The Quireboys en Madrid: Esto es Rock and Roll

The Quireboys: El triunfo del rock por encima de todo

Los británicos The Quireboys han pasado de nuevo por nuestro país. A punto de publicar su nuevo disco The Band Rolls On…, que será sin duda especial, el primero sin su carismático front man, Spike, el cual fue expulsado de su propia banda hace unos meses.

Pölisong abrieron fuego en la fría noche madrileña. Su nombre es una palabra sueca que significa patilla, tal cual, su ciudad Ferrol, pero nada lo diría ya que la voz rockera de su front man Otto Mackinlay es una mezcla de los Led Zeppelin de los 70 y rock sureño actual, toda una mezcla a la que prestar atención.

Llevan algo más de diez años dando caña a ese sonido garajero que tan bien llevan a su terreno. Con tres discos publicados, esto no iba a ser una presentación del último, Soul Revolution, sino más bien eso, una revolución de las almas que pudimos disfrutar. De hecho hubo espacio para algún tema de lo que será su próximo trabajo, General Niebla y Corre o Camina por ejemplo.

Con Save Me nos anunciaban un final abrupto de concierto, por suerte les hicimos tocar varios temas más We Are Free Playing Rock and Roll entre ellos. 

Aquí hay calidad, tablas y categoría para ser considerados mucho más que unos simples teloneros. Alternando canciones en inglés y en castellano, las primeras sin duda sonaban más sureñas, ofrecieron un compacto show, corto, en el que al final la sala, ya con ambiente de banda principal, participaba de forma activa. Interactuando continuamente con nosotros, nos ganaron vaya. Ojalá tengan más oportunidades para darse a conocer y entrar de lleno en la escena.

Con puntualidad británica The Quireboys salían a escena, polémicas aparte, teniendo tanto cariño a la banda, era ineludible la cita, y la curiosidad también. no lo vamos a negar. Mi posición ante este, no tan inesperado divorcio musical no he sido aún capaz de definirla, me siento del rollo de a quién quieres más a papá o a mamá. Pero las oportunidades se dan porque la carrera de estos músicos lo merecen.

Cierto es que la voz y el rollo de Spike me enamoraron desde la primera vez que ví ese mítico video que aparecía en la MTV cada hora, Hey You y su disco debut A Little Bit Of What You Fancy son aún a día de hoy, un must en mi vida. Pero siempre que han venido de visita, y nos hemos visto, esta vez no iba a ser diferente.

Recordando, mi memoria me lleva hace años a la sala El Sol donde pude presenciar una prueba de sonido sin Spike, aquello no me sonó nada mal. También recordaremos todos los asiduos a sus conciertos, las bromas previas a la actuación, sobre si Spike aparecería o no a tiempo para el show, y en qué estado. A su favor añadiré que lo he visto bebiendo solo agua en algún show.

La sala Copérnico no presentaba mal aspecto, fieles, caras conocidas, expectativas en todo lo alto y ganas de sumergirnos en su rollo de siempre, sin prejuicios absurdos, que la música es algo más.

Todo ha cambiado, evidentemente, hasta la disposición de ellos en escena pero la evolución hay que aceptarla como algo que está ahí y no sobreviven los más fuertes, sino los que mejor se adaptan a los cambios y es lo que han hecho los chicos de The Quireboys.

Chip Enuff, al que hemos visto hace nada con su banda, se ha unido temporalmente a este tour, dado que Nick Mailing, bajista oficial, se ha escapado a acabar de mezclar lo que será el nuevo trabajo de la banda, su color fue como un arco iris en la oscura sala.

https://www.rockculture.es/enuff-znuff-nunca-es-suficiente-su-rock/

Guy Griffin ha tomado, entre comillas, las riendas de esto, posicionado en el centro, puede que le falte soltarse un poco en el plano vocal, a las seis cuerdas sigue teniendo ese magnetismo innato de siempre. A pesar de su aparente timidez, con esa voz tenue cuando no canta, se mostró hablador y divertido y se lo pasó pirata. Adoran nuestro país y eso se nota.

Keith Weir es un clásico ya a esos teclados tan característicos que lleva la banda en temas míticos como Misled, Long Time Coming o Roses and Rings, que fue uno de los primeros momentos de pelos de punta de la noche. Un Paul Guerin, con gafas de ver, ya que nos contó que olvidó sus lentillas en el hotel, apoyando a Guy en todo momento, atrapando esos momentos de solos bajo su encanto de gentleman natural, el buen rollo con el público que lo dio todo sin pensárselo era notable en cada tema.

Cierto es que los más aclamados fueron los de su álbum debut, el cual se supone que iban a tocar entero pero ya sabemos que con estos chicos, de lo que ponga en el papel del set list a lo que hagan hay más de un mundo. Pero ha habido cambios en su repertorio, Guy ha rescatado temas menos conocidos y trillados, que, por lo que sea, le vienen bien a su voz. Twisted Love nos dijo que era la primera vez que la tocaban en nuestro país y fue un placer escucharla.

Madrid tuvo el honor de escuchar su recién estrenado single Lie To Me en primicia, y para ser tema nuevo, no suena nada mal, parece que no van a romper mucho con el estilo de la banda.

Hello fue otro de los temas medio sorpresa de los que tocaron, junto con uno de los preferidos de Guy. En otro de los clásicos, en Mona Lisa Smiled, recordó que llevaban ocho conciertos seguidos en España, un lujo para los seguidores de la banda. Aprovecharon This Is Rock & Roll para confirmar lo que son y para lo que están, la música y el rock y tuvieron unos minutos de lucimiento en el plano instrumental.

Stubborn Kinda Heart es una de las debilidades de mister Griffin y se le nota en lo cómodo que la entona. Quizá el momento en el que más giró sus cuerdas vocales al estilo Spike fue en el baladón I Don´t Love You Anymore, prácticamente no se le escuchaba por nuestra culpa, hasta los camareros la debieron corear desde dentro.

Aquello tenía que llegar a su fin, pero quedaba la traca final, Guy nos preguntaba a gritos por la hora, estaba claro, la fiesta se iba a acabar de liar con 7 O´Clock seguida de Sex Party como no podía ser de otra forma. Nadie protestó por la ausencia de Hey You, del buen sabor de boca y oídos que nos dejaron, pero por si acaso alguien no lo recuerda, no es la primera vez que se queda fuera, en la gira que los trajo por aquí hace seis años tampoco cayó. 

Charlando luego con ellos, porque si, son tan encantadores que salieron a saludar, nos contaron que están mezclando ya el nuevo disco, de hecho aprovecharon el día de descanso para grabar cosas, que saldrá a principios de año, que tiene jugosas colaboraciones y que, por supuesto, vendrán a presentar cuanto antes.

Me quedo con una gran sensación, con ganas de escuchar su nuevo trabajo, de desgranar las nuevas composiciones, de descubrir todas esas colaboraciones y de seguir disfrutando de lo que mejor saben hacer, rock and roll.