Ray Charles

Hoy rendimos homenaje al que muchos refieren como El Genio. Uno de los artistas más importantes del siglo 20 y pionero del soul en los 50, combinando elementos del jazz, “rhythm and blues” y góspel.

Ray Charles RobinsonRay Charles

Nació el 23 de Septiembre de 1930 en Albany, Georgia, pero vivió la mayor parte de su vida en Florida. Abandonado por su padre, creció con una gran admiración hacia su madre quien a pesar de su mala salud y otras adversidades le conseguía alimentar a él y a su hermano menor. Su interés por la música nació a la edad de tres años, cuando escuchó a un amigo de su madre tocando boogie-woogie. Subsecuentemente este se convertiría en su profesor de piano.

La infancia para Ray Charles quedaría marcada a los cinco años. Su hermano menor murió y un glaucoma empezó a quitarle la vista, dejándolo ciego completamente a los siete años. Pese a sus quejas iniciales, en 1937 Charles comenzó a atender un colegio para los ciegos y sordos en la ciudad de San Agustín, Florida. Aquí desarrolló aún más su talento musical, aprendiendo música clásica, y musicografía braille; que consiste en leer con una mano una partitura y tocar con la otra, intercambiar manos, y combinar las partes luego.

Quedó huérfano en 1945, aún con 14 años. Luego declararía que las muertes de su madre y su hermano fueron las dos grandes tragedias de su vida. Decidió que no volvería a la escuela y se mudó a Jacksonville, donde viviría temporalmente con un conocido de su madre. Aquí empezaría a ganar 4$ la noche tocando en diversas bandas y ganándose una reputación local.

Insatisfecho con los trabajos que le llegaban, se mudó a Orlando a los 16 años, pero aquí viviría en una situación que rozaba la pobreza, llegando a pasar días sin comer. Eventualmente empezaría a componer y en 1947 tenía dos trabajos en Tampa, uno de ellos como pianista para Charles Brantley’s Honey Dippers.

Habiendo grabado algunas canciones en Tampa pero aun buscando un paso más grande, se mudó a Seattle en marzo de 1948. Aquí formó el McSon trío, junto al guitarrista Gossie McKee y el bajista Milton Garret, con quienes grabaría su primer éxito Confession Blues en 1949. Trabajando un horario fijo con su banda en una de las salas de la ciudad y componiendo arreglos para otros artistas como Cole Porter o Dizzy Gillespie, su popularidad no tardó en subir.

En 1952 ya llevaba unos años girando y al cerrar la discográfica Swing Time firmó con Atlantic, donde estaría hasta 1959. Aquí compondría canciones junto al escritor y filántropo Ahmet Ertegun, y en 1953 saldría Mess Around, uno de sus primeros éxitos comerciales con Atlantic.

A lo largo de los 50 Ray Charles tuvo varios éxitos, el más importante de ellos siendo What’d I say. En 1958 fue cabeza de cartel en el festival de Jazz de Newport, donde grabó su primer disco en directo. Ese mismo año contrató el grupo femenino The Cookies, renombrándolas The Raelettes, quienes aportarían los conocidos coros de sus canciones.

“Si algún día consigo que algunas personas sientan una veinteava parte de lo que estoy sintiendo ahora mismo, será suficiente.” Roger Waters al escuchar Georgia On My Mind

En 1959 al terminar su contrato con Atlantic optó por uno que le daría mucha más libertad con ABC-Paramount. Al terminar de grabar Genius + Soul = Jazz (1960) prácticamente había dejado de componer, prefiriendo dedicarse a sus impulsos como intérprete musical. Durante estos años los arreglos de sus discos eran escritos por artistas como Quincy Jones o Ralph Burns.

En 1961 ganaría cuatro Grammies por su éxito Georgia On My Mind, y al año siguiente otro por Hit The Road Jack. Su éxito era definitivo, y disfrutó de él, hasta que en 1964 entraría a rehabilitación después de ser detenido tres veces por posesión de heroína. Después de pasar un año en libertad condicional, Ray Charles reapareció en listas musicales con los temas “I Don’t Need No Doctor” y “Let’s Go Get Stoned”.

Aunque en los 70 con el cambio de modas Ray Charles empezó a desaparecer de las estaciones pop. Habiéndose asegurado los derechos de sus grabaciones al firmar con ABC, tenía el futuro resuelto. Irrelevantemente de ello siguió siendo activo grabando hasta el fin de su vida en 2004, muriendo con 73 años.

Su influencia y legado es inmensurable, al igual que la de muchos artistas a las que estamos tratando de honrar estas semanas. El estilo de Ray Charles en concreto es notable en artistas como Elvis Presley, Aretha Franklin, Stevie Wonder, o Billy Joel.