Crónica: Aurora & The Betrayers – Sala Clandestino (Albacete)

Conocí a Aurora & The Betrayers en el Festival de Jazz de Yecla de hace 3 años. Acababan de publicar Shadows go Away y andaban girando presentándolo. Vi a un grupo de soul con una formación clásica con temas verdaderamente convincentes. Y con una “frontwoman” al frente con una energía y garra fuera de lo común. Les empecé a seguir de cerca. Un año después y con algunos cambios en la formación, publicaron Vudú. Este disco sintetizaba un poco más la propuesta añadiendo elementos más psicodélicos y garajeros, aunque la estela continuista y clásica del soul seguía revoloteando en la mayoría de los temas. Y este año, con más cambios todavía dentro del seno de grupo, publican lo que es para mí uno de los mejores discos del 2018 y, por supuesto, el mejor de la carrera de la banda: Tune out de noise. Todo lo anterior lo he escrito en pasado por la sencilla razón de que son prácticamente otro grupo. Lo de ahora es una propuesta muy diferente y, en mi opinión, más interesante. Tenía la oportunidad de comprobarlo esa noche en la Sala Clandestino de Albacete y no la desaproveché.

aurora & The Betrayers

Time machine, canción que cierra su último disco, abrió el concierto. Es un tema rockero y psicodélico con una larga introducción que permite a Aurora salir a escena después de sus compañeros. La presencia escénica de Aurora es absolutamente brutal. Se desliza por el escenario con un magnetismo irresistible. Los Betrayers suenan compactos y convincentes lo cual crea una atmósfera de complicidad que se transmite a toda la audiencia. Encadenan con There will come a time (Hey you) para volver a hacer que movamos de forma inevitable nuestro cuello en el cañerísimo estribillo. Tras Fire, llega la primera revisión de su primer disco con If you could be me. Ya estamos todos bailando a ritmo de soul. Y es al acabar cuando Aurora se dirige por primera vez al público, siempre muy agradecida. Prosiguen con Spiders, una de las canciones que más me sorprendieron al escucharla por primera vez. Rinde en mi opinión un homenaje consciente a la figura de David Bowie. Deliciosa. La fase central del concierto se desarrolla con una mezcla canciones de su primer y segundo disco. Alcanzan su punto álgido con Bloody eyes, canción que nos hace literalmente flotar y donde Aurora (mezcla andrógina perfecta entre Tina Turner, Mick Jagger y Jim Morrison) nos hipnotiza. Sublime.

Aurora & The BetrayersEl momento punk lo pone la anfetamínica From love to hate, donde la cantante dedica con un sentido “donde quiera que estés, que te jodan” a alguien que “en su momento fue muy importante, pero ahora no”. Las mejores canciones, por suerte o por desgracia, purgan el veneno ocasionado por situaciones así. Aurora nos agradece la atención, nuestra escucha activa y nos regala un “aun hay esperanza” que nos llega a lo más profundo. Y con Tune out the noise, tema que da título al último álbum (y la más garajera), se despiden de nosotros, con un final que roza el stoner rock. ¡Brutal!

Pero queremos más y atienden nuestras peticiones. Vuelven con Walk the stars, esa preciosa balada de su segundo disco Vudú, que ahora suena más orgánica. Y por fin llega el turno de “Don´t waste more time, mi canción preferida de la banda. En la versión del disco hay estrofas que se las canta ni más ni menos que Carlos Tarque. Esta rockerísima canción a mi me llega a recordar a los “Them Crooked Vultures” de Josh Homme , encontrando además algunos guiños al “Come Together” de The Beatles. Pelos como escarpias desde la primera nota. El final del concierto lo compone una nueva mezcla de temas de sus tres discos , dejando el final del show en lo más alto. En ese momento ya estoy pensando que acabo de ver un magnífico concierto que ya estoy deseando repetir.

Hace poco escuché decir a Aurora García que, tras grabar su tercer disco como Aurora & The Betrayers, tenía la sensación de que el grupo por fin arrancaba. Y la verdad es que al escuchar por primera vez Tune out the noise le entendí perfectamente. Las cosas la mayoría de las veces necesitan su tiempo y, si se hacen a fuego lento, mejor. En mi opinión “Aurora & The Betrayers” han superado la barrera del estilo y son libres creando. Para mi eso siempre será lo más difícil y lo mejor que se le puede decir a un grupo. Y más en una sociedad de consumo tan estandarizada y
estereotipada como la que vivimos. ¡Bravo por ellos! ¡Aún queda esperanza!

Aurora & The Betrayers

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.