Dangerous Michael Jackson

1991 fue un año en el que se publicaron discos muy especiales en casi todos los estilos musicales y particularmente en los que engloba el Rock. Algunos de ellos marcaron una época, otros comenzaron una trayectoria y también los hubo que supusieron el fin de otra. «30 años de…» es nuestra manera de rendir homenaje a esas obras musicales compartiendo con nuestros lectores y lectoras la huella que han dejado en nuestro equipo de redacción. Y ya de paso, recordar tiempos en los que la música que nos mueve a formar parte de esto ocupaba el lugar que se merece. 

Un ejercicio de nostalgia, reconocimiento y celebración. Y para ti que nos lees, ¿qué supuso ese disco en tu vida?

Hoy se cumplen 30 años del lanzamiento de Dangerous de Michael Jackson, el octavo álbum de estudio del Rey del Pop. Supuso el comienzo de una nueva era tanto compositiva como en cuanto a producción, pues fue el primero tras cerrar la exitosa etapa con Quincy Jones, productor de sus tres discos anteriores. Tras firmar un multimillonario contrato con Epic Records, ya absorbida por Sony Music, Dangerous fue el primer trabajo de ese acuerdo y nos muestra un Michael más centrado en la fusión de estilos con un denominador común: el ritmo. Las bases que escuchamos en este disco son más variadas y contundentes de lo que nos tenía acostumbrados, fruto de la colaboración con Teddy Riley, a quien se considera inventor del New Jack Swing o Swingbeat, género que combina los ritmos Funk con el Hip-Hop, el Dance Pop y con el R&B de tintes más urbanos de la época. Todos estos géneros, junto con otros como el Soul, el Gospel y el Rock, con las aportaciones de las guitarras de Slash de Guns N’ Roses y de Bill Bottrell o Tim Pierce en temas como Black Or White y Give In To Me, componen un álbum con unas letras también más variadas y de mayor compromiso social que sus anteriores trabajos, tocando temas como el racismo. El disco fue un superventas y a día de hoy se encuentra en la lista de los discos más vendidos de la historia, lista que encabeza precisamente su álbum Thriller. Reunimos a parte de nuestro equipo para que nos cuenten su experiencia con el artista y su obra: ​

¿Cuándo escuchaste el disco por primera vez?

Manu Hernández: Unos meses después de salir el disco y haber visto el vídeo de Black Or White en la MTV chorrocientas veces acabó llegando a mis manos una cinta cassete grabada, ya no recuerdo si de mi hermana o de algún amigo «no Heavy» (risas).

Melanie Silva: Pues todo vino por mi madre, a ella le gustaba su música y ahí descubrí Black Or White y este disco.

Pedro Hernández: Lo escuché en su día, recuerdo que el videoclip the Black or White fue tan revolucionario que lo pusieron hasta en los telediarios.

Sergio Vecino: Pues no recuero que edad tendría pero todo vino a partir de que un conocido del instituto le gustaba mucho Michael Jackson y ahí fui enganchando con temas míticos y al final me puse con varios discos.

Vir del Real: En clase de baile, mi profesora era muy fan de sus canciones para las coreos, de hecho ese año hicimos la de Black Or White.

¿Qué te aportó o qué te inspiró el disco?

Manu Hernández: Este disco para mí supuso conocer a un Michael con un sonido más potente gracias a la producción y bases rítmicas con fuerte influencia del Rap, el Funky y la música Dance. Dangerous me hizo descubrir el verdadero gusto por esos géneros, pues hasta la fecha sólo había escuchado temas sueltos tanto suyos como de los propios Jackson 5 o Kool And The Gang y otros artistas de las listas de éxitos a los que no hacía mucho caso. Fue el punto de partida para años después profundizar más en la música negra. Aparte, el portadón y los vídeos son auténticas obras de arte visual. Evidentemente con pasta todo esto es más fácil, claro.

