Reseña: Cloudmap – Cloudmap

Cloudmap, banda madrileña de rock progresivo formada en 1997, nos sorprendían este año con su nuevo trabajo titulado como el nombre de la banda. Tras un período de hiato, 2007 y 2012 fueron fechas clave para este grupo que se reconstruyó y siguió trabajando en su música: un rock progresivo que imita a Porcupine Tree como referencia principal pero que no deja de tener mil influencias y un sonido que podríamos catalogar como único. Este Cloudmap se presenta conceptual, cercano a los 50 minutos de duración y, como ya he dicho antes, además de su notadísima influencia a grupos de rock progresivo de la década de los 90′ como Porcupine Tree, ellos mismo dejan entrever entre sus influencias a bandas tan míticas como Flower Kings, Oceansize o Incubus; así como a bandas más oldies como Genesis, King Crimson o Pink Floyd. Los componentes de la formación actual son Chema Segoviano, Manuel Coromina, Alberto Segoviano, Javier Espejo y Angel Muñoz, todos músicos muy experimentados.

 

Este disco bien pudo haber sido una de las revelaciones de 2017 junto con el regreso de la banda. Nos encontramos frente a un trabajo especialmente maduro; una forma de enrevesar los riffs, resolverlos y jugar con ellos que pocas veces había visto, todo ello condensándose con toquecitos puntuales pero certeros de jazz y rock alternativo. Algunas formas de romper la canción me recuerdan a los viejos Anathema (cuando empezaron a hacer art rock, no en la etapa death/doom) Quiero volver a destacar que la forma de enfocar las canciones son muy parecidas a la primera banda del reconocidísimo Steven Wilson. Destacar el sonido y líneas del bajo que hacen del sonido y la estética general, que en ocasiones se me quedan un pelín sobrias, un universo profundo cargado de un ambiente oscuro y pacífico que enamora a primera escucha. Los riffs son muy envolventes, llenos de colores y matices en ocasiones extraños pero que también tienen la habilidad de engancharte. La estructura del disco no se presenta especialmente compleja (aquí entran las estructuras del rock alternativo o del viejo rock progresivo) pero se notan maduradas y con mucho poso, le dan luz detallitos que pueden pasar desapercibidos y que son lo que va cogiendo forma tras las escuchas; un disco que, cada vez que lo escuchas, puedes apreciar sonidos, matices, fragancias diferentes que te harán querer escucharlo una y otra vez.

Entrando un poquito de las canciones; cada una se presenta a sí misma como ente único dentro del disco. 12 cortes que deleitan al oído en los que podemos seguir encontrando referencias a demás grupos. Old Friends recuerda a Radiohead. Destaco también el comienzo de Truth Unvelied porque es un trallazo bestial. Islanded in Stream of Stars se ha convertido en mi tema favorito. Posee un comienzo muy envolvente y, a grandes rasgos, es una canción espectacular. HYRTH se ve atmosférica, con mucho juego de samples. Out of Blood deja entrever esa parte jazzera que se muestra durante todo el disco con su correspondiente saxofón.

Hablando de esto último, se mantienen a lo largo del disco varias escalas de jazz que van apareciendo, dejando detallitos que a los amantes del género nos enamoran. Las letras, líneas y melodías de voz complementan genial al resto de instrumentos. Quizá eche en falta una producción algo más “violenta” en las partes en las que la canción revienta o requiere de una distorsión más potente (es el único pero que he sido capaz de encontrarle al disco), pero a fin de cuentas es una opinión totalmente subjetiva que no resta ni un ápice de calidad al trabajo de los madrileños. Ojalá una gira pronto en la que poder disfrutarlos en directo.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.