Reseña: Flotsam and Jetsam – Blood In The Water

Flotsam and Jetsam – Blood In The Water

Quien diga que el thrash metal de la vieja escuela está muerto, miente. Mientras que algunos de los nombres más grandes ya se han retirado, cambiado de estilo o sacan álbum de pascuas en ramos, sigue habiendo un sector de otras bandas que quizá no gozaron de la misma fama pero siguen al pie del cañón. Una de ellas es Flotsam and Jetsam, quienes en su día arrasaron con Doomsday for the Deceiver o No Place For Disgrace. Tras unas décadas en las que hubo hueco para altibajos, cambios de formación y un descenso de popularidad, se puede decir que actualmente llevan una racha de tres discos de calidad impecable.

Desde que firmaron con la discográfica alemana AFM Records, ya son tres los álbumes que se suman a su discografía: Flotsam and Jetsam, The End of Chaos y esta nueva entrega Blood In The Water. Compositivamente, este último trabajo continúa muy en la línea de su predecesor. De hecho, el propio Steve Conley contó recientemente en una entrevista que comenzó a componer apenas dos semanas después de The End of Chaos, pues él realmente está componiendo sin parar y rápidamente se pusieron todos manos a la obra. Se muestran así unos Flotsam and Jetsam que no han bajado la guardia. Si bien solamente han pasado dos años entre un disco y otro, el hecho de que saquen uno tan pronto y tan completo muestra las ganas que tienen de decirle al mundo “Hey, estamos aquí y vamos a romper con todo”.

La llama de Flotsam and Jetsam no se apaga

Mantienen un encanto especial para amantes de lo clásico, sin que ello implique estancarse en el sonido de hace 40 años. Personalmente, no los he podido ver en directo así que no puedo comentar sobre su calidad a la hora de dar un concierto, pero sí puedo decir que ya les gustaría a muchas otras bandas de su época sacar un disco así hoy en día. No es tan fácil tener 56 años y seguir teniendo la voz en tan buen estado como parece tenerla Erik “AK” Knutson, la pieza consistente de la formación, que por momentos recuerda a Rob Halford, Bruce Dickinson o Jørn Lande.

El disco arranca muy fuerte, con los dos primeros singles que publicaron como adelanto. Tanto Blood In The Water como Burn The Sky desprenden fuerza y ferocidad, con riffs rompe-cuellos y una batería incansable por parte de Ken Mary. Muestran una de sus facetas características, que es coquetear con el power metal sobre una sólida base de thrash clásico. Esto es uno de los puntos a su favor para no caer en la monotonía de un subgénero más que explotado hoy en día.

En líneas generales, la mayoría del álbum presenta estas características como se puede comprobar también en Brace for Impact, A Place To Die, The Wicked Hour o Too Many Lives. Un tira y afloja constante entre melodía y ritmos machacones, llevado a cabo de una manera sólida y consistente. Aunque cabe decir que cada canción tiene su toque personal, y es que el propio Erik afirma que no son de meter relleno en los discos sino que cada canción tiene su razón de ser y estar ahí.

Un álbum completo

Entre toda esta tormenta de riffs por parte de Steve Conley y Michael Gilbert acompañados por el grueso y notable sonido de bajo de Bill Bodily destacan dos canciones en el ecuador del disco. The Walls frena un poquito el ritmo, con un aura íntima en comparación al resto de cortes. Es algo que en este tipo de discos se agradece, pues da la oportunidad de apreciar a la banda en un registro un poco diferente. Vienen aquí reminiscencias de Halford en solitario, no sólo por la voz sino por el conjunto completo.

Flotsam-and-Jetsam

Cry For The Dead ya sí que es la lenta, la melódica al estilo Iron Maiden, donde la voz toma un mayor protagonismo mientras el resto de instrumentos dan forma a las estrofas para luego estallar en un poderoso estribillo. Pero que nadie se acomode, porque vuelve la caña. La majestuosa y rápida Grey Dragon y la agresiva Reaggression, valga la redundancia, dan paso a Undone con su toque progresivo cuya tendencia no es desconocida para la banda.

Y así, con Seven Seconds Till The End Of The World donde Ken Mary se luce como compositor, termina este disco. Sin lugar a dudas, han hecho su mejor trabajo en años. Quizá sea difícil de superar este nivel de producción y madurez en las composiciones, pero si algo han demostrado con sus últimos discos es que Flotsam and Jetsam tienen las pilas bien cargadas y están dispuestos a superarse a sí mismos.

Flotsam-and-Jetsam

Iria López
Fotógrafa y amante de la música, uno en mi trabajo mis dos grandes pasiones.

Otras noticias

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10,455FansMe gusta
6,306SeguidoresSeguir
2,049SeguidoresSeguir
218suscriptoresSuscribirte