Crónica: Nomad + Think Inside Me (Madrid)

Hace unos cuantos años, en algún momento de 2002 ó 2003, recuerdo asistir a un concierto que se celebraba en una pequeña sala de Almería. He de decir que no iba con demasiadas expectativas, pero tuve que tragarme mis palabras al ver que el grupo no sólo sonaba estupendamente sino que me transmitía muchísimo con su música. Presentaban un sonido Grunge y muy particular. Me encantó su propuesta y me llegó a la “patata”, por lo que adquirí su demo en cuya portada se podía leer LIVE/EVIL. Aquel grupo se trataba de nada más y nada menos que de Nomad. Casi 20 años después, con cambios en la formación (ya sólo queda Jaime de la formación original), pude asistir a otro de sus directos, en esta ocasión, en la capital del Estado.

Concretamente, el fin de semana pasado, tuve el placer de disfrutar no sólo de los “reencontrados” NOMAD sino de otra gran banda: THINK INSIDE ME. Un tándem que nos hizo rememorar los buenos tiempos de los directos pre-pandemia y que consiguió evadirnos por un momento de este mundo loco en el que nos ha tocado vivir.

Y es que con tan estupenda descarga de rock alternativo en la sala BarCo de Madrid, no era difícil llegar a abstraerse un poco de la realidad del día a día, disfrutando de un gran sonido y de una gran noche. He aquí mis impresiones de aquel gran bolo cuyos riffs aún resuenan en mi mente.

Nomad

A la hora estipulada fuimos congregados en la puerta del lugar esperando poder entrar y disfrutar de un show de música en vivo que a más de uno nos dejó con un gran sabor de boca.

Según iban pasando los minutos, los asistentes se iban acercando a la entrada. Las ganas y la expectación eran palpables ya que este concierto ha sido muy esperado y ansiado, puesto que en su día estaba programado para marzo de 2020, pero debido a la pandemia tuvo que posponerse y no ha sido sino hasta ahora, cuando ha podido al fin celebrarse.

Tras unos minutos de espera, para dejar que el personal fuera entrando paulatinamente en la sala, los chicos de Nomad hacen su aparición en el escenario. El trío, actualmente compuesto por el vocalista y guitarrista Jaime De La Hidalga, el bajista Carlos P y el batería Mario Bergantiños, comienzan el show con muchas ganas, ofreciéndonos una intro instrumental  para ir abriéndonos el apetito a los allí presentes.

Tremenda descarga de buen rock alternativo 

Continúan dando caña con Psycho, uno de los temas más movidos y cañeros de su disco Choices, el cual nos interpretaron esa noche al completo con algunos temas más.  Estupenda manera de ir animando la noche y al personal.

Tras finalizar el tema, Jaime, agradecía a la sala BarCo, el haber podido facilitarles esta oportunidad de volver a los directos así como el buen trato de la misma para con los músicos. Y es que tanto banda como público, nos encontrábamos emocionados ante tal grata vuelta a los conciertos y a la música en vivo.

Continuamos con Black Days, que por un momento nos transporta a los días de gloria del Grunge y del sonido Seattle (ciudad en la que, por cierto, se ha masterizado su disco Choices).

Temas memorables como Breath o Name, que incluso podrían recordarnos ligeramente a unos A Perfect Circle con toques de Pearl Jam o Alice In Chains, nos hacen sumirnos en una atmósfera agridulce y repleta de claroscuros.

Pericia técnica al servicio del sonido Seattle

Los temas se sucedían uno tras otro, mientras los presentes nos íbamos adentrando en el mundo Nomad cada vez más. Destacar el estupendo sonido del que pudimos disfrutar durante toda la velada, pudiendo apreciar cada instrumento con gran nitidez, haciéndonos percibir la pericia de los músicos y los detalles más técnicos del espectáculo.

Lu y Waiting nos muestran la faceta más íntima y melódica del grupo, haciendo estremecer a toda la sala.

Foto: santiago-barrio.com

Muy destacable el trabajo del bajista, que dejó a todos los presentes encandilados, y la estupenda voz de Jaime que junto con sus riffs de guitarra y esa contundente batería, daban cuerpo y precisión a los temas.

