La legendaria banda británica deja un concierto para el recuerdo repasando todos sus hits.

Hoy es un día especial, volvía a Noches del Botánico. Un festival que se realiza en mi lugar favorito del verano madrileño. Y es que el Jardín Botánico de la Complutense tiene ese halo mágico inexplicable que nada mas cruzar la puerta hace que te sientas bien. Unos grados menos de temperatura lejos del horno de asfalto y hormigón, una mezcla de olores de la vegetación que rivalizan con los mejores perfumes, una propuesta gastronómica inigualable, unos baños impecables, y, sobre todo, esa sensación única que se nota cuando cruzas la puerta tras haber estado viniendo muchos años y piensas «estoy otra vez en casa».  Lo siento, no puedo ser imparcial, «El Bota» es especial y quien ha ido lo sabe.

Había mucho interés por el concierto de los londinenses. De la formación original sólo queda Francis Rossi y su telecaster verde (ahora decapada a color madera y con alguna modificación). Pero el resto de la banda es una auténtica garantía de éxito con el gran Andy Bow ejerciendo de director musical, John Edwars al bajo, Richie Malone a la guitarra y Leon Cave a la batería. Pasaban unos minutos de las 21:30 cuando pisaron todos las tablas del Botánico, perfectamente uniformados en un escenario tan sobrio como elegante, repleto de amplificadores «Marshall» blancos formando un muro de sonido que hoy en día es difícil de ver.

Caroline, Rain y Little Lady sirven como tarjeta de presentación. La banda muestra mucha complicidad con el público, haciéndoles participar en el show. Andy Bow lo mismo refuerza con la guitarra (sonando por momentos las tres Fender al unísono), que se marcha a los teclados o se arranca con la armónica. La banda se ve muy rodada, cuando hay que salir al abismo del foso salen todos, cuando hay que arropar al baterista también, es un placer como suena pero también como se mueven y como dominan el escenario. Por momentos me recuerdan en los movimientos a los años gloriosos de AC/DC cuando el bueno de Malcolm y Cliff caminaban con paso firme al frente para hacer los coros y luego volver a su sitio empujando la canción junto a Phil. . Aquí cantan todos y se van alternando como «frontman» de la banda, bien por Rossi.

Llega el momento de los fotógrafos y Rossi aprovecha para levantar al público preguntando si entendemos el inglés y haciendo alguna referencia obligada a las patatas bravas. Los temas elegidos para prensa son:  Softer Ride, de su álbum Hello! de 1973, Beginning of the End y Hold You Back, aunque podrían haber sido otras pues, con más de 30 discos de estudio y una colección de Hits con la que otras bandas sólo pueden soñar, hay mucho y muy bueno donde elegir en la discografía de los creadores del «Rock Amable». Al acabar despide «amablemente» a los fotógrafos, todo un detalle del que deberían aprender muchas otras bandas, y es que Rossi es un auténtico caballero.

Unos cuantos temas más y ya hemos superado el ecuador del concierto. Suena el himno In the Army Now cantada de principio a fin por el fiel público de Noches del Botánico. Para mi fue el momento más mágico de la noche. Roll Over Lay Down sigue con el lado más duro de la banda y enlaza con la otra gran esperada de la noche Whatever You Want que esta se la saben todos, público, camareros, vigilantes de seguridad y hasta los patos del rio que cruza el Botánico. La grada puesta en pie para despedir a la banda con Rocking All Over The World y Dont Waste My Time.

Otra noche mágica en el Botánico. Al salir comentaba uno de los asistentes que parecía asiduo al festival a su acompañante «si es que aquí suena siempre todo bien». Estamos de acuerdo señor espectador anónimo. Larga vida a Status Quo y larga vida al «Bota«.

Artista: Status Quo
Fecha: Sábado 15 de junio de 2024. 
Hora: 21:30h. 
Recinto: Jardín Botánico de la Universidad Complutense de Madrid.
Organiza: Noches del Botánico.