MUJERES EN LA INDUSTRIA MUSICAL: RED TRYSHA (VOCALISTA ALIEN ROCKIN EXPLOSION)

0
55

¡Hola! Muchas gracias por dedicarnos tu tiempo. Antes de nada, me gustaría que nos contaras ¿Cómo han sido tus inicios en la industria musical? ¿De dónde nació el interés por este sector?

Mientras estudiaba Periodismo, hace casi dos décadas, comencé a trabajar como redactora en las revistas Heavy Rock (ahora La Heavy) y Kerrang! De ahí pasé al departamento Internacional de la discográfica Avispa Music, donde estuve varios años. Desde entonces he ido desarrollando mi carrera en labores de comunicación, promoción y gestión de eventos en empresas nacionales e internacionales, generalmente en el sector musical (Maraworld, Noisegate Productions, Rock CD, Ladystone), pero también en otros sectores (eventos corporativos, IT…) Como cantante empecé a formarme hace 10 años y actualmente soy vocalista de Alien Rockin’ Explosion (y su versión en acústico Alien Rockin’ Show).

En mi familia la música siempre ha estado muy presente, y aunque no fue una decisión premeditada dedicarme a este sector de forma profesional, a día de hoy puedo decir que la posibilidad de unir mi formación en comunicación con el negocio musical fue una preciosa casualidad.

Cada vez podemos ver más la presencia de mujeres en carteles de festivales y otros eventos, pero aun así sigue predominando la presencia masculina en este ámbito ¿A qué crees que se debe?

Claramente es una cuestión de costumbre (machista), o lo que es lo mismo, de falta de iniciativa de cambio. Históricamente las mujeres hemos desarrollado un papel de sumisión y encierro en el hogar, por lo que llegamos con mucho retraso a profesiones que los hombres llevan décadas, e incluso siglos, realizando. Si la mayoría de grupos eran (y siguen siendo) masculinos, y hombres son los promotores, representantes, dueños de salas… Te podrás imaginar que es difícil conseguir un equilibrio, no sólo en los carteles, sino también en los trabajos que se llevan a cabo detrás del escenario (labores de producción, desde técnicos de sonido a conductores, pasando por un montón de oficios más). Como bien dices, el panorama es muy diferente ahora que hace unos años, para bien, pero las mujeres aún tenemos que hacer un esfuerzo extra para que se nos valore y respete como merecemos.

¿Qué medidas piensas que deberían tomarse para ayudar a que esta situación cambie?

Creo que cualquier evolución nace de un cambio educativo. Se pueden tomar medidas temporales, como la discriminación positiva, la visibilización desde distintos colectivos, medios y plataformas… Pero mientras no se eduque a las nuevas generaciones en el feminismo, es decir, la igualdad entre hombres y mujeres, seguiremos perpetuando unas costumbres discriminatorias que no dejan de ser el mismo perro con distinto collar.

¿Cuáles son las principales diferencias que encontraste a la hora de introducirte en el mundo musical siendo mujer?

Como te decía, hay muchos puestos donde aún es raro ver mujeres, como road manager, o runner (conductora). Ambos los he realizado y te aseguro que las caras de sorpresa no eran pocas. Como vocalista, considero muy desacertado que se continúe hablando de “bandas femeninas”, o “con vocalista femenina”, como si eso fuese un estilo…

¿Te imaginas a un/a periodista escribiendo “la banda masculina Iron Maiden…”? No, ¿verdad? Pues eso.

¿Ves un crecimiento de presencia de miembros femeninos en esta industria en los últimos años? ¿En que ves qué haya cambiado?

Sí, sin duda. Cada vez veo más mujeres desarrollando todo tipo de trabajos relacionados con la música. Se empieza a normalizar la presencia femenina y hay mucho apoyo por parte de compañeros del mismo sector. Creo que es importante no sólo poner el foco en lo que queda por hacer, sino también en todo lo que se ha logrado y lo que vemos que está cambiando. Tener referentes positivos sirve como ejemplo y como muestra de que es posible hacer las cosas de forma diferente.

¿Por qué mujeres te sientes inspirada? ¿Hay alguna con la que te haría especial ilusión trabajar?

