Nikki Hill y The Niftys en la Sala Musik – Cuando Tina Turner encontró a Bon Scott

“Nikki Hill es a día de hoy un seguro de vida encima de los escenarios que va recorriendo a lo largo y ancho de todo el mundo.”

Se va terminando el 2019 y los artistas tanto nacionales como internacionales van apurando sus giras y concentrándolas en estos últimos meses del año con lo que la vorágine de conciertos es prácticamente continua en cualquier día de la semana. Para este miércoles 13 de Noviembre tocaba cita ineludible con una de las mayores estrellas emergentes y ya consolidadas del panorama Rock&Soul internacional. Nikki Hill y su banda se han hecho unos asiduos en pasar por nuestro país gira tras gira de sus tres discos hasta ahora publicados. En esta ocasión venían con disco nuevo bajo el brazo, Feline Roots, que según palabras de la propia artista es su trabajo más maduro y del que se siente más orgullosa hasta el día de hoy.
Para abrir fuego de manera puntual y muy temprana (20.30h) salieron a escena los albaceteños The Niftys. Un cuarteto que cuentan con Ana Vallejo como voz y directora de operaciones de la banda. Un auténtico torbellino de actitud sobre el escenario con una potente voz llena de garra y que no para quieta ni un solo momento.
Era la primera oportunidad que tenía de verlos en vivo y me sorprendieron muy

The Niftys
Foto: Alfonso Rock Culture

gratamente por su potencia y empaque sonoro. Una sección rítmica con Angel a la batería y Fernando Morales al bajo que trasladan ese bloque musical de un lado a otro del escenario mientras que la guitarra de Toño García crea unas atmósferas que nos llevan del bluesrock más clásico a momentos de caos psicodélico y muy cercano al Stoner. El estilo musical de la banda carece de etiquetas y beben de los referentes más clásicos sin renunciar a un sonido muy fresco y actual. Con dos discos publicados nos presentaron canciones de ambos con trallazos como Deal with it o la coreada por todos Save me. Dos excepcionales versiones del Come Together de The Beatles y el Rock’n Roll de Led Zeppelin con un toque muy personal ya que sonaron mucho más contundentes y rápidas que las originales. Una hora aproximada de actuación que nos dejó a todos un sabor de boca excelente y anotar una banda más para seguirles la pista de cerca.

Al filo de las 22.00 horas saltó a escena Nikki Hill secundada de la banda que la acompaña ya de una manera más estable estos dos últimos años y que repetían con respecto a su última visita de 2017 a la sala murciana Musik. Con un sonido tan bueno como contundente nos ofreció una actuación que fue de menos a más con un final de show apabullante y lleno de feeling.
Nikki Hill Murcia
Foto: Alfonso Rock Culture

Presentaba Feline Roots del que dio buena cuenta con canciones como Don´t be the Sucker, Holler out Loud, la reggae Can´t love you Back (it´s a Shame), Might Get killed Tonight, Tell the next world o la veloz Just Can´t Trust You. La única que eché de menos fue la más rockera que cierra el disco (The Fire That´s in me). Fue mezclando perfectamente todas estas canciones con las de sus anteriores trabajos como la pegadiza Mama wouldn´t like it, Heavy Hearts Hard Fists o la rockanrolera Scratch Back. Algunas versiones de clásicos como la coreadísima New Orleans de Gary U.S Bonds por parte de un  público que hizo que la sala registrase al final una buena entrada. Down Home Girl de Alvin Robinson o un clásico como Break A Way de Irma Thomas pusieron a todos los presentes a bailar al ritmo que Nikki marcaba desde las tablas.

De nuevo esos duelos de poderosas guitarras entre Matt Hill y Laura Chavez que  adquirieron un protagonismo absoluto a lo largo todo el show haciendo crecer las canciones con fantásticas jams llenas de feeling y alto voltaje, así como los relojes suizos al ritmo del chicano Nick Gaitan al bajo y Matt Dodson a la  batería poniéndole ritmo y tempo exacto a todas las canciones.
¿Y qué podemos decir de Nikki Hill? Se nos acaban los adjetivos. El magnetismo de esta dama desde que salta al escenario es total y absoluto adornado con esa fantástica voz felina (no podía ser más acertado el título de su último disco). Pero lo que más llama la atención sobre todo es su enorme actitud mezclada con esos movimientos que nos hacen recordar sin parar al que fue para muchos el frontman definitivo del Rocknroll, el añorado Bon Scott de AC/DC. La complicidad con su marido Matt en la guitarra es un plus que deja fuera de toda duda su implicación con lo que hace y ama cada noche que se sube a un escenario. La energía de una Tina Turner en sus años mozos mezclada con la actitud y la chulería de un grande como Bon Scott solo puede obtener el resultado adecuado a tales alardes, un show de Rocknroll con MAYÚSCULAS.
Para cerrar la noche la fantástica Right on the Brink de su primer disco Struttin´, el segundo con el público totalmente entregado ante la artista y su banda. Nikki Hill es a día de hoy un seguro de vida encima de los escenarios que va recorriendo a lo largo y ancho de todo el mundo. Nunca defrauda y provoca un efecto sorpresivo ante los que acuden a verla por primera o enésima  vez en vivo que es el querer repetir experiencia brevemente. Ahí estaremos esperando la vuelta del felino.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.