Toulouse Lautrec, Víctor Fraile y la vanguardia en París

Gracias al nuevo trabajo de Víctor Fraile, Podemos acercarnos al origen de las vanguardias europeas en París.

París, ciudad clave para el desarrollo de la vanguardia a finales del siglo XIX y durante la primera mitad del siglo XX, inspiradora ciudad llena de encantos.

Hoy, Canciones sobre historia y arte se acerca a la ciudad de las luces de la mano de Víctor Fraile y su nuevo trabajo musical.

Contexto histórico.

En la historia del arte es frecuente que encontremos ciudades o regiones vinculadas al arte del momento, por ejemplo, la Florencia de los Medici fue la cuna del Renacimiento y la Roma de los Papas fue clave para el surgimiento del Barroco.

A finales del siglo XIX y hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, en Europa el foco del arte y los artistas estuvo en una ciudad concreta: París, capital de la vanguardia.

Existen múltiples motivos por los que París fue la ciudad elegida por muchos artistas para comenzar su carrera. A finales del Siglo XIX, París era una ciudad industrial que acogía gran cantidad de mano de obra y brindaba una oportunidad de trabajo a quien lo buscase, desde la Revolución Francesa, las colecciones reales pasaron a disposición del estado francés y comenzaron a exponerse en museos; además, las conquistas de Napoleón permitieron ampliar notoriamente sus fondos con nuevas adquisiciones.

Por otro lado, poco a poco, la Academia de Arte francesa fue ganando prestigio convirtiéndose en un referente europeo. Estos y otros motivos hacían de París una ciudad atractiva para muchos artistas que quisieron darse a conocer.

Montmartre, el barrio de la bohemia.

En la orilla derecha del río Sena, se alza la colina del monte de Marte, más conocida actualmente como Montmartre. Antigua comuna francesa, Montmartre pasó a formar parte de la ciudad de París en 1860 y, bajo el gobierno de Napoleón III y el Barón Haussmann, Montmartre pasó a convertirse en un espacio clave en la vida de la ciudad.

Debido a su ubicación en altura y a sus precios asequibles, desde mediados del siglo XIX artistas como Pisarro o Jongkind pasaron a formar parte de la vida de este barrio; poco a poco, fueron abriéndose algunos bares, cabarets y restaurantes como el Moulin de la Galette o el famoso Moulin Rouge, convirtiéndose este barrio en una referencia en cuanto al ocio en toda la ciudad. Artistas, cantantes, bailarines o poetas se instalaron en Montmartre para buscarse la vida en cafés, tertulias o trabajando en comuna como en el caso del Bateu-Lavoir.

Algunos de los vecinos más ilustres del barrio fueron Pablo Picasso, Vincent Van Gogh, Andre Derain, el compositor Erik Satie o Toulouse Lautrec.

Toulouse Lautrec, cronista de la vida bohemia.

Henri de Toulouse-Lautrec fue, sin duda alguna, el mejor cronista de la vida bohemia en el barrio de Montmartre. Nacido en una familia noble en 1864,  desde niño demostró verdadera pasión por el dibujo, dedicándose a hacer multitud de bocetos.

Henri Toulouse Lautrec

Toulouse Lautrec decidió dedicarse al mundo del arte y en 1881 se instala en París para poder formarse; ya en 1884 decide irse a vivir a Montmartre, donde fue vecino de Degas y quedó fascinado por la vida nocturna del barrio, convirtiéndolo en la principal fuente de inspiración para sus obras.

Asiduo de bares y cabarets como el Moulin Rouge o Le Chat Noir, Toulouse Lautrec pintó infatigablemente escenas de baile, de prostitución, retratos de cantantes, escenas en las que denunció la hipocresía de la alta burguesía que acudía a estos lugares mientras los criticaban en la vida pública.

Su obra, vibrante y enérgica, de trazo firme y con fuerte carácter caló bien entre sus contemporáneos y, al contrario que Van Gogh, Toulouse Lautrec vendió bastante obra y fue muy reconocido por sus carteles.

Mantuvo gran amistad con artistas como Jane Avril a quien retrató en varias ocasiones, pero sus problemas con el alcohol y la sífilis le pasaron factura, teniendo que internar en un sanatorio mental en 1899 y falleciendo lejos de la ciudad en 1901.

Víctor Fraile: Quién Puede Bailar.

Las obras de Toulouse Lautrec fueron, y siguen siendo, iconos para los amantes de la bohemia.

Es el caso de Baile en el Moulin Rouge, cuadro pintado en 1890 presentado en el salón de los independientes y que muestra una escena de baile con Jane Avril y algunos pintores retratados por Toulouse Lautrec en el fondo del cuadro.

Baile en el Moulin Rouge Toulouse Lautrec

Está obra fue la elegida por el músico Víctor Fraile para presentar Quién Puede Bailar, primer adelanto de su nuevo disco en solitario.

Este cantante y guitarrista, con años de trayectoria a sus espaldas con proyectos como Laguna o Whisky Caravan entre otros, debutó en 2022 con Diarios de un instante, un disco precioso, más acústico que su sonido habitual y con temas tan personales como Todo lo que Aprendí o Tu Secreto.

Reseña: Diarios de un instante, disco en solitario de Víctor Fraile

Aunque aún no tenemos fecha de la publicación de este nuevo trabajo, en Quién Puede Bailar podemos encontrar un sonido más eléctrico y rockero, donde Víctor muestra una vez más su talento como letrista y nos muestra un tema que oscila entre lo emotivo y lo enérgico.

Además, Quién puede bailar se acompaña de un videoclip donde Víctor Fraile hace un homenaje al mundo de la cartelería de la belle epoque con guiños a Toulouse Lautrec o Alfons Mucha entre otros.