Marearock Crevillente 2022

Sol, brisa de montaña, alcohol frío y una experiencia musical increíble. Después de aplazarse por dos años consecutivos finalmente se pudo celebrar esta edición tan importante del festival alicantino. Apostando por el respeto mutuo, puestos de comida sin carne y la inclusión de todas las personas, los festivales punk siguen demostrando que no merecen mala fama.

A las 12:30 comenzaba a sonar Corbella en la plaza C. Valenciana, presentando su EP homónimo de 2020 donde mezclan la agresividad del hip-hop y punk; seguidos a las 14:15 por Pura Mandanga, una fusión de latín, ska, reggae, y swing. Estos últimos me llevan llamando la atención desde hace unos pocos años y aún no he podido llegar a uno de sus directos, pero por los discos que he escuchado puedo decir que prometen.

Brutus’ Daughters

Puede que hicieran más de 30 grados al sol, pero con Brutus’ Daughters en el escenario las ganas de bailar vencían al calor. Con algunas de las melodías celtas más aceleradas que he escuchado, su grito de rebeldía sonaba con fuerza a la entrada del recinto. Arrepentido de llegar tarde, me lancé directo a las primeras filas a ver el talento de las artistas; me esperaba mucho del grupo, y no me defraudé.

He visto pocos grupos que enlazan tan bien melodías de gaita y violín con unos ritmos tan precisos de la batería, sumando además líneas de bajo contundentes con una guitarra agresiva para hacer justicia a las letras apasionadas. Pese a fallos técnicos con el violín la banda sobrellevó el final del concierto con profesionalidad; evitando verse sofocadas por el calor y aprovechando para improvisar un dueto de batería y gaita. Se despidieron a ritmo de algunos de sus temas más emblemáticos como Barrios Mestizos y Hermandad de la Costa.

 

Josetxu Piperrak & The Riber Rock Band

Empezando por el final de Arde Ribera, The Riber Rock Band abrió con Piperrak, la canción que comparte nombre con la antigua banda de Josetxu. Pese a haberse disuelto en el ’98 (con una reunión entre ’07-’10) gente de todas las edades bailaba con canciones que se han vuelto tan icónicas en el punk; como Odio, Mi Primer Amor, Demokratzia, Ke Le Voy a Hacer y Kualkier Día.

Aunque el setlist no fue solamente un recopilatorio de antiguos éxitos del cantante, incluyendo también material nuevo que ha creado la banda con mucha pasión. Canciones como Mi Generación y Libertad de Expresión deja claro que por muchos años que pasen las motivaciones de los músicos son las mismas; y temas como O.V.N.I. demuestran que aún son capaces de escribir canciones que cantará todo el público.

Radiocrimen

A grito de Terror, la misma canción que abría su primer disco Mátame (2013), los bilbaínos asaltaron el escenario a toda mecha. Sin respiro ni descanso, enlazaban canciones con una energía frenética que infectaba con ganas de moverse sin importar el sol abrasador. Es la primera vez que he podido escuchar en directo su disco de 2020, Las peores cosas están sucediendo ahora mismo; pero la gente ya parecía saberse las letras de canciones como Cicatrices, Autocrítica y Restos de Metralla.

Tras presentar Los Indeseables, un single de 2021, empezaban el trecho final del directo con Tiempos Salvajes, Mundo Basura y Alcohol Barato. No se irían sin antes tocar una canción muy amada por el público, con una pequeña y necesaria modificación; Las ChiCas yA no QuieRen llorAr, invitando a quien quisiera subir para cantar. Con algo de tiempo aún por delante, añadieron a forma de bis En Las Cloacas poniendo la guinda a lo que ya había sido una experiencia fantástica.

Segismundo Toxicómano

Muérete, En Este Infierno, Perros, Apunta, Anti-Héroes, Hoy Como Ayer, Gaupasa, En Un Minuto; Como si fuera una avalancha, SEGIS bombardeaba a los espectadores a toda tralla, y ellos respondían con ansias. Aunque el talento (inmenso) de la banda quedó nublada por el colaborador que subió para cantar Euskadi, una versión de England Belongs To Me.