Emoción y contundencia

El momento álgido del directo se sucede con la emocionante Where I Belong, una de mis grandes favoritas; y la cañera Outraged, con la que cierran un show redondo en el que emoción, pericia técnica y crudeza se dan de la mano.

Una banda agradecida y feliz baja del escenario, satisfecha, al haber podido mostrar al fin, un show que se ha pospuesto durante dos años. Con este directo nos han demostrado con creces, que su sonido sigue evolucionando a pasos agigantados y que con su último disco están preparados para comerse el mundo.

«Si por algún pub de tu barrio tocan unos tal Nomad no dudes dos veces entrar a verles. Sobresalientes»
Revista Kerrang! 

Think Inside Me

Toca dar paso a los chicos de Think Inside Me. Banda formada por Javier García (vocalista y guitarrista), Borja Arriola (bajo), Roberto Feijóo (batería) y Rafael Saguar (guitarra).

Presentándonos una propuesta de rock alternativo un poco más alejada del sonido Seattle de sus compañeros anteriores, arrancaron con una intro para descargar con fiereza los temas Enemy y Science. Este último pertenece a su último trabajo titulado con el nombre de la banda, el cual nos presentaron al completo incluyendo algunos cortes más.

Comunicativos y con muchas ganas

El vocalista Javier García, que se mostró muy comunicativo con el público en todo momento,  nos transmitió su ilusión y sus ganas de volver a subirse de nuevo encima de un escenario.

Comienza lenta y melancólica Wild Youth, que nos da cierto respiro, para después recrudecerse en un tono algo más descarnado y pesado.

Javier nos presenta las canciones e interactúa con el público,  animando al personal, mientras los temas se van sucediendo y los asistentes se van animando “in crescendo”.

Le sigue Herschel, que previsiblemente se incluirá en su nuevo disco y que en palabras de Javier, “va dedicada a esa gente que en lo peor es capaz de poner una sonrisa”.

Foto: Think Inside Me

Ambiente concurrido y repleto de energía

Con Ignition el público se anima y el ambiente empieza a caldearse. Una sala bastante concurrida a estas alturas de la noche, con un público agradecido y animado, comienza a bailotear al ritmo de los temas.

La banda nos regala su pericia técnica a los instrumentos, destacando el encomiable trabajo del guitarrista Rafael Saguar, que hizo alarde de su destreza con varios solos memorables a lo largo del show. Aunque bajista y batería tampoco se quedan atrás, conformando la base rítmica perfecta con precisión y contundencia.  El grupo en su totalidad despliegan su talento y demuestran sus tablas; sobre todo Javier que parece moverse como pez en el agua, mientras rasga su guitarra y juega con su voz, que rompe en ocasiones para otorgar agresividad a los temas.

La cosa se relaja con una emotiva Bombs in the School que nos hace bajar un poco las revoluciones pero que arranca a medio tema con un toque más hard-rockero.

Sala a punto de explotar

Con Run y Where’re My Clothes, los asistentes del local, lleno hasta la bandera, se mueven como locos haciendo incluso un pequeño pogo frente al escenario; llegando el momento álgido con su último tema Arkham Asylum que podría llegar a recordarnos a unos Foo Fighters emparentados con Queens of the Stone Age.  Por un momento, público, banda e instrumentos parecen vibrar en la misma sintonía en un ambiente enloquecido y desenfrenado. Incluso el guitarrista, bajó del escenario para unirse al público en su locura, lo que animó aún más a los asistentes.

Gran colofón final para dar por finalizado un esperado concierto en el que esta banda ha dado de qué hablar y han mostrado de lo que son capaces encima de un escenario. Y es que ganas, pericia y buen sonido, no les faltan en absoluto, animando a un público que saltaba, bailaba y coreaba enloquecido pidiendo más temas al finalizar.

Todos los que allí nos reunimos aquella noche,  tuvimos el placer de vivir una jornada muy emotiva a la par que festiva, en la que disfrutamos de dos grandes bandas con un futuro muy prometedor y muchas ganas de darlo todo y que nos demostraron que el rock en vivo ha vuelto con más fuerza que nunca.