Melanie Silva: Algo completamente diferente, nunca había escuchado nada igual ni me había llamado la atención y desde aquella comence a escuchar más música del estilo.

Pedro Hernández: Recuerdo el riff principal de Black Or White. Es uno de esos riff de millón de dólares. Recuerdo que todos pensábamos que esa maravilla era obra de Slash pero realmente fue algo creado por Bill Bottrell, uno de los 4 productores del disco.

Sergio Vecino: De aquellas me resultó muy fresco yendo un poco a parte de otras cosas que escuchaba en ese momento, fue todo un soplo de aire fresco.

Vir del Real: Pues por entonces nuevos pases de baile y ahora muchos recuerdos, de hecho me vienen muchas canciones a la cabeza solas.

¿Fue tu primer disco del artista?

Manu Hernández: Fue el segundo que escuché entero después de Bad. De la discografía anterior conocía sus mejores éxitos.

Melanie Silva: Si, como comenté el primer tema que escuché fue Black Or White, luego la portada me llamó tanto la atención que quise seguir indagando y seguí escuchando su discografía.

Pedro Hernández: No, el primero fue Bad, luego escuche el trabajo anterior Thriller y por último Dangerous.

Sergio Vecino: No, el primero fue thriller si no me equivoco.

Vir del Real: Como disco seguramente si, en vinilo además, como artista imposible no haber visto Thriller si estabas vivo por aquel entonces.

¿Crees que es el mejor disco de su carrera?

Manu Hernández: Sí, me parece el más completo en temas y producción, al menos en cuanto al Michael «bailongo» que más me gusta, pues el disco está repleto de ritmos con mucho rollo. En este sentido Bad sería el siguiente, y luego ya temas sueltos del resto de su discografía. Pero evidentemente es en base a mi gusto personal, las cifras de ventas y la opinión general dicen otra cosa, jaja…

Melanie Silva: La verdad es que no, sin duda el disco que más conocemos todos, tanto fans como no es Thriller y la verdad es que creo que es el disco que marcó un antes y un después en su carrera y por el que más le recuerda la gente.

Pedro Hernández: No, para mi Dangerous es el tercero mejor. Sin duda el primero es Thriller, un disco irrepetible. El segundo lugar para mi lo ocupa Bad.

Sergio Vecino: A ver, creo que el mejor es el Thriller, aunque sea muy típico decir esto pero me parece insuperable.

Vir del Real: Dicen, los seguidores, que fue un punto de inflexión en su carrera, no soy tan fan como para poder opinar, pero creo que tiene trabajos mejores, al menos más sonados.

¿Cuál es tu canción favorita del disco?

Manu Hernández: Jam lo parte en una pista de baile, Black or White es un tema de Pop Rock sublime y Give In To Me posee ese toque de baladas Hard Rock que tanto me han gustado siempre (tengo una lista en Spotify que es uno de mis placeres culpables).

Melanie Silva: Como han comentado mis compañeros Give in to me, un tema que escucharon generaciones y que bandas de nuestra época quisieron rememorar, con una letra pegadiza y una instrumental que nada tiene que envidiar a las bandas de rock mas conocidas sin duda es el mas memorable.

Pedro Hernández: Give In To Me, temazo mayúsculo obra de un genio. Se lo recomiendo especialmente a los que dicen que las mejores baladas de rock son las de Scorpions. Bromas aparte, es una maravilla de canción atemporal.

Sergio Vecino: Give in To me es espectacular, aún por encima a esta canción le tengo especial cariño porque uno de mis cantantes favoritos, Adam Gontier (ex Three Days Grace) tiene un cover que me flipa y en su momento quemé muchísimo. Es una canción increíble.

Vir del Real: Como todos mis compañeros van a decir Give in To Me, que por otra parte es normal, porque es un puto temazo de carne de gallina, me voy a decantar por Will You Be There, que sin ser muy de nuestro rollo, me tocó siempre la fibra.