Interactuando con el público en canciones como Atraco y Por Ti, y con temas tan representativos de la banda como Mi Vida; como siempre, sus directos son un disfrute para todos los seguidores del grupo y una explosión de sensaciones para quienes no los hubieran visto antes. Casi pidiendo que escriba esta frase, dieron un último asalto (lo siento) con Último Asalto, Las Noches Siguen Sabiendo a Sangre y Las Drogas.

Boikot

Por fin comenzaba a caer la noche y se reflejaban sonrisas teñidas de rojo por todo el festival. Para muchos, este era el plato principal del evento y venían preparados a darlo todo. Sonaban los tambores, marcando el paso de la puesta en escena de la banda y antes de que pudiera incorporarse el acordeón la gente ya reconocía el principio de Jarama. Siguiendo con Inés, Naita na (Hava Maguila) y Sin tiempo para respirar, Boikot deja claro desde el principio que quieren ver al público cantar. En preparación para Alma Guerrera, Ni Una Menos, las luces rojas que habían iluminado el recinto se tornaron violetas y momentáneamente se hizo el silencio.

Como de costumbre, saben cómo captivar al público, entremezclando canciones recientes y pegadizas con sus más conocidas, pero siempre con el mayor espíritu; siendo más evidente en canciones como De Espaldas Al Mundo, Hasta Siempre Comandante, Bajo el suelo, Tierra Quemada o Tekila. Aunque no sería un concierto de Boikot sin una serie de versiones populares, Skalashnikov (Goran Bregović), Bella Ciao, y Kualkier Día (Piperrak). Terminaron con Grito En Alto y Hablarán Las Calles.

Desakato

Describir este grupo en directo es todo un desafío, desde las luces y el fondo a la puesta en escena; con gran atención al detalle, artísticamente no hay nada que este grupo pueda envidar a nadie. Jugando con la voz limpia del guitarrista y los gritos desgarradores de un vocalista, ambos cantantes toman importancia en esta fusión de melodía y rabia. Tras una breve intro, y las primeras estrofas de Heridas Abiertas, apareció Pepo (el vocalista) acompañado de una muleta.

A pesar de su lesión el espectáculo seguía siendo casi el mismo de siempre, cargado de la energía y emoción que dan tanta vida a Estigma, Tiempo de Cobardes, La Cura y Humo Negro. Tal vez su sonido metalero no terminaba de encajar entre el resto del cartel, pero eso no parecía importar a la gente cuando comenzaban a sonar los temas icónicos de la banda; Cada Vez, Animales Hambrientos, Octubres Rotos, Cuando Salga El Sol y La Tormenta, terminando su set por todo lo alto.

Nativa

En un choque de estilos, el ambiente de la noche cambió cuando se subieron los antiguos componentes de La Raíz con sus nuevos compañerxs. Con un aire más Funky, la idea tras la banda es la misma, como muestran en canciones como El Domador, Mi Jaula y Lluvia de Abril. Fieles todavía a su música anterior con Noches en Babylon.

Aunque solo cuenten con un único disco de momento, estoy seguro de que pronto vendrán muchos más con canciones que no podremos olvidar. Tras presentar a los miembros, incluyendo a los técnicos, y agradecer a todos los trabajadores, se despidieron eufóricamente mientras tocaban Rua Na Selva.

Ebri Knight

Con cierto parecido a Talco, aunque más divertidos que estos, un toque de folk y cierta originalidad, Ebri Knight fue una completa sorpresa para mí. Un grupo que ya había escuchado varias veces, verlos en directo cambió por completo la opinión que tenía. La diversión se contagiaba entre todos, quienes por muchas horas que hubieran pasado en pie aún tenías ganas de bailar al ritmo de FOC.

Entre temas conocidos presentaban su sexto disco, Carrer, publicado en 2021, del cual resaltaban Pau, Carrer, La Fira, La Pacha y Supervivència. Aunque tengan buenas canciones originales como La Voz Dormida; lo que más me ha marcado de este grupo es como consiguen que todo el público coree y baile con sus adaptaciones de El Pueblo Unido y Vientos Del Pueblo.

Con esto termina esta fantástica edición del Marearock Fest y esperamos mucho poder repetir la experiencia al año que viene.