Reseña: Battle Beast – Circus of Doom

Battle Beast – Circus of Doom

Bajo un título teatral y crítico, la formación finesa Battle Beast levanta la carpa dando permiso para participar en la función de este, su sexto trabajo grabado en Helsinki en los JKB Studio a los mandos de Janne Kjörkroth representado en diez temas más dos bonus tracks en este año que parece que va a venir cargado de novedades sin parar.

Los tres singles publicados no sorprendieron en cuanto a novedad pero compensaron en credibilidad, no tengo claro que sea su mejor disco, pero percibo que es suyo y sin dar vueltas al tema de encontrar su camino, acepto sus experimentos, que hagan lo que les apetezca mientras esté bien escrito y cuidado al detalle, no pienso poner peros a la falta de una balada o de focos que alumbren solos espectaculares. Compactos, como una amaestrada orquesta colmada de versatilidad.

Esta vez hay algo más de complejidad lírica por desgranar y toques sinfónicos en las historias que fluyen a través de la capacidad interpretativa de su vocalista, a envuelta por los sonidos característicos de la banda ejecutados conmovedoramente En general transmiten una fuerza que en concierto nos van a hacer sentir mucho con esta mezcla de drama y diversión expandiendo conmovedoramente las cuidadas letras

Una frágil cajita de música abre el telón en Circus of Doom para explotar en ellos mismos antes de ver la luz en la desafiante voz, el solo, salvaje, los teclados, hechizantes, todo entremezclado en una ilustrativa historia.

Noora es un ejemplo a seguir por toda mujer en este mundo el poderoso grito inicial contrasta con la angelical agresividad que desarrolla en Wings of Light. Estrofas adictivas que nos suenan familiares, la parada de tempos a mitad del tema para hacerle más percusivo certifica lo bien estructurado que está. En unos años esto va a ser un clásico seguro.

La circense Master of Illusion expuesta entre cuerdas y teclas es otro must con todos los malabares posibles, con tiempos marcados, maravillosos arreglos y una voz que se divierte repartiendo registros a cualquier nota. El juego de la ilusión no ha hecho más que comenzar parecen querernos decir.

Cuerdas y teclas se sincronizan para dar paso a la valiente letra de Where Angels Fare to Fly, interpretada por la sedosa lija hecha voz de Noora. La melodía predominante en este medio tiempo power metal, vibra solitaria hacia el climax para caer en un final de estribillo. Qué bonito hacen lo que bien saben hacer despertando las ganas de más.

Joona, en plena racha compositiva, ha transmitido la pura esencia en Eye of the Storm posiblemente mi elegida como favorita según le voy dando escuchas. Noora pone sus cuerdas en modo almíbar para las baquetas de Pyry marquen el camino de esta historia con toques disco en el marcado estribillo. Fascinante la exclamación final, imposible escucharla en quietud, la necesidad de concierto se vuelve imperiosa.

Sin tiempo para recomponerme, salta a pista Russian Roulette todos con todo, muy rollo disco con el trasfondo de sintetizadores ochenteros. Noora entre dulce y cabreada no pierde el aliento en el frenesí de giro de esta peligrosa ruleta.

El raudo doble bombo y el aura de power metal se liberan al fin en Freedom sacudiendo una pura dosis de retumbes entre galopantes guitarras. Casando sintetizadores con ritmos nórdicos, este diamante en bruto va a destrozar cuellos en directo.

Circus of doom

Para compensar llega The Road to Avalton con su esencia bélica melódica y una cuidada producción de aura himno, que cautiva más allá de la letra, me voy detrás del bajo para caer en el estribillo sin perder detalle de los cambios de tono de Noora. Tragicomedia transformada en canción.

Armageddon es el otro tema diferente, insuflando bailables sensibilidades poperas bajo esta carpa bien plantada. La soltura para mezclar metal con pop moderno es plena, en ritmo impregnado en las alocadas estrofas recuerda a Amaranthe, hubiera estado bien una colaboración de Elize Ryd, veremos si se atreven con este vértigo en directo.

De nuevo el látigo de la batería nos focaliza a una tralla sin descanso. La intro estelar de Place that we Call home engancha, los ásperos teclados junto a las voces ensambladas crean un conmovedor final. Rematar en modo power metal para acabar de contentar a todos dice mucho de lo que cuidan a su público.

Han metido dos bonus tracks en la versión de luxe, Temples of Blades que suena muy Judas Priest con ese desgañite final y el respingón solo y The Lightbringer con unos teclados desbocados y un doble bombo atroz.

El viernes pasado aprovechando el lanzamiento hicieron un directo desde el estudio, con la lideresa de maestra de ceremonias, emocionados y descalzos brindaron con espumoso y cervezas para celebrar el momento. Hablaron sobre sus temas favoritos, Wings of light y Circus of Doom los elegidos de Noora. Contestaron a varias preguntas de seguidores, pidieron paciencia para con la gira y se atrevieron con dos temas en total acústico, Master of Illusion y Eye of the Storm, Noora está intratable a nivel vocal, sentada y sin calentar apenas subió hasta donde quiso sin inmutarse.

Las bestias lo han vuelto a hacer, con buen sabor de boca, muchas escuchas por hacer y deseando que vuelvan de gira, acogemos este discazo como uno de los mejores del año a pesar de estar solo a principios.