Me siento inspirada por cada una de las mujeres con las que he trabajado y a las que he  visto desenvolverse con  empeño, tesón y buen talante. Te podría decir muchísimos nombres, desde Ana Laballo que lleva más de dos décadas en el mundo de la comunicación en el rock y metal, o la periodista Jéssica Cristóbal, pasando por la fotógrafa Raquel García, fundadora del proyecto Rockin’ Ladies y con la que he compartido momentos inolvidables junto a nuestras compañeras Paris Lakryma y Steffi García, y todas las mujeres apasionadas y luchadoras que he tenido la oportunidad de conocer gracias a este proyecto, como Vane Balón de Distrito V, Olga Toribio de Sinergias Feministas… Vocalistas como Elisa C Martín, Beka Biosques, Bárbara Black, Rabia Pérez, Elena Aznar o Diva Satánica. También Doro Pesch o Alissa White-Gluz, con las que he tenido la oportunidad de trabajar y que son para mí referentes en cuanto a perseverancia, coraje, humildad y pasión. Admiro mucho a Floor Jansen (Nightwish), y si me dejas echar a volar la imaginación… ¡trabajar con ella sería un sueño hecho realidad! La verdad es que hay tantas mujeres inspiradoras… ¡que podría pasarme horas escribiendo!

¿Cuáles son las artistas que ves dentro del sector que sirven como referencia para nuevas generaciones?

Creo que el simple hecho de ser mujer y subirse a un escenario ya es condición suficiente para ser referente. Porque cada una tenemos nuestros gustos, nuestras preferencias musicales, y cuantas más mujeres haya haciendo cosas distintas, más posibilidades habrá de inspirar a las nuevas generaciones.

Siendo mujer siempre se juzga más la apariencia, algo que en los hombres parece no ser tan relevante ¿Ha influido tu aspecto físico en algún sentido a la hora de trabajar en este sector?

Que yo sepa, no. Mi banda es pequeña, por lo que tengo libertad para vestirme como me dé la gana y nunca nadie me ha dicho (al menos a la cara) nada al respecto. También te digo que sí he visto discriminar a mujeres por su peso, y escribir comentarios muy desafortunados en medios de comunicación acerca de si tal o cual vocalista iba demasiado “desarreglada” o vestía de tal o cual manera.

¿Hay alguna situación que hayas vivido en esta industria por ser mujer que te haya marcado?

Me considero muy afortunada y no he tenido que lidiar con grandes agravios, pero sí es cierto que he vivido situaciones desagradables por el hecho de ser mujer, como que se dirijan a mis compañeros cuando soy yo, y así lo he especificado, la persona encargada (tanto en labores de producción como de gestión en mi propia banda).

¿Piensas que en este sector prevalece la sororidad ante la envidia o al contrario?

Mi experiencia con Rockin’ Ladies me ha hecho ser consciente de que hay una sororidad muy grande, podría decir que mayoritaria, y que los casos de envidia, aunque existen, son menos abundantes. Creo que la envidia es el resultado de una competitividad que ha venido impuesta por parte de los grandes actores del sector (discográficas, promotoras, e incluso medios de comunicación), pero que poco a poco vamos desterrando porque lo que queremos la mayoría es disfrutar de la música y no “pisar cabezas” para alcanzar determinados puestos.

En esta situación que estamos viviendo la cultura está siendo más afectada respecto a otros sectores ¿Cómo lo estás llevando?

Bastante bien en comparación con [email protected] compañ[email protected] Profesionalmente dejé de trabajar (por decisión propia) en este sector poco antes del comienzo de la pandemia, y artísticamente, aunque hemos sufrido las consecuencias de publicar disco nuevo y no poder presentarlo en directo, al ser una banda que no vive de la música nos lo hemos tomado como un “descanso obligado” para seguir avanzando en nuestro proyecto. Próximamente publicaremos nueva novela gráfica y ya estamos trabajando en nuevo material musical. Echamos mucho de menos los escenarios, y hemos visto que se cancelaban festivales muy grandes donde estábamos programados (Wacken Open Air, Full Metal Holiday), pero cuando no hay nada que puedas hacer para cambiar esa situación, lo menos traumático es continuar haciendo las cosas que sí puedes.

Para ir finalizando, ¿te gustaría dejar algún mensaje a los lectores de Rock Culture?

A Rock Culture daros las gracias por este espacio para darnos visibilidad y voz a las mujeres del sector. A los/as lectores/as: ¡seguid disfrutando de la música! Con pasión, apoyo y respeto por todo el trabajo duro que hay detrás, ya sea por parte de músicos/as como de trabajadores/as tras el escenario. ¡Nos vemos pronto!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here