Goofilth: Songs to Die Along, reseña del nuevo proyecto trap/metal.

Trap + Metal…¿una buena idea?

Pese a todos los inconvenientes de ser músico en la actualidad, lo que indudablemente debemos agradecerle al avance tecnológico es la enorme accesibilidad que ha creado. Solo necesitas tres herramientas para hacer música en este nuevo siglo que estamos viviendo: un micrófono que no acople, una tarjeta de sonido decente y un software de edición de audio. El trap y al rap divulgado mediante Soundcloud ha sido tachado por muchos de “simplón” y “superficial”, y han rechazado por completo las posibilidades creativas que estas tendencias actuales puedan ofrecer. Otros, por el contrario, han tenido suficiente valor para experimentar con esos estilos sin miedo a lo que la escena metalera, rancia y elitista como ella sola, pueda decir. Este es el caso de Goofilth, un dúo de Murcia compuesto por Álex Martínez y Gabriel Pastor (este último cantante del grupo de death metal Crownaside). Songs to Die Along, su nuevo EP producido por ellos mismos, busca fusionar las voces del metal extremo con bases de trap.

Suficiente presentación por ahora, ¿qué nos ofrece este EP? Pues…

Una perspectiva innovadora y admirable, pese a una ejecución un tanto errada

La primera canción, Nothing Left, no me dejó un buen sabor de boca. La base electrónica es demasiado sosa y no logra crear ambiente. Por suerte esta es solo la excepción, no la norma, ya que en el resto de la EP la elección de samples y melodías son muy acertadas y contribuyen a la atmósfera de melancolía que pretenden crear, casi en la línea de artistas como Lil Peep. El principal problema, sin embargo, recae sobre las voces. No se si es debido a una técnica vocal pobre o las limitaciones de la producción casera, pero los guturales no combinan del todo bien con las bases de trap. Es como si por un lado tuvieras los sintetizadores y los beats, y por otro las voces de Black y Death Metal, pero por mucho que me esfuerce no logro escuchar a ambas partes combinadas para formar una pista contundente. Esto también sucede por desgracia en la siguiente pista, All Alone. En We Grieve, sin embargo, este inconveniente logran paliarlo con mayor presencia de bajos en la base y con un estilo vocal más lúgubre y nasal, por lo que aquí tenemos una canción más aproximada al propósito de la fusión de estilos.

No Rest for the Wicked es más tranquila que las demás, ya que no hace uso de guturales sino de un hilo de voz hablada (me he enterado de que esto se llama Sprechstimme, por cierto). La pista mejor hecha y que más me ha cautivado, con diferencia, es la bonus track y última en el orden de las canciones, llamada KYS. Los acordes de teclado son bastante curiosos y poco convencionales, y las distintas melodías se entrelazan muy bien entre ellas. Además, las voces han sido mejor tratadas por estudio y no comparten el inconveniente de las otras pistas. Si hubiera algún tema que debiera ser el single, yo elegiría este sin lugar a dudas, pues es el que más se acerca a ser la fusión ideal entre trap y metal extremo.

Veredicto

Al final de todo esto, ¿qué podemos sacar de valor de este EP? Yo creo que es un trabajo con muchas carencias, y que habría que retocarlo aún más antes de ser publicado por las razones que he explicado con anterioridad. Dicho esto, no podemos negar que hay mucho potencial en este proyecto, que puede salir a la luz si continúan perfeccionando lo que hacen. La intención de fusionar estos dos estilos ya de por sí hace que me desee quitarme el sombrero ante ellos. Pico-pala Goofilth, pico-pala.

Atentamente, vuestro vecino, amigo y juerguista Javi. Cambio y corto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.