Reseña: Massacre – Resurgence

Sin demasiado artilugio literario, me dispongo a dispararos al centro del pecho, a invitarlos a formar parte de éste maravilloso mundo tan carismático y violento que se llama Death Metal, con un exponente del génesis más primigenio posible; pero antes un poquito de arqueología social para ver de quién estamos hablando (en caso de que no conozcas las razones para escuchar lo nuevo de Massacre).

Año 1984 era testigo del nacimiento de Massacre, y su álbum debut de 1986, Agressive Tyrant, fue un hito único por la exposición generada en un mundo que se alejaba ya de esos colores pastel de miedo al comunismo y la guerra nuclear. Por el contrario, llegaba de la mano de nuevos disturbios raciales y nuevos negocios oscuros en connivencia con gobiernos cada vez más corruptos. Pero el mundo no estaba preparado para este Metal tan agresivo. Si bien es una banda que per-se no ha tenido una biografía firme, los integrantes originales (y los que han formado parte a lo largo de todos estos años) sí han contribuido al género en distintos proyectos. Idas y vueltas, peleas y aburrimiento los han dejado como un mito del cual la gente iba compartiendo cintas, camisetas y noticias apócrifas. Pero al fin el Death Metal es más fuerte que otras fuerzas de la naturaleza y, Century Media por medio, consiguió que al fin tengan cierta estabilidad y en este 2021 saquen un trabajo tan inhóspito como contundente llamado Resurgence.

El adelanto fue Ruins of R’lyeh, una extensa obra que los mantiene en su línea compositiva, pero gracias a recursos tecnológicos novedosos (bien aprovechados) contiene un sonido contundente y actual.
Bien saben que los defensores del Old School Death se mantienen en un sonido «sucio» que coquetea con la saturación. Pues Massacre satura por su interminable fuerza… y además quiénes más old que aquellos formados en 1984, ¿verdad?

En un extenso viaje por un ambiguo discurso, Massacre recorre ciertos temas como las guerras, el odio social y, también, esa metafísica oscurantista tan presente en este ámbito.
Into the far off void, Spaw of the sucubbus o Return of the corpse grinder son claros elementos que reflejan esa violencia salvaje e incontrolable (que no descontrolada) de aquellos dulces años lejanos, donde Sepultura o Venom eran algo novedoso, y Metallica algo más «suave».

El sonido se va poniendo más extremo a medida que nos sumergimos en el disco. Ciertos despliegues técnicos por parte de la guitarra hacen que canciones como Fate of elder Gods y Book of the dead se conviertan en viajes oscuros y experiencias personales que roen tus creencias religiosas más allá de estas fechas confusas de Hallowen y Apagones globales.

Massacre

No suelo leer otras opiniones de diferentes redactores de medios especializados, para no condicionar mis ideas y conceptos: pero esta vez, reconozco, lo hice para ver qué tal fueron recibidos en su tierra natal… Sorpresa bastante agria al ver que se los ha juzgado con cierta ligereza, sin tener en cuenta que «su estilo reiterativo» fue creado por ellos mismos. Escribir que Massacre ha incluido en este disco riff’s que recuerdan a Metallica es más que una falta de respeto. Resurgence es un disco muy parejo, potente y entretenido. Extenso y, sobre todo, bien estructurado para ser una soberana patada en la boca.

¿Estará en varios TopTen como mejor disco del año? Puede que en pocos, pero si estás buscando algo cruel, sanguinario y terrorífico por gente que sabe bien qué hace, sin dudas Resurgence de Massacre merece que lo escuches.

Namasté.