KEYS es una banda exclusivamente de teclados nacida de la brillante idea del vocalista Jake E (Cyhra, Amaranthe) y el mago del teclado Mark Mangold (Michael Bolton, Cher, Paul Rogers)

 

Junto a Emanuel Bagge (finalista de Got Talent de Suecia) para voces y teclados adicionales, Irwan Fabrien (reconocido diseñador de sonido de teclado y guitarra), y con la ayuda del gurú de la batería Alex Landenburg (Cyhra, Kamelot) y Adde Larsson.

 

El nuevo sencillo Vortex es una muestra del segundo álbum de la banda, The Grand Seduction, que saldrá en Escape Music el 19 de julio de 2024 en Europa y el 9 de agosto de 2024 en Estados Unidos. Es una pieza convincente que combina a la perfección el espíritu de sus autores intelectuales: la modernidad de Jake E. combinada con el refinado gusto por el rock clásico de Mangold.

Mark Mangold afirma “Fue muy divertido grabar este disco. No nos limitamos y seguimos superando los límites. Para mí es maravilloso porque Jake E. puede cantar cualquier cosa y su increíble rango nos da mucha libertad para ir a donde queramos. Nos gusta sorprendernos”. 

Los shows en vivo cuentan con un arsenal de teclados y un nuevo e increíble nivel de técnica instrumental, con canciones que van desde los progresivos más melódicos hasta auténticos himnos del rock pegadizos e irresistibles gracias a la voz de Jake E.

“Para mí esto es inspirador porque es diferente a las bandas en las que he estado. Creo que Keys tiene un sonido muy característico y no nos preocupamos tanto por el tiempo o incluso por la dirección, sino simplemente por intentar hacer canciones y grabaciones que nos emociona”. Concluye Jake E.

Si bien las canciones son siempre el elemento más importante, esta banda demuestra cuán versátiles pueden ser los teclados hoy en día. Estas canciones ingeniosamente elaboradas están llenas de mordaces sintetizadores, órganos, pirotecnia de “guitarra” de teclado y riffs (tocados en teclados con los complementos ahora disponibles que emulan perfectamente las guitarras), compases deslumbrantes y percusiones y estribillos grandilocuentes. Dado que Mark y Jake E. son, ante todo, compositores natos, nunca pierden de vista la composición y las melodías, aunque están ambientadas en un sonido muy original y difícil de categorizar, enriquecido por el rango vocal de cuatro octavas de Jake.

¡Prepárate para el vórtice de emociones que te brindará esta magnífica banda, llevándote al sonido del futuro!

Hecha la presentación oficial de Keys, os cuento mi parecer con respecto al álbum, The Grand Seduction.

Admito, no conocía a Mark Mangold y no entiendo cómo ni porqué, ha sido muy llevadero dejarme seducir por este grande. En el tema que abre, Grand Seduction, se me hace raro escuchar a Jake E. en esos registros, no le queda mal la psicodelia montada sobre ese mundo de teclas. A la legua y a los 9 minutos de tema, se nota quien manda, no importa, siguiente.

Venga seguimos descubriendo. La batería suena muy sintética, como los rayos en forma de notas que salen de los sofisticados teclados. No me acostumbro a este registro de Jake E. pero tengo claro que se lo ha gozado grabando. Es muy de película futurista, su rollo absoluto. Los solos a los teclados no me apasionan, ni los de batería en los conciertos, pero esto tiene algo, extraño, los cambios de ritmos, la incertidumbre es All I Need.

La voz dura y grave de Emanuel Bagge, al que tampoco tenía controlado, y los sintes son una mezcla complicada de ubicar en un nicho musical que parece que fluctúa entre metal actual y rock clásico. Qué extraña sensación me produce la mezcla creada en Shining Sails.

Es que parece música electrónica que poco tiene que ver con el metal, Switchblade es además setentera, de nuevo Emanuel pone ese tono vocal en contrapunto a la melódica y limpia voz de Jake E. Los temas son largos y machacones pero con gran fortuna musical.

Otra cosa es Vortex, la elegida como single, esto es Jake E. en su época, aquella, de Amaranthe. Que belleza de agudos salen de esa garganta libérrima. Quiero más sacudidas de esto, de temas extenuantes en positivo.

Skin and Bones intenta ser una balada y tiene hasta una acústica por ahí, me recuerda a Chyra, lo que confirma que Jake E. ha puesto algo más que sus cuerdas vocales al servicio de Mark. Se refuerce, se complica y me abre los poros. Los suegros y giros alucinógenos y extravagantes.

Turn To Dust, me hace dudar si las notas salen de teclados o de una máquina de láser de voluta musical. La voz de Jake E. fascinante, el vocalista  se lleva el tema a su rollo en este no duelo asombroso de talentos.

He pasado por muchos estados con este disco, un amigable catatonismo se proclama vencedor en Crazy Town, cómo se les puede ir la olla tan simétricamente. La ciudad de la locura está al final de una carretera polvorienta lo tengo claro. Y a su entrada hay clubes con luces de neón y motos aparcadas en la puerta. Emboliada me han dejado.

Que peliagudo dar al play de Thought We Have Forever, ¿pero esto qué es? Que tampoco reconozco a Alex Lanburg en las baquetas tampoco lo había dicho aún. No sé deciros a qué suena este magín que me ha pillado de imprevisto. 

Acabamos, The World Is Ours, sin duda. Parece que de las guitarras se ha encargado Irwan Fabrien, y el día que grabaron esto se llevó la acústica para que Emanuel se explayase y estos dos hacen un match increíble.

De principio a fin es una gran seducción The Grand Seduction, nada común y poco apto para cerraditos de mente, no es para escucharlo someramente. No voy a parar de escuchar a KEYS este verano.