pero seguid porque vale la pena la lucha cuando es sana y a favor de vosotros.

Que nadie consiga hundiros. No creáis a esa persona cuando intente menospreciaros o ridiculizaros. Vosotros sois importantes. Confiad en el proceso. Rodearos de amor. Daros un abrazo a vosotros mismos. Sed amables, pero no os dejéis pisotear.

Pedid ayuda, yo lo hice y es lo que me ha traído a este punto de mi vida. Os mando un abrazo enorme y todo mi amor.