¿Qué importancia crees que tiene tanto en su contexto generacional como en la influencia que tuvo después?

Manu Hernández: Creo que la importancia de este disco reside mayormente en su componente bailable, que por otro lado es el 50%, si no más, de la calidad artística de Michael Jackson. Como artista, es innegable que fue otro de sus grandes discos que labró una carrera inigualable en la historia de la música. Influencia, toda en todas las facetas. Michael Jackson es probablemente el artista musical más imitado hasta el día de hoy.

Melanie Silva: Creo que lo que más llamó la atención de este disco fue la estética y los pasos de baile de Michael, a nivel musical quitando los dos temas que he mencionado anteriormente no creo que haya tenido mucha relevancia realmente, con este disco encaminó sus futuros trabajos que si creo que han tenido mas relevancia musicalmente

Pedro Hernández: Realmente no se cuánto más pudo influenciar este disco que no lo hubieran hecho antes Thriller y Bad. Para mi completa la trilogía mágica de Michael Jackson y es quizá el disco donde más coquetea con el rock. A nivel de directo fue seguramente la gira más brutal que se recuerda, un auténtico espectáculo. Quizá la parte del directo incluyese más en otras bandas que el disco en sí pues en aquella época las giras de Jackson eran el modelo a imitar por todos los grandes.

Sergio Vecino: Imagino que al final fue un éxito más de Michael Jackson previo a su decadencia y que le reafirmó como uno de los músicos más grandes que ha habido.

Vir del Real: En el contexto musical, no llegó a tener el éxito de Thriller o Bad, en el mundo del baile si que fue bastante importante, la de pasos nuevos que aprendimos con los videos de Dangerous.

¿Crees que en el siglo XXI se ha publicado algún disco con alguna similitud o relación?

Manu Hernández: Si pienso en el siglo XXI y en la herencia de Michael Jackson me vienen a la cabeza dos nombres: Justin Timberlake y su disco Futuresex / Lovesounds, que luego tendría continuidad mejorando su apuesta escénica, y después Bruno Mars, ambos con un flow y coreografías en directo que recuerdan el show de Michael. Pero vamos, aunque a día de hoy estos artistas tengan bastante éxito y hayan alcanzado estatus de estrellas, lo de Michael es de otra galaxia, otra dimensión. No se puede comparar de ninguna de las maneras.

Melanie Silva: Si creo que lo que su hermana Janet hace es similar a lo que el hacía y muchas bandas como Three Days Grace quisieron homenajearlo haciendo covers de sus temas, pero como ha dicho mi compañera Vir, rey del pop solo hubo uno y su estilo es inigualable.

Pedro Hernández: No. no es posible. Por calidad hay buenos trabajos pero si pensamos en el disco como un «todo» entonces hablamos de algo imposible de replicar hoy en día. La industria ha evolucionado, hay más medios, como ha evolucionado la arquitectura y la ciencia, sin embargo las pirámides de Egipto seguimos admirándolas y preguntándonos como se hicieron al igual que ocurre en la música con la trilogía de Jackson. De todas formas no sólo era Jackson, no seré yo quien le quite mérito pero un señor llamado Quincy Jones tuvo bastante que ver en todo aquello, y un tal Louis Johnson y un tal Van Halen, y Jennifer Batten o el mencionado Slash, fue todo un alineamiento de estrellas y como resultado tres discos irrepetibles.

Sergio Vecino: Ni de broma, creo que hay demasiados factores detrás que lo hacen irrepetible. En sonido a día de hoy tenemos a Bruno Mars pero es otro contexto que bueno no tiene por que ser ni mejor ni peor pero a nivel de relevancia para la música no croe que haya algo así.

Vir del Real: El mundo del pop ha cambiado mucho y los discos completos como tal ya no tienen relevancia. Rey del pop solo ha habido uno, tampoco son necesarias las imitaciones, lo más parecido que se me ocurre son los últimos trabajos de su hermana Janet.